02 de septiembre del 2014 18 °C

La PUCP tiene un patrimonio de S/.784 millones

Tasación de PricewaterhouseCoopers en diciembre se da en medio del conflicto con el Arzobispado de Lima. 40,5% del presupuesto de la universidad es cubierto con el pago de las pensiones de los alumnos de pregrado

La PUCP tiene un patrimonio de S/.784 millones

Ya se cumplió un mes desde que el Tribunal Constitucional rechazó la demanda presentada por la Pontificia Universidad Católica del Perú para excluir al representante del Arzobispado de Lima en su junta de administración. Esta última pretensión contravenía la voluntad testamentaria de José de la Riva-Agüero, que legó al centro de estudios la mayor parte de sus bienes e impuso la participación del delegado arzobispal en esa junta de administración.

Sin embargo, los portavoces de ambas partes se señalan mutuamente —entre otras razones— porque detrás de la controversia judicial que los enfrenta desde el 2007 supuestamente hay un ánimo por la administración del patrimonio del centro de estudios que asciende a S/.784 millones, según la tasación de PricewaterhouseCoopers de diciembre.

Patrimonio que, a decir del abogado del Arzobispado de Lima, Natale Amprimo, “es en su mayoría, sino en su totalidad, fruto de la herencia de José de la Riva-Agüero y Osma”. Sin embargo, para los portavoces de la universidad, el patrimonio proveniente de esa herencia se reduce a los terrenos del campus y al centro comercial Plaza San Miguel y a algunas casonas del Rímac, Cercado y Chorrillos.

La controversia es tal que varios estudios de abogados se abstuvieron de opinar al respecto, alegando conflictos de intereses por motivos religiosos, por ser egresados de esa universidad o por defender otras causas de las partes. Alegaron desconocer la disputa iniciada el 2007 cuando el arzobispado pidió participar en esa junta, tal como fue la voluntad de Riva Agüero.

INTERPRETACIONES
Para entender este litigio, que se ventila en el Decimosexto Juzgado Civil de Lima, hay que retroceder hasta 1944, año en que Riva-Agüero falleció legando sus bienes (dos fundos, 11 casonas y dos terrenos) a la Universidad Católica, con la salvedad de que fuesen administrados por los miembros de una junta que él mismo designó. A esas personas —indicó— les sucederían el rector del centro de estudios y un representante del arzobispo de Lima.

Tal figura funcionó hasta 1994, cuando los miembros de la junta de ese momento —el delegado arzobispal Carlos Valderrama y el rector Salomón Lerner Febres— acordaron en un documento que la universidad asumía la administración de los bienes y la junta se limitaría a la labor pastoral.

El Arzobispado de Lima pide —explica Amprimo— la revisión judicial del acuerdo de 1994. Además, el pleno funcionamiento de la junta administradora de todos los bienes de la universidad, ya que a su entender son parte o fruto de lo que entregó en herencia Riva-Agüero a la universidad.

Sin embargo, las autoridades universitarias discrepan sobre ese total de los bienes. Precisan que en cumplimiento de la voluntad de su benefactor, la universidad vendió buena parte de ellos para el sostenimiento del centro de estudios. De la herencia original poco quedaría. Incluso, su vicerrector académico, Efraín Gonzales de Olarte, dijo que no tiene problema en compartir su administración, lo que no se condice con la demanda presentada ante el Tribunal Constitucional para excluir al delegado arzobispal.

El problema —agrega el vicerrector— viene cuando el representante del arzobispado, Arturo Muñoz Cho, pide la revisión y administración conjunta de todos los bienes. “Es absurdo, porque todo lo que tiene la universidad es de su propiedad y esta es plena. Además, lo que queda de la herencia no incluye lo que se ha hecho fuera del campus”, dijo.

Gonzales de Olarte se refiere al Centro Cultural ubicado en San Isidro, al edificio de la Escuela de Negocios Centrum de Surco, al local del Instituto de Derechos Humanos de Magdalena, al edificio Esquilache de San Isidro y al Centro de Idiomas de Pueblo Libre. Todas esas edificaciones sumarían más de US$20 millones, fuera de las rentas que generan. Además, las edificaciones de Plaza San Miguel que, a decir de Carlos Fosca, vicerrector administrativo, generan una renta anual de US$15 millones. Fosca dice que si se suman los ingresos, la cifra apenas supera el presupuesto anual de la PUCP, que fue de S/.540 millones el 2009. “Todo lo que ingresa a la universidad se reinvierte en equipos, actividades culturales e investigación. Por eso, la universidad es considerada entre las 30 mejores de Latinoamérica”, sostiene.

Amprimo insiste en señalar que la universidad no cumplió con el testamento y pide una auditoría de todo lo efectuado a nivel patrimonial. Reitera que los bienes posteriores fueron conseguidos como fruto de lo que dejó Riva-Agüero como herencia.

ESPÍRITU DE LA LEY
Al respecto, dos abogados explicaron de forma reservada que la decisión final en este caso la tendrá que tomar el juez al interpretar los testamentos de Riva-Agüero. Para Amprimo, los frutos de un legado, como los alquileres e intereses generados por todos los bienes heredados, forman parte de la masa hereditaria. Para uno de los abogados consultados, no deben incluirse las inversiones adicionales que se han realizado.

El segundo explica que el juez también tendrá que dirimir la condición de propietario de la PUCP, pues si una junta puede limitar sus acciones, su derecho como tal estaría en entredicho. “La norma permite liberalidades al testador, a las que tiene que ajustarse el beneficiado, pero este también puede exigir la propiedad plena de los bienes recibidos”, dice. En este punto el otro abogado discrepa, pues considera que la propiedad plena no es incompatible con la administración compartida.

Al final de cuentas, este conflicto aún tiene para muchos fallos judiciales que engrosarán la historia judicial peruana.

LAS CIFRAS
US$15 mlls.
Anuales recibe la Universidad Católica del Perú por el alquiler de Plaza San Miguel.

40,5%
Del presupuesto de la universidad es cubierto con el pago de las pensiones de los alumnos de pregrado.

1964
Es el año desde el cual la Universidad Católica se considera propietaria absoluta de los bienes legados por Riva-Agüero, según quedaba consignado en sus testamentos.

5
Testamentos dejó Riva-Agüero. Dos de ellos, el segundo y el cuarto, serían motivo de varias interpretaciones.

57%
De los alumnos de la PUCP pagan las pensiones más bajas: entre S/.1.000 y S/.1.300.

53%
Del presupuesto de la universidad del 2009 (S/.540 millones en total) fue destinado a la formación de los alumnos de pregrado, posgrado y de formación continua.