Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

Un turista en el infierno

LETRA VIVA

Por Ricardo González Vigil

Las críticas adversas que ha recibido "La cuarta espada (la historia de Abimael Guzmán y Sendero Luminoso") se explican en parte porque se trata de un tema sumamente polémico; pero, sobre todo, por la relevancia que ha adquirido Santiago Roncagliolo entre los escritores hispanoamericanos jóvenes, gracias al premio Alfaguara que obtuvo su novela "Abril rojo" el 2006. Se reclama a Roncagliolo un reportaje de alta calidad periodística y, a la vez, literaria; demanda incentivada por la propia contracarátula del libro: "más allá del documento periodístico, este libro se lee como una novela en la tradición de 'A sangre fría': una inmersión en la mente del asesino, un retrato del mal". Elogio excesivo que le hace daño, genera una expectativa que "La cuarta espada" no logra satisfacer.

Seamos cautos: Roncagliolo es un autor que ha tejido los cuentos notables de "Crecer es un oficio triste" (2003), en mérito a lo cual fue elegido Nuevo Talento por la cadena de librerías FNAC de España; y la relevante novela "Abril rojo". Empero, antes de madurar como cuentista y novelista, produjo relatos comerciales, resueltos con oficio y nada más; verbigracia, la novela "El príncipe de los caimanes" (2001) la ambientó en la Amazonía (sin conocerla) para tornarla atractiva a los editores: necesitaba editar para darse a conocer en el competitivo mercado español y poder después entregar obras de peso artístico.

Algo similar, agravado por la conexión del periodismo con lo que "gusta a la gente", lo movió a proponer un tema que vende: Guzmán y Sendero Luminoso. Pero lo que nació como el trabajo remunerado de un "turista en el infierno" (p. 207) terminó comprometiéndolo emocionalmente: brotaron sus recuerdos, sus lazos con el Perú y una apertura al otro, al terrorista (deshumanizado como un "monstruo del mal" por el periodismo), todo lo cual lo sacudió de su cinismo de periodista radicado en el extranjero. De otro lado, constató que la cúpula senderista cayó porque sus miembros no fueron inmunes a las pasiones: "No pudieron controlar el amor, el odio, la traición entre sus líderes () Es imposible barrer, repudiar, aplastar lo que ellos llaman individualismo pequeño-burgués y los demás llamamos humanidad" (p. 242). No será una investigación periodística de primer orden, pero sí un testimonio honesto escrito con una prosa fluida que atrapa al lector.

REPORTAJE
Un reportaje que no se limita a contar la historia de Sendero Luminoso como aparato partidario y como principal responsable del desangre que sufrió el Perú durante los años 80 y 90, sino que también pretende indagar sobre la dimensión humana de los senderistas, en particular la personalidad y trayectoria de Abimael Guzmán. Ante la imposibilidad de entrevistar a Guzmán, utiliza todo tipo de fuentes escritas y, sobre todo, orales (entrevistas a familiares, partidarios, militares, personal del Servicio de Inteligencia, etc.) para esbozar un retrato humano de quien se autodenominaba "la cuarta espada del comunismo", y sumarse sin pestañear a Marx, Lenin y Mao.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google