Automotrices chinas buscan entrar más rápido al mercado de lujo

Firmas chinas como Great Wall Motor y Geely Automobile han lanzado marcas para competir con firmas extranjeras

Automotrices chinas buscan entrar más rápido al mercado de lujo

En el Salón del Automóvil de Guangzhou este mes, dio a conocer tres vehículos utilitarios deportivos marca Wey --que comienzan en 150.000 yuanes-- con características que normalmente se encuentran en modelos extranjeros más caros, tales como sistema de alerta para cambios de carril en la ruta y un control de crucero que mantiene una distancia segura con el vehículo de adelante.(Foto: Difusión)

(BLOOMBERG). Lo barato ya no es chic para los fabricantes de autos de China. A medida que más consumidores aspiran a comprar autos y vehículos utilitarios deportivos con cierta distinción, las compañías locales quieren deshacerse de su reputación de coches de mercado masivo y subir de categoría con nuevos productos. Great Wall Motor Co. y Geely Automobile Holdings Ltd. dan a conocer nuevas marcas de lujo aspirando a que los conductores las consideren en el mismo nivel de un Lexus o Genesis.

 

Las compañías de autos en el mayor mercado automotor del mundo están intentando seguir la senda de competidores japoneses y coreanos que idearon transformaciones de imagen. Como las ventas de autos de pasajeros en China están subiendo más de 15 por ciento, los fabricantes locales no quieren ceder la franja de alta gama --con las mayores ganancias que la acompañan-- a marcas extranjeras.

“Los fabricantes de autos chinos están hoy en un punto en el que consideran necesario avanzar hacia el mercado de lujo”, dijo Zhou Jincheng, analista de Fourin Inc. en Nagoya, Japón. “Si no lo intentan ahora mientras el mercado está creciendo, será aún más difícil comenzar cuando el mercado se estanque”.

Los fabricantes intentan capitalizar una economía que creció 6,7 por ciento en el tercer trimestre y que le da a la gente más dinero para gastar: hasta septiembre, el ingreso disponible per cápita había subido 6,3 por ciento frente a un año antes a 17.735,40 yuanes.

El multimillonario Wei Jianjun convirtió a Great Wall en el mayor fabricante de vehículos utilitarios deportivos de China al fijar sus precios a una fracción de los de marcas extranjeras comparables como el sedán Passat de Volkswagen AG. Pero en los últimos cuatro años ha gastado 10.000 millones de yuanes (US$1.500 millones) en crear una marca de alta gama llamada Wey, la escritura fonética de su nombre.

En el Salón del Automóvil de Guangzhou este mes, dio a conocer tres vehículos utilitarios deportivos marca Wey --que comienzan en 150.000 yuanes-- con características que normalmente se encuentran en modelos extranjeros más caros, tales como sistema de alerta para cambios de carril en la ruta y un control de crucero que mantiene una distancia segura con el vehículo de adelante. Los autos culminan un esfuerzo de cuatro años de más de 1.600 trabajadores, dijo Wei.

CARRERA EMBLEMÁTICA

“La misión de Wey es llevar la bandera de los vehículos utilitarios deportivos chinos de lujo por el mundo y poner fin a la era de ganancias excesivas alcanzadas por marcas extranjeras en China”, dijo Wei. “El lujo que propone Wey no es inalcanzable”.

El también multimillonario Li Shufu introdujo Lynk & Co, la marca de alta gama de Geely. Los autos serán fabricados en China en la misma plataforma usada por la otra compañía de Li, Volvo Cars, y se venderán mundialmente.

Lynk & Co. comenzará a venderse en el segundo semestre del próximo año, dijo Gui Shengyue, el presidente ejecutivo de Geely. Los autos serán eléctricos y contarán con conexión a internet a través de tecnología desarrollada con Microsoft Corp. y Alibaba Group Holding Ltd.

Eso está muy lejos de 2004, cuando Geely introdujo un sedán básico por 29.999 yuanes.

El pedigree multimillonario y la contratación de ejecutivos de marcas europeas como Audi AG, pueden ayudar al éxito chino. Introducir nuevas marcas contribuiría a que los fabricantes de autos eliminen la carga del pasado y convenzan a los clientes de pagar precios más altos, dijo Stephen Dyer, socio en Shanghái de Bain & Co. que sigue el mercado automotor chino.

“Puede ser útil enfatizar que, aunque la marca es china, depende de recursos globales, de modo que no es un ‘auto chino’ per se”, dijo Dyer.


Tags relacionados

Autos

China