Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EL CASO MELISSA PATIÑO

¿La tontería es inocente?

Por Fernando Ampuero. Periodista

Melissa Patiño, a estas alturas, no necesita carta de presentación. Joven, limeña, poeta en ciernes y estudiante de literatura de la Universidad de San Marcos, ella tiene más de dos meses de reclusión y todo indica que está siendo víctima de una injusticia, pues la acusan con indicios endebles de integrar una célula terrorista vinculada al MRTA y a las FARC.

A mitad del pasado verano, Melissa, tras asistir al Segundo Congreso de la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB), realizado en Quito, fue detenida con otros miembros del CCB-Capítulo Perú, entidad que es una fachada de las FARC y que se presenta ante la ciudadanía como una organización que lucha por la solidaridad latinoamericana, cuando en realidad sus intereses son sediciosos.

Su falta, según sus abogados, fue la ingenuidad y la desinformación. A ella le dijeron que participaría en las actividades culturales del mencionado congreso, el cual, dicho sea de paso, contaba con la autorización del Gobierno Ecuatoriano.

¿Qué motivó el viaje de Melissa? El juvenil y natural impulso de ampliar sus horizontes. Lamentablemente, procedió de cualquier manera. Un amigo le regaló un pasaje y, sin hacer mayores averiguaciones, se embarcó.

Su error, si pensamos lo mejor posible, habría sido una tontería. Su tontería. El problema es que ciertas tonterías tienen un precio que debe pagarse y Melissa lo está pagando. ¡Nadie es inocente!, decían los poetas surrealistas. Todos somos culpables de la sociedad en que vivimos, especialmente de sus miserias, y nunca debemos olvidar que nada hay más opuesto a la inocencia que la tontería.

Como repiten una y otra vez las películas de serie B, Melissa estuvo en el lugar incorrecto y en la hora incorrecta. Ella ha reconocido que acudió al congreso, pero alega que no es miembro de la CCB. "Asistí al congreso de la CCB en reemplazo de Luis Enrique Amaya [conductor del programa radial Círculo del Sur, emitido por las ondas de Stereo Villa]. Tampoco pertenezco a la Casa del ALBA ni a ningún partido político".

La hemos visto en la tele cargando banderolas antiimperialistas y sonriéndole a sus compañeros de viaje, varios de ellos ex convictos del MRTA, de quienes nos dice que nada sabía. ("Tenía que ser simpática y colaboradora. Ellos me pagaban el pasaje"). ¿Esto demuestra que es una terrorista? No. Ninguna de las imputaciones que se le hacen constituye un delito. Pero la cosa no es tan simple. Probablemente ella esté libre de polvo y paja, mas la policía no exagera con respecto a sus compañeros de viaje. Entre ellos, figura gente que propugna abiertamente la lucha armada junto a otros grupos violentistas de América Latina. Viajaron con Melissa, incluso, agitadores uruguayos radicales, que jaquearon en el 2006 la visita de George W. Bush a Montevideo. ¿Por qué la policía no debería tener motivo de sospecha de que se trama un atentado contra la ALC-UE y el APEC?

Sin embargo, yo no dudo de que se está cometiendo un abuso contra Melissa Patiño. No existe nada en su expediente para que no sea juzgada en libertad. Mantenerla presa le hace un flaco favor a la democracia. Si algo de veras nos ha enseñado nuestra historia más reciente es que la lucha antisubversiva no puede ni debe violar los derechos humanos.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook