Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Perú

Gobierno: Entre la inversión pública y el déficit fiscal

El Gobierno triplicará el crecimiento de la inversión pública este año: de 5% a 15%. ¿Afectará esto al déficit fiscal?

Gobierno: Entre la inversión pública y el déficit fiscal

Gobierno: Entre la inversión pública y el déficit fiscal

La semana pasada, en el marco del anuncio del Plan de Impulso Económico –o Plan 150 mil–, el Gobierno se trazó la meta de triplicar la tasa de crecimiento de la inversión pública para este 2017, del 5% presupuestado inicialmente a 15%. 


Según el ministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, esto se podría lograr llevando el nivel de ejecución de la inversión pública a 80%. Thorne afirma que es una meta “cauta”, pues no considera que, también como parte del plan de impulso, el MEF inyectará S/4.400 millones, de los cuales el 75% irá a inversión en nueva infraestructura. 

Si bien la iniciativa de aumentar la inversión pública para capear el temporal del Caso Lava Jato ha sido recibida de manera positiva, también deja abierta la duda de si podrá el Gobierno aumentar el gasto sin afectar su meta de déficit fiscal de 2,5% del PBI para este 2017. En febrero, el déficit de los últimos 12 meses fue de 2,7% del PBI. 

EL FINANCIAMIENTO
Según Thorne, la mayor inversión pública y la inyección de recursos del Plan 150 mil provendrá de los recursos adicionales obtenidos por la reforma tributaria, realizada por el Gobierno. El ministro recuerda que esta incluye el aumento del Impuesto a la Renta (IR) a 29,5%, los beneficios tributarios a la declaración y repatriación de capitales en el exterior, y el fraccionamiento especial de deudas tributarias que permitirá regularizar la situación de muchas empresas con la Sunat. 

Cada punto de la subida del IR representa alrededor de S/900 millones, lo que sumado a la ejecución de la carta fianza del Gasoducto Sur Peruano –US$262 millones– representa alrededor de S/3.000 millones adicionales, explica Enzo Defilippi, ex viceministro de Economía. 

Sin embargo, preocupa que este ingreso adicional sea compensado por el crecimiento de las devoluciones tributarias, que este año serán S/3.000 millones más de lo esperado, según la Sunat. Al respecto, Thorne dice que tiene una reunión pendiente con el ente recaudador y cree que las devoluciones alcanzaron un pico a inicios de año y tenderán a caer. 

Defilippi señala otro riesgo en cuanto a recaudación. “El presupuesto ha sido hecho con un crecimiento de 4,8%, pero el crecimiento real es de 3,8%. Eso implica una recaudación menor a la esperada. Por lo menos, siendo conservador, hay S/2.000 millones menos”, detalla. 

Para el economista Jorge González Izquierdo, el plan de reactivación económica no debe ser financiado con impuestos, pues el impacto sería mínimo. “Si el Gobierno tiene un sol más para gastar, el privado tiene un sol menos”, apunta. “Mi receta sería financiar este impulso fiscal adicional usando los depósitos que el MEF tiene en el Banco Central de Reserva (BCR) por alrededor de S/19 mil millones”. 

REPATRIACIÓN DE CAPITALES
La declaración y repatriación de capitales en el exterior es otra manera con la que se pretende financiar el impulso fiscal. Según Defilippi, el MEF esperaría recaudar entre S/2.000 y S/2.500 millones adicionales como producto de esta medida. 
Sin embargo, González Izquierdo recuerda que el reglamento para este beneficio aún no ha sido publicado, lo que podría reducir su efecto en la recaudación del 2017. 
Raúl F. Jacob, analista de Estudios Económicos de Apoyo Consultoría, coincide en que la demora en la publicación del reglamento retrasará el ingreso de las declaraciones, pero resalta que la ley establece que estas se deberán realizar en el 2017. Esto dará claridad sobre cuál será el monto que ingrese al fisco, así lo haga en el 2018.

LA META EN DUDA
“El mayor gasto público elevaría el déficit fiscal, aunque a niveles aún manejables”, afirmó el Área de Estudios Económicos de Scotiabank en su reporte semanal publicado ayer. “Hará difícil alcanzar la meta de 2,5% del PBI, pero debería mantenerse por debajo del 3%, especialmente considerando que los precios de los metales están superando nuestras proyecciones en lo que va del año”, detalló el informe. 
Sin embargo, dado que la meta del déficit es parte de las leyes de presupuesto, no será tan fácil para el Gobierno incumplirla, al menos en el plano político. En ese sentido, Jacob sugiere buscar eficiencias en el gasto corriente para evitar que el déficit aumente de manera significativa. 

Defilippi ve en ello un reto difícil. “El gasto corriente es poco flexible. Si recortas, tiene que ser vía inversión pública”. Por ello, una alternativa para el Ejecutivo sería aumentar dicha inversión por unos meses, y luego recortarla en el segundo semestre, a la espera de que la economía supere el bache generado por el Caso Lava Jato. “O van al Congreso y admiten que se equivocaron [con la meta del déficit]”, sentencia Defilippi.

ENTREVISTA: ALFREDO THORNE, MINISTRO DE ECONOMÍA
Para alcanzar un aumento de 15% en inversión pública, esta debería crecer 17,5% entre marzo y diciembre. ¿No es muy ambicioso?
No. Hemos hecho los cálculos internamente y, si solamente conseguimos que la ejecución pase de 65% a 80%, que es la meta, se logra el crecimiento de 15%. Y aquí olvídate de los S/4.400 millones extras, no los incluimos. En realidad, estamos siendo cautos. 

¿Cuál será la clave para pasar de 65% a 80% en ejecución? 
El trabajo de hormiga. Es irónico. Cuando ves la ejecución en el gobierno pasado, es una cosa en noviembre y otra en diciembre. Eso quiere decir que había ‘chocolateo’ en alguna parte. Lo que estamos haciendo es viendo las cifras de noviembre, de 65%, y partimos de ahí. Todos los miércoles los ministros tienen una presentación nuestra donde les mostramos cuánto están ejecutando y dónde están teniendo problemas. Eso es empujado por el presidente.
 

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías