Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EL INFORME DEL DOMINGO. ENCUESTA NACIONAL URBANA

Moquegua y el Congreso afectan popularidad

Si el presidente Alan García lució el último mes orgullosamente un 35% en su popularidad, esta vez el 30% de aprobación tendrá que hacerlo mirar al sur

Si mayo fue un mes favorable para la gestión del Gobierno, la popularidad del presidente Alan García y la de los poderes del Estado, no se puede decir lo mismo de junio . A los bochornosos sucesos que marcaron el cierre de la legislatura en el Parlamento, se sumaron el desborde de Moquegua --que esta encuesta solo midió en su arranque, mas no en su desenlace--, y la debacle absoluta de la selección peruana de fútbol, lo que ha originado que una abrumadora mayoría de limeños pida la salida de Manuel Burga de la Federación Peruana de Fútbol y una reestructuración integral del fútbol peruano, incluida la salida de la FIFA.

OJO AL SUR
El sondeo nacional urbano de El Comercio, elaborado por Ipsos Apoyo Opinión y Mercado, revela además la escasa aprobación de la gestión del presidente Alan García y su gobierno en el sur. Si la aprobación del mandatario es del 30% en el ámbito nacional (5 puntos menos que el mes anterior), en el sur --el estudio incluye los departamentos de Cusco Arequipa, Puno y Ayacucho-- la aprobación es tan solo del 7%. La gestión del Gobierno asciende al 25% en el ámbito nacional y en el sur el mismo 7%. En esa misma zona la popularidad del ministro del Interior Luis Alva Castro alcanza un alarmante 3%.

Hay que mencionar que el 69% cree que se justifican las protestas de los moqueguanos. En el sur, este apoyo llega al 93%. Sin embargo, también se distingue claramente la necesidad de sancionar a quienes durante el cierre del puente Montalvo tomaron como rehenes a efectivos de la Policía Nacional. El 43% de los encuestados en el ámbito nacional está de acuerdo con que sean sancionados (34% en el sur). Además, responsabilizan al ministro del Interior, Luis Alva Castro, por la toma de policías como rehenes en Moquegua (32%).

UN TRISTE FINAL
Y esta vez, es el Parlamento el que muestra sus niveles más bajos de aprobación con 13% en el ámbito nacional. En esta oportunidad el Poder Judicial lo supera con un 16%.

Tal es el lamentable descrédito del Congreso, que el 56% de encuestados en el ámbito nacional está de acuerdo con que este debe cerrarse y convocarse a nuevas elecciones. Hay que señalar que la vía constitucional para una medida de este tipo es que el Parlamento censure dos veces consecutivas al Gabinete.

DEL CONSULTOR
Decepción y desánimo (*)
Del mismo modo en que la exitosa Cumbre ALC-UE elevó la aprobación del presidente Alan García y la autoestima nacional el mes pasado, esta vez la estrepitosa derrota del seleccionado nacional de fútbol, los problemas en el Congreso y el conflicto en Moquegua son probablemente los principales responsables del deterioro este mes del estado de ánimo nacional y el descenso en la aprobación gubernamental.

El caso del Congreso es particularmente grave dada su importancia en el sistema democrático. Los congresistas desaprovecharon la oportunidad de hacer las modificaciones constitucionales que se requerían para recuperar la confianza y mejorar su operatividad. Quizá desconocían que el 55% de la población considera que son necesarias algunas modificaciones y el 18% respalda retornar a la Constitución de 1979. Ahora, la mayoría considera que el Congreso perjudica el desarrollo nacional y aspiraría a una renovación inmediata de sus integrantes.

La encuesta también revela diferencias en las percepciones de progreso y reducción de la pobreza según sectores sociales y regiones. Mientras el 56% de los entrevistados de NSE A y B considera que sus familias están progresando, el 19% de los NSE DE y E es de la misma percepción. Del mismo modo, mientras el 53% de los limeños siente que se está reduciendo la pobreza, el 64% de los provincianos (86% en el sur) considera que solo se están beneficiando los que más tienen. Las implicancias sociales y políticas de estas percepciones son ciertamente preocupantes.
(*) Alfredo Torres Guzmán. Ipsos Apoyo Opinión y Mercado.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook