Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
FUE EL PRIMER TRASPLANTE DEL ÓRGANO COMPLETO

Señora goza de buena salud un año después de recibir pulmón en Lima

Gracias a la operación puede realizar ahora casi cualquier actividad con total normalidad

Por Bruno Ortiz Bisso

Un año después de haber recibido el primer trasplante de pulmón completo del país, la vida de Hilda Lazo Ibáñez (57) ha cambiado notablemente. Quedaron olvidados aquellos días en que su vida dependía de un balón de oxígeno y no podía hacer nada. Hoy se encuentra en muy buen estado físico y en capacidad de realizar casi cualquier actividad con normalidad.

"Yo pensé que después de la operación mi vida iba a ser limitada, que debería quedarme postrada en casa, pero no es así. Hago todo como antes de caer enferma, solo que con las precauciones necesarias. Antes mi calidad de vida era mala, ahora puedo hacer las cosas de mi casa, salir a caminar con mi nieto, disfrutar de la vida", comenta emocionada doña Hilda.

Hace nueve años se le diagnosticó microlitiasis alveolar pulmonar, una enfermedad congénita muy poco común que afecta los dos pulmones. Se trata de una falla metabólica que hace que el calcio se movilice hacia el pulmón y cause la solidificación del tejido. Debido a esto los pulmones, al perder elasticidad, se endurecen, con lo cual aumentan las posibilidades de fallecimiento por el riesgo de constantes infecciones.

"Afortunadamente hasta el momento ha ido bien. Mientras estuvo internada tras la operación se le hicieron diversas pruebas para verificar el estado del pulmón. Luego de un mes salió de alta y después tuvo consultas semanales. Ahora viene cada mes o según la necesidad para sus controles clínicos", explica el doctor José Pineda, coordinador del programa de trasplantes de pulmón del hospital Rebagliati.

Pineda agrega que poco después del trasplante su paciente hizo un inicio de rechazo y luego contrajo una infección respiratoria (resfrío), pero el personal del hospital logró solucionarlos con éxito.

Durante los primeros meses doña Hilda tuvo que usar una mascarilla como precaución, pero ahora sale a la calle sin ningún problema.

"Camino diariamente 10 cuadras, cosa que antes no podía; monto mi bicicleta estacionaria. Doy muchas gracias a Dios y en particular a esa familia generosa que donó los órganos de su hija para que yo pudiera seguir bien. No tengo cómo agradecerles ese gesto, sin el cual no hubiera sido posible el milagro que pasó en mí", reflexiona.

EL DATO
Más trasplantes
Según el doctor Pineda, hay dos pacientes que están a punto de ser sometidos a un trasplante completo de pulmón. "Estamos haciendo los estudios necesarios, porque lo que nos interesa es obtener otros buenos resultados", afirma.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook