24 de abril del 2014 23 °C

De mototaxista a millonario: conozca la historia del ganador 106 del premio mayor de la tinka

Dos sueños le revelaron parte de la cifra ganadora hace un par de meses. Aún no sabe qué hará con 11 millones 200 mil soles, pero baraja invertirlo en construcción

De mototaxista a millonario: conozca la historia del ganador 106 del premio mayor de la tinka

Por: Alberto Villar Campos

La historia de cómo un humilde mototaxista de 39 años se convirtió en millonario de la noche a la mañana tiene su origen en dos sueños consecutivos ocurridos hace poco más de dos meses. Ambos, según el hombre a quien por seguridad no identificaremos, fueron, quizá de forma inconsciente, motivados por un único e irrefrenable sufrimiento: “Mi madre es una mujer enferma, con dos operaciones y un dolor de cabeza que no cesa; mi hermana está igual y yo, de pensar tanto en eso, desarrollé una gastritis”.

Lo primero que se repitió en ambos sueños fue un partido de fulbito. Lo segundo, y más importante, fue un reloj que, en las dos noches, marcó horas distintas: 2:13 y 3:21. En el segundo sueño, además, apareció un calendario. El día marcaba el 25. Ya tenía cinco números. Solo faltaba uno.

Cuando por primera vez el hombre decidió gastar cinco soles en un boleto de la Tinka y una Rapitinka, apareció, posiblemente a la fuerza, la última cifra de la jugada: el 39, su edad.

Y habrían de pasar ocho semanas antes de que los números lo llevasen a la gloria. “Jugaba todos los miércoles y domingos”, dice, mientras protege su mirada con una gorra que le ensombrece todo el rostro y una cámara de video registra cada una de sus palabras.

EL MIEDO ES POSIBLE
Los números tienen destinos específicos, salvo en el azar. Él, por ejemplo, nunca hubiera podido elegir la jugada ganadora entre las 8’145,060 posibilidades existentes. Tampoco hubiera imaginado que su cifra tenía solo el 0,000012% de chance de entre todas probabilidades; y menos hubiera pensado en las cosas que podía hacer con 11 millones 200 mil soles cinco segundos después de volverse millonario.

Lo único de lo que tuvo certeza, una vez confirmó que él se había llevado el pozo, fue que el miedo no se iría de su lado en muchos días.

“No quise ver el sorteo por TV esa noche [5 de mayo] porque me hubiera dado un ataque”, dice. Y luego cuenta que ese día casi no apuesta porque la gastritis le impedía trabajar. “Pero dije: si alguien elige mis números y se saca la Tinka, me mato”.

Entonces trabajó por dos horas y logró juntar diez soles: cinco los gastó en pastillas y el resto en la jugada de siempre. El reloj marcaba las 5:34 p.m. El lugar era una farmacia de Santa Luzmila, Comas.

SANAR ES LO PRIMERO
“¿Qué vas a hacer con tus millones?”, preguntamos. El hombre con el que después de siete meses reventó el pozo, que gana 30 soles diarios manejando su mototaxi y que ya no quiere estudiar (“¿ya para qué?”, se sincera), dice no saberlo ni tampoco le interesa, al menos por ahora. “En verdad no quiero pensar en eso porque me pongo más nervioso”, se queja.

Dice creer en Dios pero a diferencia de aquel ganador que, en octubre pasado, después de enterarse de que se había vuelto millonario, fue a arrodillarse a una iglesia de Trujillo, él solo piensa en curar a su madre.

Sabe, además, que dentro de poco deberá fundar una nueva vida: dejar el lugar en donde vivió por décadas, cambiar de teléfono y contarle su historia a apenas unos cuantos amigos porque sabe que, cuando alguien tiene plata, la gente se acerca. “Es como en una cantina —filosofa—: el que pone más cerveza tiene más amistades”.

“Piensa en el primer negocio que te gustaría tener”, insistimos. “Dicen que las construcciones dan estabilidad”, responde, por fin.

Y luego, con esa humildad propia de los hombres de corazón limpio, que jamás pensaron volverse ricos de la noche a la mañana, reflexiona: “Quiero que mi familia tenga una vida tranquila y sin lujos, que mis hermanas no sufran por dinero cuando peleen con sus esposos y que nadie tenga que preocuparse por nada nunca más”.

Aunque asegura que le enviará un sobre con dinero a la mujer que le vendió el boleto, lo cierto es que ella, en verdad, podría necesitar realmente un apretón de manos. Dicen que la buena suerte es contagiosa.

SEPA MÁS
Intralot S.A., con sede en Atenas, Grecia, es una compañía dedicada a proveer sistemas integrados para las loterías y apuestas deportivas autorizadas.

La empresa opera en más de 50 países, trabajan para ella 50 mil personas y facturó 1.600 millones de dólares en el 2008.

En diciembre del 2003, Intralot inició sus operaciones en el Perú con el lanzamiento de Gana Diario. Luego pasaría a administrar la Tinka.

LAS CIFRAS
11,2 mlls.
De soles fue el monto total del pozo que ganó el mototaxista.

11,08 mlls.
De soles es lo que Intralot le entregará finalmente tras restar el 10% que, por ley, debe donar a la Municipalidad de Huancayo.

7,56 mlls.
De soles le quedarán luego de restar el Impuesto a la Renta (30% del monto).

12,5 mlls.
De soles ha sido el pozo más grande entregado en los 15 años que se realiza la Tinka en el país.

3,5 mlls.
De personas ganaron un premio de los juegos de Intralot en el 2009.

LA FRASE
“No vi el sorteo por TV esa noche [5 de mayo] porque me hubiera dado un ataque”.
GANADOR DE LA TINKA

Tags relacionados

tinka

Intralot S.A.