Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
ALAIN ROBBE-GRILLET Falleció a los 85 años

Un eterno 'enfant terrible'

EL PADRE DE LA CORRIENTE CONOCIDA COMO NOUVEAU ROMAN FUE UN PERENNE PROVOCADOR QUE NUNCA SE CANSÓ DE AGITAR EL AMBIENTE LITERARIO Y ACADÉMICO FRANCÉS

PARÍS [AFP]. El escritor francés Alain Robbe-Grillet, considerado el padre de la 'nueva novela', falleció ayer a los 85 años de edad y deja un valioso legado de decenas de obras literarias, a menudo provocadoras, así como una importante huella en la gran pantalla.

Robbe-Grillet murió en el Centro Hospitalario Universitario de Caen (norte de Francia), donde había sido internado el fin de semana a causa de una dolencia cardíaca, informó el Instituto para la Memoria de la Edición Contemporánea (IMEC).

Fue una figura legendaria de las letras francesas, así como autor de una decena de películas, las cuales navegaron entre el erotismo y la investigación formal.

Elegido en marzo del 2004 en la Academia Francesa para sustituir a Maurice Rheims, nunca fue recibido oficialmente y no ocupó ni una sola vez su asiento.

Nacido el 18 de agosto de 1922 en Brest, este ingeniero agrónomo fue encargado de misión en el Instituto Nacional de Estadística (INE) de París entre 1945 y 1948, antes de ocupar un cargo de ingeniero en el Instituto de Frutas y Cítricos Coloniales entre 1949 y 1951.

En los años 50 se consagró a la investigación innovadora sobre la escritura y se convirtió en uno de los principales defensores teóricos de la 'nueva novela' (nouveau roman), una corriente literaria de los años 50 y 60 que se opuso a las formas novelescas tradicionales.

Al lado de Robbe-Grillet militaron en esa tendencia escritores como Michel Butor, Samuel Beckett, Claude Simon y Nathalie Sarraute, todos ellos partidarios de dar al lector material para imaginar y no para ver, por lo que denostaban, por ejemplo, las tramas lineales de la intriga.

Sus primeros títulos "Las gomas" (1953), "El mirón" (1955) y "La celosía" (1957) se convirtieron en verdaderas reivindicaciones de la 'nueva novela' y contribuyeron a hacerle un nombre en el exterior.

Al tiempo que escribía, Robbe-Grillet fue consejero literario de la editorial Minuit (1955-1985) y miembro del Alto Comité para la Defensa y la Expansión de la Lengua Francesa (1966-1968).

También tuvo tiempo de ejercer la docencia en las universidades de Nueva York y Washington y dirigió el Centro de Sociología de Literatura de la Universidad de Bruselas entre 1980 y 1988.

Su ingreso en la Academia Francesa se hizo muy a pesar suyo a juzgar por unas declaraciones que hizo en el 2001: "No es un gran honor (entrar en este órgano), habida cuenta de la cantidad de personas que hay allí y de las que seríamos incapaces de decir los nombres".

Incansable provocador de fantasmas sadomasoquistas, el escritor siguió agitando el mundo de las letras hasta su última obra, "Una novela sentimental", publicada en el 2007, en la que daba rienda suelta a historias pederastas y criminales.

La novela, que definió como un "cuento de hadas para adultos", llegó a las librerías envuelta en un plástico que impedía hojearla.

En la gran pantalla, dirigió cintas cono "La inmortal" (1963), "Trans-Europ-Express" (1963) o "La bella cautiva" (1983).

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook