Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
MUCHO OJO

Santos 'jotitas'

Por Fernando Vivas

A la productora Michelle Alexander le gusta el fútbol menos que a mí. Y el guionista Yashim Bahamonde y el director Francisco Álvarez deben ser de la misma collera. Si no, no me explico que le dediquen a los 'jotitas' una miniserie tan pobremente homónima, tan convenida con papá y mamá, tan lavada de dilemas y recargada de moralina. Incluso los placeres y las parejas con las que sueñan los chicos, como cualquier otro Sub 17, están vedados, según discurso del entrenador J. J. Oré : la patria les pide el sacrificio de la dedicación completa al fútbol. Las chicas ya asoman en el primer capítulo --sino no habría conflicto-- pero son unas malcriadas, son las curvilíneas tentaciones que amenazan desviar a los chibolos de su misión final: la clasificación.

Lo que quiero decir es que más que las complejidades de una biografía de ídolos juveniles, de los triunfos de su movilidad ascendente, de las penas y alegrías de su educación sentimental, de las inevitables inquinas grupales, en "Los jotitas" encontramos las simplezas de la hagiografía (evocación de las vidas de los santos).

Esta miniserie es, pues, hagiográfica y ello se me hace difícil de soportar porque no lo es de manera franca e intensa, sino impostada y floja: la operación de hacer pasar lo profano por espiritual, lo humano por santurrón, el acné adolescente por aureola de angelito, está plagada de diálogos declamativos y escenas demostrativas.

Pero donde más se nota lo poco que importa el fútbol a la productora Del Barrio es en la chapucera puesta en escena de la acción pelotera: que el partido contra Argentina en Quito, que clasificó a la selección 'jotita' al Mundial de Corea haya sido grabado en el paupérrimo estadio de Chorrillos, con tribunas vacías, una pared de ladrillo pelado detrás del arco y toscos efectos de montaje para simular goles, es inadmisible. Retrocede el nivel alcanzado por la miniserie nacional.

Ojalá dejaran de hacer el simple volteo de los cultos populares y crearan personajes e historias provocadoras. La TV peruana urge de un éxito dramático de prestigio y de debate.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook