23 de abril del 2014 22 °C

¿A qué se debe el alza en el precio de los alimentos?

Según expertos esto corresponde al incremento del precio de los combustibles en estos últimos días. Sin embargo, aseguran que no generará inflación

¿A qué se debe el alza en el precio de los alimentos?

LUIS DAVELOUIS LENGUA

El incremento de los precios de los alimentos, que responde parcialmente al alza relativa de la cotización de los combustibles durante los últimos días, no debe ser tomado como una señal de que aquellos van a dispararse y generar inflación, de acuerdo con el punto de vista de varios economistas consultados por este Diario.

“Eso pasa porque hay crecimiento y también porque se incrementa el ingreso de los consumidores, que pueden pagar más por lo mismo”, explica el consultor senior de MR Consulting, Martín Reaño. El especialista descartó que el alza sea permanente, aunque mencionó: “Es bueno que los precios suban un poco porque eso también ayuda a impulsar más la economía”.

En efecto, el precio de los combustibles eleva el costo del transporte y ello se traslada al consumidor a través de los precios de diversos productos. Como explica el economista Kurt Burneo, en coyunturas de dinámicas económicas y crecimiento robustos la demanda es “relativamente inelástica”. Eso significa que el precio de un producto puede subir, pero ello no afectará la demanda de este, pues las personas seguirán comprándolo en casi la misma proporción. Un ejemplo de lo anterior es la sal.

Para el economista jefe del BCP, Alonso Segura, los precios de los alimentos en el Perú han estado bajando al menos durante los últimos tres meses, y eso explica en buena parte la baja inflación de diciembre último y, en general, de todo el 2010 (2,1%).

Revisando las estadísticas de los precios del Mercado Mayorista se puede comprobar que la tendencia sí es a la baja: el precio promedio por kilo de la mayoría de los productos que se negocian allí está por encima de los últimos precios registrados hasta noviembre.

¿Y AFUERA?
El gerente de Estudios Económicos de un importante banco internacional con sede en el país –que no quiso ser nombrado– explicó que el alza de las cotizaciones internacionales de los commodities también puede afectar el mercado interno, pero de manera moderada.

El economista Pablo Secada reconoce que puede ser así, pero coincide con Segura en que “hay espacio para aflojar o ajustar por lo que se ha venido haciendo en temas de política monetaria en los últimos meses”. “El alza máxima de los commodities probablemente llegue cuando los efectos de las alzas de tasas del BCR estén en su punto máximo […] nos va a pegar de todas maneras, pero no mucho […] se le está dando demasiada atención a un tema que no es tan interesante”, sostuvo Secada.

Por ejemplo, en el reporte de inflación de diciembre pasado, el BCR consideraba que los precios del maíz, del trigo y del aceite de soya se elevarían este año pero no de manera importante, no así el precio del azúcar, que bajaría entre este y el próximo año más de 10%.

Según todos los consultados, incluyendo al presidente de Arellano Márketing, Rolando Arellano, los precios de los commodities que importamos van a subir inexorablemente por temas estructurales de demanda internacional y hay que estar preparados, pero es muy pronto para preocuparse y pensar en la inflación, pues se trata de choques de oferta externos. Este año la inflación debería cerrar alrededor del 3%.