01 de octubre del 2014 15 °C

Modernización de la refinería de Talara por partes no es económicamente viable

Expertos consultados coincidieron en que las obras en la refinería son inviables si se construye solo la planta de desulfuración

Modernización de la refinería de Talara por partes no es económicamente viable

JUAN SALDARRIAGA V.

Modernizar por partes la refinería de Talara no sería rentable para el Estado, señalaron diversos especialistas en hidrocarburos consultados por El Comercio.

El titular de Energía y Minas, Jorge Merino, ha revelado hace pocos días que el Gobierno dio marcha atrás en el proyecto integral de modernización de la refinería, valorizado en US$3.450 millones.

En vez de ello, adelantó que Petro-Perú se abocará exclusivamente a la construcción del principal componente de la obra: la planta de desulfuración valorizada en US$900 millones, que permitirá producir combustibles con menor cantidad de azufre.

La decisión fue tomada en respuesta a la inflación de costos experimentada por el proyecto, que pasó de US$500 millones hace diez años, a US$3.450 millones en noviembre último.

En opinión de Pedro Gamio, ex viceministro de Energía, el desarrollo por partes del proyecto no resolverá el problema integral de la refinería. “Si solo se construye la planta de desulfuración, Petro-Perú se la pasará requiriendo constantemente de una reforma mayor, porque el diseño actual de Talara ha sido superado tecnológicamente por otras refinerías y ya no es competitiva”, sostuvo.

Precisó que urge definir el plan estratégico de Petro-Perú, pues las marchas y contramarchas en la modernización de Talara han contribuido a disparar los costos del proyecto.

Según Jaime Quijandría, ex ministro de Energía y Minas, el Gobierno es libre de emprender la modernización de Talara de una forma u otra, pero lo que no puede hacer es “andar en círculos”.

Señaló que en su momento Petro-Perú descartó la posibilidad de emprender la modernización por partes. Así las cosas, tiene poco sentido que el Gobierno se plantee hipótesis que él mismo ya ha desechado, dijo el especialista.

NUEVO ESTUDIO
Según Edgardo Candela, consultor en energía y petróleo, el Gobierno deberá encargar un nuevo estudio de ingeniería si decide construir una planta de desulfuración desprovista de los demás componentes del proyecto original.

“El diseño de ingeniería desarrollado por Técnicas Reunidas no sirve si se enfoca únicamente en la planta de desulfuración, pues ha sido ideado de forma integral”, explica.

Según Candela, si el Gobierno persiste en construir solo la planta de desulfuración, deberá encargar un nuevo diseño y la empresa que lo elabore cobrará el doble.

El peligro es que dicho estudio no salga a tiempo para que la refinería de Talara cumpla con su objetivo de producir combustibles con menos de 50 partes por millón (ppm) antes del 1 de enero del 2016.

“Si eso sucede, la refinería tendría que cerrar o, en todo caso, el Gobierno se verá obligado a efectuar una modificación a la norma, prorrogando una vez más la vigencia de los 50 ppm de azufre en combustibles”, señala Jorge Manco Zaconetti, investigador de la Universidad San Marcos.

Para este especialista, si el Gobierno no confía en el estudio elaborado por Técnicas Reunidas, debería licitar uno nuevo. “Pero que sea un diseño integral, no parcial, pues de lo contrario se perderá mucho tiempo y dinero”, manifestó.

COMPONENTES
El proyecto de modernización de la refinería de Talara, desarrollado por la española Técnicas Reunidas, contempla la inclusión de una decena de componentes para dar rentabilidad al proyecto.

Por ejemplo, la planta de crudo pesado procesará el petróleo de la selva, la planta de ácido sulfúrico proveerá este vital insumo a las plantas de lixiviación mineras, y la ampliación de la planta de craqueo permitirá producir combustible con mayor valor y de mejor calidad.

“Lamentablemente, esta situación no fue bien explicada por Humberto Campodónico y eso precipitó su salida”, puntualizó Manco Zaconetti.