El informe del domingo. ¿CÓMO ES EL CHOFER PERUANO?

El más peligroso es joven, trabaja 12 horas y ya causó un accidente

Antisocial, irritable y agresivo. Así es el chofer peruano, protagonista del caótico y peligroso sistema de transporte y responsable del 72% de los accidentes en el país

Por Nelly Luna Amancio

El tiempo es menos dogmático con una tragedia. Lo que para sus víctimas puede ser un suceso inacabable, dura apenas unos segundos para sus espectadores. Tal vez por eso en un accidente de tránsito los sobrevivientes relatan los hechos como si estos hubieran tardado mucho más tiempo en registrarse. "Antes de que el carro se saliera de la carretera, el chofer gritó 'no puedo', 'no puedo', el bus dio un par de vueltas, chocó con un molle y luego cayó de nariz hacia la quebrada... no sé en qué momento los cuerpos salieron disparados, el chofer no pudo dominar la curva", contó durante más de quince minutos uno de los heridos de un accidente en la sierra de Áncash, que ni los medios ni el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) han registrado. Se trataba de un vehículo coaster particular que hacía el servicio entre Huarmey y el distrito de Huayán. Cuatro personas murieron y más de diez quedaron heridas. Del chofer solo se sabe que sobrevivió y que había trabajado sin descanso con ese viejo vehículo durante más de una semana, en una carretera empedrada y maltrecha.

Los pasajeros dicen que los accidentes son frecuentes en este tramo, no hay empresas formales que cubran esta ruta y los choferes casi siempre ignoran los peligros de la carretera. "No sabemos siquiera si el conductor tenía un brevete autorizado", dicen. ¿Qué hace que un chofer arriesgue su vida y la de sus pasajeros conduciendo un vehículo sin mantenimiento por un camino que no conoce, a una temeraria velocidad?

ANTISOCIALES Y AGRESIVOS
Las estadísticas del MTC señalan que en un 72% de lo casos, los accidentes tienen como responsable al chofer. Son incidentes que se pueden evitar. Se creyó, entonces, que incrementando la fiscalización el número de accidentes se iba a reducir, pero eso no ha ocurrido (al menos no en Lima): el número de papeletas se ha multiplicado pero el número de accidentes se mantiene. La sanción no es disuasiva. ¿Qué está ocurriendo para tener uno de los transportes más caóticos y peligrosos de la región? ¿Qué rasgos definen al conductor peruano?

Hace un par de años, El Comercio difundió una investigación del doctor Carlos Ponce Díaz, profesor de psicología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, quien ayudó a responder estas preguntas. Concluyó que el 40% de conductores del servicio público tenía rasgos psicópatas.

Un nuevo estudio, del mismo autor, confirma ese perfil y explica ahora la conducta inescrupulosa de muchos choferes de transporte público. De acuerdo a la investigación, los conductores que han tenido uno o más accidentes reflejan comportamientos más negativos que aquellos que nunca han tenido uno. Se tornan más agresivos y las probabilidades de que vuelvan a chocar son mayores.

La edad es otra de las variables que define la actitud de los conductores. Y en este aspecto, la conclusión del estudio es determinante: los choferes entre 20 y 29 años asumen conductas más avezadas y desequilibradas que los que tienen más de 30, lo mismo concluye cuando se comparan los grupos entre los que tienen educación secundaria y educación superior, los primeros serán más peligrosos. En esta misma línea, la Central Autónoma de Trabajadores del Perú estima que el chofer peruano trabaja más de 12 horas en promedio.

Otro de los datos más saltantes de la investigación de Ponce sostiene que el 55% de los choferes de transporte interprovincial es precavido, atento y responsable, con alto nivel de seguridad, y controla adecuadamente su conducta. "Son los que marcan la diferencia con los choferes particulares, los microbuseros y los taxistas que, por el contrario, infieren una conducta peligrosa y de alto riesgo", explica.

¿Entonces, por qué la mala racha de accidentes? Para el presidente del Centro de Investigación y Asesoría del Transporte Terrestre (Cidatt), Juan Tapia, este tipo de servicio requiere de mucha mayor concentración, para lo que se necesita garantizar el descanso de los choferes. En esas condiciones "recomienda que el Plan Tolerancia Cero debe incluir el apoyo de inspectores del Ministerio de Trabajo que verifiquen si las condiciones laborales del conductor son las más idóneas", dice Tapia.

Los problemas familiares y económicos también interfieren negativamente en la actitud de los choferes, así como las dolencias físicas. "El dolor provoca irritabilidad, agresividad, intolerancia y conducta riesgosa y antisocial".

Al estudio de estas conductas, hay que sumar otra investigación del Programa Argos, difundida por Cidatt. En esta se concluye que hay una escasa relación entre las órdenes de las señales de tránsito y el cumplimiento de las mismas. "En ciertos lugares las señales de reducción de velocidad parecen ser efectivas mientras que en otros casos se han verificado aumentos de velocidad luego de mirar una señal (...). Es como si modificasen su velocidad en función a su criterio personal y no en función a lo que se ordena". No es casual, entonces, que el 33% de los accidentes se produzca por exceso de velocidad y un 28% por maniobras peligrosas.

CAMBIOS NECESARIOS
Un estudio de la Asociación de Centros Médicos para Licencias de Conducir (Acemaep), en coordinación con el Ministerio de Transportes y las compañías de seguros, reveló hace unos meses que el 29% de los conductores con brevetes A3 no estaba en condiciones de desempeñarse como chofer profesional.

Ponce Díaz insiste en la necesidad de priorizar la formación integral de los choferes. Recomienda "unificar los criterios de la evaluación psicológica a los que quieran tramitar su brevete, también es necesario dotar de equipos, instrumentos y tests necesarios y actualizados que permitan un mejor cumplimiento de sus obligaciones". Freddy Sagástegui, comisionado para los Servicios Públicos de la Defensoría del Pueblo, reitera la necesidad de mejorar la evaluación psicológica de los choferes: "La informalidad en el sector dificulta la fiscalización, los choferes deben tener los mismos derechos y horas de descanso que otros trabajadores". Y Tapia Grillo agrega la necesidad de reordenar la excesiva demanda del transporte, lo que motiva, en muchos casos, las luchas por captar el mayor número de pasajeros.

Sin estas modificaciones, los especialistas señalan que se continuarán entregando brevetes a personas no aptas o promoviendo conductas antisociales o peligrosas.

Más información:
Tolerancia Cero es un fantasma en las regiones