Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LETRA VIVA

Mestizaje integrador

Por Ricardo Gonzáles Vigil

Cada vez resulta más claro que Edgardo Rivera Martínez es uno de los autores más admirables de la narrativa peruana, el que mejor ha dominado a la vez el cuento y la novela. Nuestra doble herencia fundamental, la andina y la occidental, conviven en mestizaje integrador de una honda significación cultural dentro de sus páginas cinceladas, intensas, de vuelo poético, y abiertas a lo misterioso y lo desconocido.

La nueva edición de sus cuentos ostenta un título que, más que a meras realidades geográficas (Ande: la sierra; neblina: Lima principalmente y, por extensión, la costa), apunta a dos atmósferas psíquicas y sociales, ligadas a modalidades distintas de existencia con un peso diferente del legado prehispánico y la asimilación colonial y republicana de componentes europeos, africanos y asiáticos. Conviene aclarar que, así como José Uriel García precisó que el hombre andino del siglo XX ya no es el que encontró la hueste de Pizarro, sino un "nuevo indio", en mayor o menor grado modificado por el mestizaje, siendo este un proceso cultural y más que biológico; el "Ande" y la "neblina" son versiones actualizadas de la mítica oposición-complementación del Zorro de Arriba y el Zorro de Abajo, recogida por el manuscrito de Huarochirí y ventilada dramáticamente, también en una versión contemporánea del hervor mestizo, por José María Arguedas.

La sensibilidad andina y occidental de Rivera Martínez impregna de magia y misterio sus páginas sobre la "neblina" de la capital, proclive a lo fantástico y sobrenatural. De otro lado, nos teje un "Ande" donde lo real maravilloso no es solo matriz prehispánica, sino diálogo fecundo con las formas culturales occidentales, las que, por supuesto, poseen sus propias raíces míticas, real-maravillosas, entre ellas la creencia en una Jauja, nombre otorgado a la ciudad natal de Rivera Martínez. Formas transculturadas en los siglos coloniales y republicanos, conforme puede apreciarse en la música y la danza a las que Rivera Martínez concede relieve memorable en sus narraciones.

Ambientados en el Ande, los dos inéditos del libro ejemplifican la belleza y la originalidad del mestizaje plasmado por Rivera Martínez. "Ileana Espíritu" aborda la desaparición de una víctima de la represión antisubversiva, centrándose en la búsqueda infatigable que emprende su madre; el tema ideológico-político cede la primicia al retrato de una madre andina (doliente, tenaz, abnegada) que adquiere ribetes legendarios y sagrados: "como si se hubiese tratado de una deidad andina" (p. 484), todo lo cual conjuga con su apellido europeo: "Espíritu". Y "El tucumano", al modo de "Danzantes de la noche y de la muerte", tiñe de misterio arquetípico a un danzante "en su interminable y sobrenatural peregrinaje" (p. 495).

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook