Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
BARBARA SHAILOR, VICERRECTORA DE YALE

"No queremos el litigio, sino una solución más cercana"

La rubia Barbara Shailor, una de las cinco vicerrectoras de Yale y encargada de los diversos museos de la Universidad, no avanza un metro cuadrado sin su bolso favorito. No es un bolso cualquiera. Es una cartera de tela que lleva bordado un dibujo de la ciudadela inca más hermosa del mundo. La anécdota bien podría esconder una maliciosa metáfora: Yale no quiere desprenderse de Machu Picchu.

Al margen del mal chiste, queda claro que Shailor confía en una salida democrática, en colaboración con el Perú. "Nuestra gran prioridad es tener un equilibrio y un compromiso beneficioso para ambas partes. Creo que tenemos un acuerdo, porque ambos hemos firmado este marco", dice, sonriendo a medias.

Para ella lo más importante es que el Perú, tras recibir las piezas de museo, se comprometa a construir no solo un museo para exhibirlas, sino también un centro de investigación. Para que eso se concrete, Yale promete un financiamiento de 300 mil dólares por 3 años, además de los ingresos de una exposición internacional.

"ESTA ES MI VERDAD"
Cuando le menciono las críticas que desde el Perú se le hacen a la institución por su aparente deseo de no querer devolver la colección, ella prefiere una respuesta general: "Hemos cuidado el material más de noventa años. Ustedes pueden ver que lo hemos organizado, catalogado y fotografiado. Cualquiera puede acceder a él a través de la web" .

Shailor aclara que Yale no tiene controversias con China o Egipto, como sugirió un congresista cusqueño, y se apura en indicar que su institución tiene convenios muy amistosos con países de cada continente.

Consultada acerca de que si Yale recurrirá a sus abogados para definir esta disputa (su escuela de Derecho tiene la fama de ser la número uno del mundo), Shailor dice que no. "La mejor solución es una negociación cercana, no una que nos aleje y nos separe", resalta. Agrega por enésima vez que la universidad tiene la mejor intención y la esperanza de llegar a un acuerdo salomónico con el Perú.

El final de la conversación puede dar una mejor idea de la mentalidad tras la postura de Shailor. Le pregunté si consideraba que la propiedad de un objeto arqueológico era del país del cual ese objeto era original, o del país que lo estudiaba. Ella dijo: "La cultura le pertenece al mundo. Machu Picchu es un monumento mundial". No parece muy difícil sacar conclusiones.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook