Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Carta al lector: Pensando en grande

A algunos les ha parecido ridícula, otros hasta se han enfadado y la mayoría la ha tomado a broma; pero prácticamente nadie ha ignorado la propuesta presidencial de presentar al Perú como sede de las Olimpiadas del 2016.

Sin embargo, esta carta no trata de las Olimpiadas o sus formalidades de fechas y sedes sino de la necesidad de pensar en grande.

Desde que tengo uso de razón --y de eso hace muchas décadas-- hemos recibido mensajes desmoralizadores con respecto a nuestro país. Se nos lo presentaba como un país sin futuro.

Por supuesto que el Perú no está en condiciones de organizar las Olimpiadas del 2016, pero lo esencial, repito, es pensar en grande. Cambiar esa mentalidad derrotista para asumir el 'sí podemos', porque solo con empezar a pensar en grande habremos dado el primer paso para lograr las metas que como personas o país debemos de empezar a plantearnos. Y no desquicio.

¿Alguien pensó hace un par de décadas que llegaríamos a ser el primer país de América Latina en Desempeño Económico?* Pues lo somos. ¿Y los segundos en Competitividad, y, aunque no lo crea, en Eficiencia de Gobierno?*. Pues también lo somos. ¿Y capaces de organizar un par de cumbres mundiales en un solo año con más de cien jefes de Estado?

A nosotros estos logros no nos sorprenden. Durante los últimos años hemos hecho un gran esfuerzo en publicar la mayor cantidad de noticias positivas posibles. ¿Será que ese martilleo en el incremento del PBI, de las exportaciones, la inversión interna y tantas otras buenas noticias ha ido logrando que asumamos esa actitud positiva que poco a poco se va gestando? Usted lo dirá.

En la misma dirección, hemos procurado como diario aprender a mirar la parte llena del vaso --lo positivo--, que es la que nos impulsa a lograr nuestras metas (si bien la parte vacía del vaso --la negativa-- vende más ejemplares y conlleva menos responsabilidades).

No nos avergoncemos, entonces, de pensar en grande. No le tengamos miedo a ponernos metas altas o preferir la parte llena del vaso. Porque solo así llegaremos a ser el gran país que todos queremos.

Alejandro Miró Quesada C.
Director

*FUENTE: IMD, WORLD COMPETITIVENESS CENTER

-- CENTRUM UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook