Estado puede fijar límites a la propiedad agrícola, afirma el Minag

Sin embargo, propuesta podría desincentivar la inversión privada en la agricultura, advierte experto

Estado puede fijar límites a la propiedad agrícola, afirma el Minag

MARIENELLA ORTIZ

Esta vez el Poder Ejecutivo enviará al Parlamento su propuesta para regular la concentración de la tierra de uso agrícola. El titular del sector, Luis Ginocchio, adelantó ayer que elaboran un proyecto de ley y no descartan que este establezca un límite a la propiedad de la tierra.

Argumentó que como Estado debe encontrar un equilibro entre la gran inversión y la pequeña y mediana agricultura, sobre todo porque no hay tanta tierra disponible para cultivar.

“El artículo 88 de la Constitución faculta al Estado a establecer el tamaño de la propiedad de la tierra, por lo que se está trabajando este tema para hacerlo de manera racional y ordenada; para que no se crea que es una medida que va en contra de la inversión privada”, anotó Ginocchio durante su presentación en la Comisión Agraria del Congreso.

CONCENTRACIÓN
En los últimos dos años, la fijación de límites (propuestas que fluctúan entre 10 mil y 40 mil hectáreas) encendió repetidas veces el debate parlamentario. Sin embargo, hasta el día de hoy el planteamiento no había sido formalmente liderado por el Ejecutivo.

Para Fernando Cillóniz, presidente de la consultora Inform@cción, la propuesta tiene nombre propio: ‘ley Gloria’. Este grupo empresarial acaba de adquirir en una sola transacción 15.600 hectáreas en el proyecto Olmos. El tema pasaría desapercibido si no fuera porque con ello acumulará cerca de 80 mil hectáreas.

Según información de Fernando Eguren, presidente del Centro Peruano de Estudios Sociales, este grupo empresarial no es el único que está en proceso de adquisición de terrenos, sobre todo en la costa. Además de las azucareras que cuentan en promedio con 10 mil hectáreas, señaló el caso de otras agroexportadoras como Camposol, con 20 mil hectáreas.

Eguren respaldó el planteamiento de Ginocchio. La extensión actual de terrenos con áreas potencialmente agrícolas representa solo el 6% del territorio nacional, indicó. Para Eguren no queda duda de que esto debe ser regulado, si se sigue la actual tendencia de concentración de tierras en la historia del país, que en su opinión no tiene precedentes por las extensiones que se manejan actualmente.

Cillóniz, en cambio, está convencido de que una propuesta de este tipo será contraproducente, porque inhibirá la inversión privada. “Eso es igual a la reforma agraria, al comunismo, que en el papel era perfecto. Todos somos iguales, pero no funciona en la práctica. Esto desincentivará las inversiones en el sector. La agricultura se va a ir trabando con este tipo de medidas”, afirmó.

Alonso Morales, abogado en temas agrarios del estudio Torres y Torres Lara, refirió que efectivamente el artículo 88 de la Constitución faculta al Estado a fijar un límite de tierras. El problema, sostuvo, es que es muy difícil la detección del mercado inmobiliario en el sector agrícola. “Podrás usar testaferros y evadir los límites. Además, si una empresa ‘off shore’ compra una propiedad, ¿cómo lo evitas?”, se preguntó.

Durante la presentación del ministro en el Parlamento, los congresistas de la Comisión Agraria le exigieron una posición sobre este tema, en especial el legislador Virgilio Acuña, quien es autor de una propuesta para fijar límites a la tierra. Este último cuestionó que a través de los proyectos de irrigación financiados por el Estado se propicie esta supuesta concentración de la propiedad.