Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

Una medalla tanto tiempo merecida

EN UN PROYECTO EDITORIAL QUE DEMANDÓ SIETE AÑOS, LAS POETAS MARIELA DREYFUS Y ROCÍO SILVA SANTISTEBAN REUNIERON ENSAYOS Y ESTUDIOS CRÍTICOS DE LA PODEROSA OBRA DE NUESTRA GRAN POETA EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA FUE EL MEJOR ESCENARIO PARA RECONOCER SU LEGADO

Por Enrique Planas

Pocos homenajes oficiales pueden considerarse tan merecidos. Quizá por ello fue el propio presidente del Congreso, Luis González Posada, quien reconoció que la Medalla del Congreso de la República impuesta la tarde del lunes a nuestra gran poeta Blanca Varela era una distinción tardía. Acompañada por sus familiares, en una ceremonia sencilla pero igualmente emocionante, la autora de "Concierto animal", serena en su silla de ruedas, recibió la medalla oficial y escuchó cómo el presidente del Congreso destacó la fuerte personalidad y obra poética de la escritora limeña. En su nombre, fue su hijo, Vicente de Szyszlo, quien agradeció el reconocimiento visiblemente emocionado, ante un público compuesto en su mayoría por viejos amigos.

Terminada la breve ceremonia, la poeta se retiró del hemiciclo Raúl Porras Barrenechea, donde minutos después se presentó el volumen editado por el Fondo Editorial del Congreso: "Nadie sabe mis cosas: Reflexiones en torno a la poesía de Blanca Varela", un homenaje mucho más brillante que una medalla oficial y que les costó siete años de esfuerzos editoriales a las poetas y fervorosas discípulas de Varela, Rocío Silva Santisteban y Mariela Dreyfus.

Ante un auditorio lleno, además de las felices editoras, presentaron el libro la directora del Fondo Editorial del Congreso, Martha Hildebrandt, la crítica Cecilia Esparza, el psicoanalista Max Hernández y el pintor Fernando de Szyszlo. Después de la detallada descripción del contenido del volumen a cargo de Cecilia Esparza, en el que se recorren temáticas tan caras a una poeta heredera del surrealismo, como el cuerpo, la maternidad, la plástica, la divinidad o la muerte. A su turno Max Hernández agradeció participar en la mesa, algo que consideraba "una obligación de una amistad de la que siempre estaré en deuda. Tal vez se pueda decir que su poesía es producto del cortocircuito entre un cuerpo de carne y hueso y la escritura", señaló Hernández, quien recordó al mexicano Octavio Paz cuando se refirió a la poesía de la autora de "Ese puerto existe" de esta forma: "Nada menos femenino que la poesía de Blanca Varela, al mismo tiempo, nada más valeroso y mujeril".

"Tal vez la poesía de Blanca Varela, hecha de carne y hueso, sea una poesía descarnada, pero en ella palpita ese regenerar de lo sensual, incluso de lo sensorial", señaló. "Este libro es la consecuencia de una vida de coraje, grandeza y temple, y de una voz poética que hizo de la insumisión su ley".

Asimismo, las escritoras Mariela Dreyfus y Rocío Silva Santisteban compartieron su entusiasmo por haber llegado al final de un proyecto que nació muy modesto, pero que a lo largo de siete años alcanzó una gran dimensión. "En principio tratábamos de hacer una breve colección de ensayos en torno a la obra de Blanca Varela y, sin embargo, se fueron agregando nuevos textos, lecturas, entrevistas, que exploraban desde distintos ángulos y órbitas su poesía", señaló Dreyfus, quien recordó las tardes de domingo en que en la casa de Blanca Varela en Barranco revisaban fotografías y escuchaban a la autora leer su más reciente poesía. "Creemos que 'Nadie sabe mis cosas' es, de alguna manera, un homenaje generacional de parte de las escritoras que hemos estado cerca de Blanca Varela y que reconocemos en ella su magisterio en la poesía y en la vida", agregó.

En tanto, Rocío Silva recordó la poderosa huella de la poesía de Blanca Varela, desde que pudo leerla en sus primeros talleres de poesía que siguió en la Universidad de Lima. "Blanca siempre ha sido muy generosa con nosotras. Siempre nos reunía en su casa para conversar sobre la poesía, pero también sobre Lima, sobre la calle, nuestras vidas y sobre los hombres".

Pero además de esta relación amical, para Rocío Silva la voz de Varela ha sido un magisterio para toda su generación. "Al principio pensamos que íbamos a hacer un libro muy modesto y académico, pero luego nos atrevimos a pedir más ensayos a otros autores, incluso reunir otros textos publicados para que el libro sea una suerte de compendio de lecturas críticas sobre la obra de Varela. Todos los ensayistas colaboraron con nosotras con mucha alegría. Es más, cada vez había más personas que querían escribir sobre ella. Eso nos entusiasma muchísimo, pues definitivamente la poesía no es solo una de las bellas artes, sino también una forma de construir nuestro sentimiento de nación", afirmó.

Martha Hildebrandt participó también en el homenaje con escuetas, pero muy conmovidas palabras. "Estoy emocionada de haber llegado a la presentación de un libro insólito, especial, diferente y magnífico que llega a cubrir la personalidad de Blanca Varela, una de las más excelsas voces de la poesía hispanoamericana", señaló la congresista, quien celebró además la perseverancia y el original enfoque de las editoras.

Fue Fernando de Szyszlo quien se dirigió al público en representación de la familia de la poeta. El pintor recordó lo que significó Blanca Varela dentro de la generación del 50, influenciada por la obra y militancia literaria de poetas anteriores, como César Moro y Emilio Adolfo Westphalen.

"En la generación del 50 cada uno leía más o menos los mismos libros, pero cada uno los disfrutaba de diferentes maneras. A Blanca le gustaba mucho más en esa época la poesía de Rilke y de Neruda. Esa confluencia da un perfil de su poesía. Es una obra que parte de una manera de ver el mundo de forma muy austera. Buscaba eso que Bretón llamaba "lo sagrado laico"; esa sensación de lo sagrado no religioso está muy presente en la austeridad y la cercanía telúrica de su poesía", señaló.

NADIE SABE MIS COSAS
Editoras
Mariela Dreyfus y Rocío Silva Santisteban
Editorial Fondo Editorial del Congreso
País Perú
Páginas 570

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google