Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

ACTUALIDAD

El libro de Obama

Por Bruno Rivas

Al leer La audacia de la esperanza uno empieza a entender por qué Barack Obama se ha transformado en el primer candidato negro con real opción de ganar la presidencia de Estados Unidos. En esta segunda autobiografía, el precandidato demócrata nos presenta una combinación de su conocido discurso político positivo, el ya conocido "Yes, we can" (Sí, se puede), con retazos de una vida personal fuera de lo común para lo que es el imaginario estadounidense. Y como resultado de esa mixtura lo que queda en la retina es un personaje que ha sabido calar en el electorado del país del norte y transformarse de un mero desconocido en un personaje exitoso.

La audacia de la esperanza se puede interpretar como la segunda parte de Sueños de mi padre (su primera autobiografía), pues mientras el primer libro abarcaba desde la etapa de su niñez hasta su ingreso a la universidad de Harvard, este nos revela su trayectoria política y su época de abogado en Chicago. En este no leeremos episodios que puedan dañar su candidatura, como aquellos en los que consume drogas o tiene encuentros con cuestionados predicadores. Tampoco tendremos detalles sobre sus viajes a Kenia o su estadía en Indonesia que pueden servir a sus rivales como material para poner en duda su filiación con Estados Unidos. Por el contrario, las historias contadas son más relativas al 'american way of life' de un político al estilo Kennedy que de un activista como Malcolm X o Jesse Jackson.

De esa manera tenemos títulos como "Valores", "Oportunidades", "Fe", "Raza", "Familia", que son considerados como zonas sensibles de la sociedad estadounidense. Y otros como "Republicanos y Demócratas", "Nuestra Constitución" o "El mundo más allá de nuestras fronteras" que hacen referencia a los grandes problemas que acosan a la política del país del norte. Entonces, Obama trasmite un mensaje positivo. Mira al pasado glorioso de su país y lo propone como solución para el futuro, repartiendo esperanza en cada pasaje. Sin embargo, pese a toda esa carga emotiva lo que tenemos al frente no es un libro de autoayuda porque La audacia de la esperanza refleja más profundidad que la que el senador transmite generalmente en sus discursos. Leyéndolo conocemos las agudas heridas de la política, economía y sociedad estadounidense, como la división que reina en el Congreso, la falta de acercamiento de los políticos con los reales problemas del pueblo o la compleja problemática que trae consigo la inmigración. Puntos en lo que el senador golpea duro mostrando su postura liberal para de esa manera alejarse de las críticas que indican que es demasiado diplomático en los asuntos controvertidos. En conclusión tenemos al frente un libro que puede considerarse como una herramienta más de la campaña del precandidato demócrata. Para los que creen en él será una expresión de las bases del cambio que necesita Estados Unidos. Y los que no han quedado convencidos por su prédica no podrán negar que es un libro que sienta los principios de una candidatura capaz de cautivar a buena parte del electorado estadounidense.

LA HISTORIA Y LA MEMORIA
Por Ramiro Escobar

Hechos como la crisis del Medio Oriente, lo sempiterno de la deuda externa o los revoltijos de la Comunidad Andina no surgieron de la nada. La información fáctica sobre los mismos la puede brindar un mágica googleada, pero nada como el testimonio de un diplomático veterano para entender sus entresijos, sus tensiones, sus desvaríos, sus luces y sus sombras. Más aún si, como Carlos Alzamora Traverso -ex embajador del Perú en Estados Unidos, entre otros cargos-, se posee una prosa límpida, fluida e incluso por momentos divertida. Eso hace que este libro sea un texto apetecible y revelador. En 269 páginas el notable diplomático cuenta detalles, fraguados detrás del telón, que alumbran momentos estelares: el nacimiento del Pacto Andino, la crisis por el Canal de Suez, las tensiones con Ecuador.

El libro no es, sin embargo, un catálogo de memorias añosas, pues llega a tiempos recientes como la negociación del TLC con Estados Unidos, proceso en el cual Alzamora jugó un papel fundamental, como Embajador en Misión Especial. En el capítulo referido a este tema sentencia: "Porque los problemas del Perú son mucho más profundos (.) y, en consecuencia, es riesgoso encandilar al país con la ilusión de que el TLC, por sí solo, los puede resolver".

La misma vena crítica la exhibe en el capítulo que relata los hechos que condujeron a poner entre paréntesis el Protocolo de Río de Janeiro, lo que condujo a una tensión permanente con el Ecuador. O al explicar las pujas que surgieron cuando en 1966 se intentó reformar la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Aunque, como buen diplomático, nuestro embajador no suelta todas las prendas, es fascinante enterarse de algunos detalles. Por ejemplo, aquel que revela cómo en Roma, en 1956, se pudo lograr que por primera vez un país del Tercer Mundo (la India) presidiera la FAO, gracias al voto secreto de la diplomática de "un país centroamericano", que salía con el representante hindú. Y el episodio en el cual, arriesgando su pellejo profesional, va, durante la época de Odría, a saludar al depuesto José Luis Bustamante y Rivero cuando éste hizo una escala en Quito.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook