Agenda de competitividad 2014-2018 presenta un avance del 38%

La infraestructura muestra el mayor desarrollo y el rubro de la eficiencia del Estado es el más atrasado, dice el CNC

Agenda de competitividad 2014-2018 presenta un avance del 38%

(Foto: Archivo El Comercio)

La agenda de competitividad 2014-2018 presenta un avance del 38%. De los tres rubros analizados, el de conectividad del territorio es el que más avances ha tenido, al alcanzar un progreso de casi el 50%. 

 

Por el contrario, el rubro de eficiencia del Estado es que el menor avance presenta, al tener un progreso de 29%.Finalmente, el de productividad de las empresas avanzó 37%.

MÁS CONECTADOS
Angélica Matsuda, directora ejecutiva del Consejo Nacional de Competitividad (CNC), detalla que el mayor progreso en conectividad se ha dado en el sector de telecomunicaciones.

El mayor avance en este rubro se debió a la extensión de la fibra óptica a través de la red dorsal, la cual ha logrado conectar a Internet alrededor del 66% de las capitales de provincia. Esto, tendrá un impacto positivo en servicios de salud, educación y seguridad (comisarías), afirma la funcionaria.

El rubro de productividad, que agrupa el grueso de la agenda, abarca cuatro aspectos importantes: capital humano, desarrollo productivo, calidad e innovación, e internacionalización de las empresas, afirma Matsuda.

Por ejemplo, se han registrado avances en la generación de las competencias para estudiantes en aras de mejorar la empleabilidad en ámbitos como tecnologías de la información e inglés. Además, añade Matsuda, se ha buscado alinear la demanda laboral de las empresas con la oferta formativa.

En cuanto a la eficiencia del Estado, la funcionaria señala que existe una mayor demanda por parte de los ciudadanos por acceder a servicios estatales a través de Internet. “Este es el gran reto para el Estado: migrar sus servicios para que estos puedan ser realizados desde las casas o a través de los teléfonos móviles”, afirma.

RETOS
Diego Macera, economista del Instituto Peruano de Economía (IPE), indica que la competitividad del funcionamiento estatal tiene como gran problema la forma en la que se ha implementado el proceso de descentralización. 

José Ignacio Beteta, de la asociación Contribuyentes por Respeto, cuestionó que se busque impulsar la competitividad laboral de las empresas, pero que no se aborde la legislación laboral.

Carlos Casas, profesor de la Universidad del Pacífico, resaltó que muchas de las metas logradas no dependen directamente del CNC, sino de avances de los diferentes ministerios o entidades públicas. “En el caso de la eficiencia del Estado el rol del CNC es más activo y su avance es insuficiente. Este pilar es importante, sobre todo ahora que se habla de las trabas que existen a la actividad económica provocada por la excesiva regulación”, indicó Casas. 

Entre los retos que quedan por superar, el CNC identifica la calidad de la regulación. Matsuda señala que el análisis del impacto regulatorio de las normas es una recomendación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que busca que cada norma, antes de ser emitida, sea publicada y cuente con criterios de evaluación sobre quiénes serán los afectados y cuál será el efecto de la regulación. 

“Hoy existe un esfuerzo enorme por simplificar y destrabar procesos pero, por otro lado, seguimos creando normas complejas”, resalta la funcionaria.
Asimismo, Matsuda destaca que la informalidad –ya sea en el transporte, en lo laboral o en las empresas– es un ámbito en el que casi no se ha avanzado.

LOS RÁNKINGS

El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) coloca al Perú en el puesto 69 de un total de 140 en el Índice de Competitividad 2015-2016. 

Los pilares en los que el Perú se ubica en los lugares más bajos son instituciones (116), innovación (116), salud y educación primaria (100), infraestructura (89) y tecnología (88).

Angélica Matsuda, directora ejecutiva del Consejo Nacional de Competitividad, explica que los ránkings internacionales son realizados sobre la base de encuestas, es decir, percepción de las personas, por lo que sus resultados serían relativos.

“Lo que miden estos ránkings es la velocidad con la que se avanza. Entonces, podríamos avanzar mucho o permanecer estáticos. Subir o bajar puestos depende de lo que estén haciendo los otros países”, detalla Matsuda.
Además, no todo lo que es abordado por estos ránkings es incluido en la agenda de competitividad. 


Tags relacionados

Competitividad