Fledge: "Aceleramos’ start-ups que quieren cambiar al mundo”

El impulso a emprendimientos sociales en la región se refuerza con la llegada de la aceleradora norteamericana Fledge al Perú

Fledge: "Aceleramos’ start-ups que quieren cambiar al mundo”

(Foto: About.me)

Hacer el bien haciendo negocios. Esa es la premisa que llevó al emprendedor estadounidense Michael ‘Luni’ Libes a fundar hace más de cuatro años Fledge, una aceleradora de emprendimientos sociales afincada en Seattle, que llegó en agosto al Perú.

 

— ¿Por qué crear una aceleradora de emprendimientos sociales?
Era necesario. Hay miles de aceleradoras que se enfocan en proyectos de tecnología, pero muy pocas se preocupan en apostar por los que resuelvan problemas sociales o ambientales a través de la estructura del negocio. 

— ¿Son emprendimientos rentables como cualquier otro?
Sí. Estas start-ups no hacen filantropía, hacen el bien haciendo negocios. Un ejemplo de emprendimiento social es Evrnu. Ellos se hacen de prendas de vestir desechadas para transformarlas, mediante un proceso que inventaron, en nuevas fibras textiles, de alta calidad. Este emprendimiento está cambiando al mundo y nosotros los hemos ayudado a ello.

— ¿Cuál es el esquema de aceleramiento de Fledge? 
En un programa de diez semanas, se dictan cursos por algunos de los 400 mentores que forman parte de nuestra red a las start-ups que logran ser aceptadas. A la par, se incluyen estrategias para comunicar mejor la esencia de estas start-ups, pues es una limitante para la mayoría de emprendedores a la hora de buscar clientes e inversores. Al finalizar el programa, los emprendedores se presentan ante un auditorio de potenciales inversionistas. Cada start-up recibe unos US$10 mil de Fledge.
 
— ¿Hay interés en invertir en estas start-ups?
En Fledge, la inversión proviene de capitales ángeles; no del gobierno ni de las corporaciones. Desde nuestra creación, hace cuatro años y medio, hemos destinado US$1,2 millones a 55 emprendimientos que, tras pasar por la aceleradora, captaron otros US$12 millones de diversos inversores para continuar.

— ¿Qué tan alta es la probabilidad de ser ‘acelerado’ por Fledge?
Es casi imposible. Del anterior programa en Seattle, solo el 2,6% de las 270 solicitudes que recibimos de emprendimientos en el mundo aprobó.

— En agosto Fledge aterrizó en el Perú. ¿Por qué eligieron este destino?
Hay muchos inversionistas y emprendimientos en América Latina, por eso lo lógico era buscar un socio en la región y lo encontramos en Roberto Persivale de Asesorandes. En octubre iniciamos el primer programa del Perú con ocho emprendimientos provenientes de México, Chile, Ecuador y el Perú. 

— ¿Están negociando su ingreso a más países?
El próximo año evaluamos abrir en otro país. Así tendríamos tres programas corriendo anualmente. 

— ¿Dónde debería estar Fledge en cinco años?
En cinco años deberíamos estar en al menos seis países de cinco continentes, desarrollando unos 50 emprendimientos al año. Pero no me sorprendería que logremos abrir 15 sedes, lleguemos a 100 start-ups al año y que hallamos contagiado el fomento de más aceleradoras de este tipo.


Tags relacionados

Startups

Fledge