Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

FACCIÓN TERRORISTA MARCA DISTANCIAS DE ABIMAEL GUZMÁN

Remanentes de Sendero Luminoso intentan recomponerse en el VRAE

Manuscrito dejado en Ocobamba revela sus intenciones e incipiente ideología. Cabecilla 'Alipio' tiene a cargo nexos con el narcotráfico que opera en el valle

Por Norka Peralta Liñán / Luis García Panta

La última vez que fue visto, en un distrito al norte del valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), estaba preocupado. "Los terroristas están entrando a los pueblos más alejados. Nosotros le pasamos la voz al Ejército, pero no nos hacen caso y pocos quieren subir al monte a patrullar porque los 'tucos' tienen armas modernas", dijo hace dos meses un importante miembro de los Comités de Autodefensa (CAD), cuyos integrantes combatieron el flagelo terrorista con escopetas que el Estado les entregó hace más de 20 años.

Hace unos días volvió a hablar y su preocupación era mayor. Las incursiones de los remanentes terroristas en el valle cocalero se han intensificado desde fines de noviembre. Han pasado fugazmente por algunos pueblos e invocado a la población a adherirse a lo que llaman guerra popular.

"Han cambiado su discurso. Ahora dicen que no tienen nada que ver con Abimael (Guzmán) ni con 'Feliciano'. Los primeros días de diciembre llegaron a Santa Teresa (distrito de Llochegua) cansados, vestidos como pordioseros y dijeron que querían que la gente los apoyara en su lucha", contó el miembro de los CAD.

El paso de los terroristas por las alturas ayacuchanas del VRAE ha sido confirmado por otras fuentes, entre las que se incluyen a miembros de los CAD de diferentes localidades y la policía asentada en la zona. Es lo habitual en una zona cocalera, donde ellos "forman el brazo armado del narcotráfico", según un policía que investiga la conexión entre los remanentes terroristas en la zona y los últimos atentados de Ocobamba (Apurímac) y Salcahuasi (Huancavelica).

FINANCIAMIENTO DEL TERROR
Además de brindar protección al ingreso de los insumos químicos a la zona de producción de la droga en el VRAE, vigilan el traslado de la droga para elaborar el clorhidrato de cocaína hacia Huancayo, Cerro de Pasco y Áncash a través de caminos de herradura. Asimismo proveen de hoja de coca al narcotráfico para elaborar pasta básica de cocaína (PBC) y PBC lavada.

A través de estas acciones consiguen el dinero que requieren para recomponer a Sendero Luminoso en el VRAE, un proceso en el que han decidido que, al menos en su discurso ideológico, marcarán distancia de Abimael Guzmán y Óscar Ramírez Durand 'Feliciano'. Por ello, en sus incursiones a los centros poblados se dicen miembros del Partido Comunista del Perú Marxista-Leninista-Maoísta. Es decir, que el consabido Pensamiento Gonzalo, con el que se presentaba a Abimael Guzmán como el cuarto ideólogo del movimiento comunista internacional, ha sido dejado de lado.

Además de las declaraciones de los miembros del CAD, que corroboran esta afirmación, este Diario tuvo acceso al documento denominado "Programa revolucionario general del Perú", un panfleto de cuatro páginas en el que establecen 21 puntos de acción para llevar a cabo su "guerra popular prolongada". Varios ejemplares se distribuyeron hace dos semanas en la localidad de Tutumbaro (Ayacucho. Firma este documento el Comité de Dirección del Partido Comunista del Perú Marxista-Leninista-Maoísta).

Un manuscrito de ocho páginas, dejado en el frontis de la municipalidad distrital de Ocobamba el mismo día del ataque a la comisaría de la localidad, también lleva esta firma. En sus primeros párrafos alude al primer documento mencionado, el cual instan a leer a la población de Ocobamba a fin de que entiendan su política.

Salvo el párrafo introductorio, en el que aseguran a los pobladores de Ocobamba y de distritos vecinos que sus vidas e intereses se respetarán, el contenido es una suma de amenazas a las Fuerzas Armadas, la policía, profesores y las autoridades civiles.

El alcalde distrital Mario Zea, aludido en dicho escrito, confirmó que este fue encontrado por personal de la municipalidad y entregado a un regidor y al juez de paz de Ocobamba, por encontrarse él en Andahuaylas. "Dicen que allí se me menciona, pero yo nunca vi ese panfleto. Tiene que investigarse su procedencia y quisiera que se dijera por qué nunca se ha hablado de ese documento, en el que se me amenaza directamente", refirió Zea, quien la semana pasada estuvo en Lima gestionando obras de saneamiento básico para su distrito y la construcción de una nueva comisaría.

LA FACCIÓN COBRA FUERZA
El sociólogo Jaime Antezana sostiene que se trata de una facción de Sendero Luminoso en recomposición, lo que incluye un nombre que marque distancia de sus cabecillas en prisión y un nuevo discurso ideológico. Ello no les impide aliarse con el narcotráfico, refiere Antezana. El general (r) Eduardo Fournier, quien condujo la captura de 'Feliciano' en 1999, cree lo mismo, aunque le resta importancia a que los remanentes se desvinculen de Abimael y 'Feliciano'.

"Tiene sentido que ya no los nombren porque desde la prisión ya no pueden dirigir. Hay nuevos mandos. Además los que ahora operan en el VRAE ya no piensan que pueden llegar al poder político, pero sí creen que pueden fortalecerse en el valle y van a luchar por eso hasta la muerte", refiere.

Tras la caída de Guzmán, en 1992, 'Feliciano' asumió la dirección de las huestes terroristas. Operó en el VRAE al mando de la facción de Proseguir, que no aceptaba el acuerdo de paz al que pretendía llegar Guzmán con el gobierno de entonces.

Con su captura en 1999, y con casi todos los miembros del Comité Central de SL en prisión, los terroristas que aún quedaban del Comité Regional Principal (CRP) en el VRAE sumaban unos veinte sujetos, con muchos de los cuales el general Fournier asegura haber tenido acercamiento. Sin embargo, lo emboscarían en octubre de 1999 cuando intentó su rendición.

Entonces empezó la etapa de repliegue y recomposición del terrorismo en el VRAE y sus zonas de influencia, que habría durado hasta el 2003, con el inicio de los ataques a policías y soldados que han participado en el decomiso de droga o de insumos químicos que se usan en su elaboración, principalmente.

Esta etapa sirvió para que unos 180 niños secuestrados por el terrorismo crecieran y se entrenaran en el uso de armas y en la torcida ideología terrorista. Hoy serían ellos los que están al frente de los ataques a las fuerzas del orden.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google