MÚSICA CLÁSICA A FAVOR DE LOS DAMNIFICADOS POR EL TERREMOTO

La lección Beethoven

Con motivo del terremoto que azotó la costa central del país el pasado 15 de agosto, diversas entidades vienen aunando esfuerzos para la realización de un concierto a beneficio de los damnificados que dejó el sismo. La música escogida para este evento pertenece al más emblemático de los compositores del romanticismo, Ludwig van Beethoven (Bonn, 1770 - Viena, 1827)

Por Alfredo Rebaza

LA MÚSICA DE BEETHOVEN
En los salones palaciegos vieneses de comienzos del sigo XIX, el joven Beethoven ofrecía veladas en las que a través de su virtuosismo en el piano exponía sus profundas ideas musicales, estremeciendo a los espíritus más sensibles con la exposición poderosa y a la vez sublime de su percepción del mundo. Resulta conmovedor saber que por aquel entonces Beethoven padecía ya de una sordera progresiva, una enfermedad que él sospechaba lo sumergiría algún día en el silencio absoluto. Dos obras monumentales nos develan la dimensión de este artista extraordinario.

CONCIERTO PARA PIANO Y ORQUESTA No.5 EN MI BEMOL OPUS 73 "EMPERADOR"
A inicios del siglo XIX, Beethoven era considerado uno de los más grandes pianistas de la época y desde joven había desafiado y derrotado en torneos musicales a los más célebres solistas europeos. Hacia 1806, el compositor había estrenado sus cuatro primeros conciertos para piano y orquesta, actuando él mismo como solista. Pero su enfermedad avanzaba y llegado el momento de presentar su obra maestra en el género, el Concierto para piano y orquesta No. 5 en Mi bemol opus 73, terminado en 1809 y estrenado en 1811, su incapacidad para percibir claramente los sonidos le impidió ser el solista de la pieza y tuvo que encargarse de esa tarea el pianista Friedrich Schneider. Beethoven nunca sentiría claramente el imponente ímpetu del primer movimiento (allegro), donde por momentos el claroscuro de la música refleja los contrastantes matices de un espíritu conmovedoramente agitado. Menos aún pudo el maestro sentir el sublime arrullo de la orquesta y la delicada murmuración del piano en el segundo movimiento (adagio). Tampoco el optimismo contagiante del tercero, un maravilloso rondó. La majestuosidad de la música hizo que más tarde se conociera a este concierto con el sobrenombre de "Emperador".

SINFONÍA No. 7 EN LA MAYOR OPUS 92
Luego de la creación de la más sublime transfiguración de la naturaleza, plasmada en la Sinfonía No. 6 "Pastoral" (1808), Beethoven enmudeció por unos años en el terreno sinfónico. Años más tarde su espíritu creativo lo avocó a la composición de su Séptima Sinfonía (1812), obra que en el terreno sinfónico es su último gran paso antes de la creación de la imponente Novena Sinfonía (1824). A pesar del contraste entre sus cuatro movimientos, la obra guarda una fuerte unidad. Richard Wagner la llamó "la apoteosis de la danza". El primer movimiento (vivace) nos conduce por una senda donde a pesar de las tormentas serenamente emerge la alegre esperanza. Por el contrario, el segundo movimiento (allegretto), nos lleva a contemplar en su momento más álgido la desolación estremecedora del alma. El tercer movimiento (presto), nos devuelve a veces con brillo y otras con nostalgia la esperanza inicial. El cuarto movimiento (allegro con brio), define el planteamiento de la obra y expresa con gran agitación la lucha severa entre los elementos que antes se han enfrentado. Hacia el final, tras un tenso pasaje en crescendo, el frenesí no tiene límites, el espíritu indómito de Beethoven halla en la música el único medio para expresar la fuerza de su naturaleza. "El lo puede todo", decía Franz Schubert.

EL CONCIERTO A BENEFICIO
Estas son las dos obras que el público limeño podrá apreciar en toda su magnificencia en el concierto benéfico que contará con la participación del renombrado pianista serbio Aleksandar Serdar, quien recibió excelentes comentarios en la revista Gramophone por su disco de debut en el prestigioso sello EMI Classics. Al igual que los grandes virtuosos que han visitado nuestro país este año, Serdar será acompañado por la nueva Orquesta de Cámara Ciudad de los Reyes. El maestro croata Ivan Kundicevic, director artístico de la mencionada agrupación, tendrá a su cargo la nada fácil tarea de evocar y transmitirnos el espíritu de la música inmortal de Beethoven.

EN CONCIERTO
Aleksandar Serdar
Concierto a Beneficio Viernes 14 de Setiembre de 2007 Auditorio del Colegio Santa Ursula 7:30 p.m.