Crecer con baches y oportunidades, por Diego Marrero

El gerente de inversiones de AFP Habitat analiza el panorama de la economía peruana para el 2017

Crecer con baches y oportunidades, por Diego Marrero

(Foto: Archivo El Comercio)

La tasa de crecimiento de la economía peruana en los últimos años ha estado consistentemente por encima de la de los demás países de la región. Sin embargo, en los últimos años esta tasa ha ido convergiendo hacia niveles más modestos. Luego de crecer hace unos años a tasas cercanas al 8%, el pronóstico de consenso para este año es de 4%. No obstante, este estimado no considera del todo una serie de factores sorpresa, tanto negativos como positivos, que podrían darle una dirección distinta a este crecimiento.

 

Empecemos por los factores sorpresa negativos. En primer lugar, tenemos la paralización de las grandes obras de infraestructura, como consecuencia de los escándalos de corrupción ligados a las empresas brasileñas. De acuerdo con algunos estimados, solo la paralización de los principales proyectos podría tener un impacto negativo de un punto porcentual en el crecimiento del PBI. Ello sin considerar muchos otros proyectos que también podrían sufrir algún atraso, posiblemente por dificultades para obtener financiamiento. 

Luego tenemos las anomalías climáticas, especialmente en el norte del país, que impactan más de lo que inicialmente se había previsto. Hasta el momento, el impacto negativo del fenómeno climático ha estado focalizado en la agricultura; sin embargo, dada la magnitud de las precipitaciones, de continuar las lluvias, el impacto podría afectar a otros sectores como el comercio mediante el bloqueo de las rutas y el deterioro de la infraestructura y, por ende, una paralización de muchas actividades conexas. 

Ninguno de estos dos eventos estaba incorporado en las proyecciones de crecimiento realizadas el año pasado. Se suma a esto, la falta de reacción de la inversión privada, la debilidad de la demanda interna y la caída en la inversión pública ante la necesidad de controlar el déficit fiscal.

Por el lado de los factores positivos, el elemento más alentador es el contexto económico internacional. La producción industrial se ha acelerado en casi todas las regiones, y las proyecciones de crecimiento se han revisado al alza para la mayoría de economías. Estas mejores perspectivas económicas han permitido una recuperación importante de los precios de los metales, lo cual impacta directamente en el nivel de las exportaciones mineras. Asimismo, las exportaciones no tradicionales también enfrentan un panorama alentador, dado el mayor crecimiento de la demanda por parte de las principales economías. 

Otro factor que podría estimular el crecimiento, aunque en menor medida, es el paquete de estímulo económico anunciado por el Gobierno, el cual incluye la promoción de la vivienda popular por medio del programa Techo Propio, la generación de incentivos para la formalización del empleo juvenil, la creación de incentivos para facilitar el acceso al financiamiento de las mypes y la simplificación de trámites administrativos para el fomento de la inversión. 

Ambos efectos de factores van a ser determinantes, y el desempeño de estos pareciera indicar que la cifra final de crecimiento podría estar por encima del 4%, pero gran parte de ello sería explicado por la producción minera, mientras que por el lado del consumo interno aún podríamos esperar cifras algo débiles por algún tiempo más.

Sumilla: “De continuar las lluvias, el impacto podría afectar a otros sectores como el comercio mediante el bloqueo de las rutas y el deterioro de la infraestructura”.

Lee más noticias de Economía...

 


Tags relacionados

economía peruana