Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

FESTIVAL DE LIMA. 12 Encuentro Latinoamericano de cine

Espectros sobre el hielo

EL REALIZADOR ARGENTINO LISANDRO ALONSO HABLA ACERCA DE SU PELÍCULA "LIVERPOOL", PARTE DE LA SECCIÓN OFICIAL DEL 12 ENCUENTRO LATINOAMERICANO DE CINE. EL CINEASTA DICE NO CREER EN EL VIDEO COMO UNA SALIDA FRENTE A LA PRESIÓN DE HOLLYWOOD

Por José Puga

Unas fotos muestran a un grupo de extrañas personas absorbidas por la rutina del trabajo en un aserradero, otras retratan toscos paisajes cubiertos por una sábana de nieve. Estas imágenes provenientes de la provincia argentina de Tierra del Fuego llegaron a las manos del cineasta Lisandro Alonso gracias a un amigo. Sin embargo, esta primera mirada estaba todavía lejos de convertirse en su próximo proyecto cinematográfico: "Liverpool".

"Pensé: '¡Este es un lugar que debo conocer!'", dice Alonso. En ese momento cuenta que golpearon su mente "montañas, nieve, alcohol, puerto, mar y mucha soledad". Cogió su automóvil y manejó 3.500 kilómetros hasta esta provincia austral. Después de 15 días de viaje, en un lugar llamado Rancho Hambre, el director de "Fantasma" (2006) conoció a Juan Fernández, un hombre encargado de limpiar las rutas del hielo. Su aspecto hosco y esquivo llamaron su atención, y lo convocó inmediatamente para el proyecto que se concretaría en el invierno del 2006.

Después de muchos retrasos por falta de apoyo económico, "Liverpool" comenzó su rodaje por una semana en altamar, otras dos en la localidad de Ushuaia (Tierra del Fuego) y finalmente en un aserradero abandonado. A continuación conversamos con el cineasta, ganador del Premio de la Crítica del Festival de Lima en el 2004 por su película "Los muertos".

En "Los muertos" y en "Fantasma" el espacio adquiere mucho protagonismo. ¿En el caso de "Liverpool" fue el territorio o tus personajes lo que te motivó a rodar?
El espacio para mí siempre es igual de importante. En "Fantasma", por ejemplo, el edificio tiene más peso que los personajes. Siempre me motivó mucho más llegar a un lugar y ver cómo vive la gente en vez de llegar con una idea preconcebida y adaptarlos. Me parece que en lugares como los de "Liverpool" la gente se recluye para estar alejado de algo que nadie sabe qué es.

Igual, no intentas explicar sus secretos...
Es el espectador quien tiene que descifrar lo que pasa en la cabeza de ellos. Cuando trato de entenderlos, uno tiende a juzgarlos. No me interesa hacer eso.

¿Para ti es más importante contar una historia o simplemente vivir una experiencia visual?
No me interesa contar una historia. Mis películas sugieren entornos bien planteados que aportan cierto placer estético por lo que se está haciendo y por el ritmo. Creo que el 'tempo' de la película marca la lectura que se tiene de los personajes, de los lugares y de lo que sucede. No es lo mismo filmar un vaso de agua tres segundos a tenerlo 40 segundos frente a la cámara. Todo se impregna de tiempo, y eso sugiere diferentes líneas de pensamiento.

Realizar películas que cuenten historias con un tratamiento distinto es cada vez más difícil. ¿Piensas que el video ayuda a ampliar las propuestas abaratando costos?
Hoy con el cine se pueden seguir planteando nuevas cosas. El problema es que ya nadie se anima a hacerlo porque es una inversión. Sin llegar a hacer video, la "Nouvelle Vague" (Nueva Ola Francesa) planteaba diferentes formas de cine. Yo no considero mis películas experimentales, sino que todo lo que no pasa por las salas de cine y la televisión lo tildan de aburrido y experimental. Igual no sé cuánto tiempo más subsistiré.

¿No ves en el uso del video digital una salida al problema del financiamiento?
Tendremos que buscar nuevas tecnologías, como Pedro Costa o Albert Serra. Para mí, el video es una herramienta que no me atrae en absoluto porque puedo seguir filmando en 35 milímetros. Si mañana no puedo, usaré el video.

¿Esto es por un gusto estético?
Por un tema estético y de seriedad. Concibo más mi forma de crear una imagen si tengo que marcar la economía de la película. Se deben pensar muchas cosas antes de filmar, porque no puedo darme el lujo de repetir millones de veces una toma. Tengo en promedio por película unas cuatro horas de material bruto y no quiero darme el trabajo de editar 300 horas de video. Además, soy más romántico al salir con la cámara pesada. Es una dinámica diferente.

Muchas personas criticaron que en "Los muertos" se hiciera una escena de sexo tan explícita como la de la prostituta real y la mutilación del animal. ¿Qué opinas de estas reacciones?
Eran cuestiones que tenía dentro de mi cabeza y con las que quería curiosear. Esto no es porque yo me quiera dar el gusto de ver sangre, sino porque aportaba mucho más al protagonista. Este tiene el instinto vivo, no tiene que comer y va a ver a su familia. Lo mínimo que podía hacer era traer algo para ellos. Es como cuando me invitan a una cena y llevo vino o un postre. A mí me molesta más que no me hablen de las personas que mostré en los ranchos, que caminan descalzas, que están semidesnutridas y que el día de mañana no van a poder hilar ninguna idea. Nadie me habló de eso. Los entiendo, pero no comparto para nada su punto de vista.

¿Por qué no convocaste a tus actores de siempre, Misael Saavedra y Argentino Vargas, para "Liverpool"?
La mejor manera de agradecerles era volver a trabajar con ellos. Para "Fantasma", concebido como un cortometraje, quería llevármelos a la ciudad donde crecí y al lugar donde yo había visto mucho cine. Fue una forma irónica y autocrítica de hablar un poco del cine que yo creo que está desapareciendo y de los lugares de difusión cultural ahora vacíos. El cine va a ser lo que pasa en "Fantasma": un reducto donde van tres personas en salas para más de 200.

PERFIL
Nombre: Lisandro Alonso
Edad: 33 años
Trayectoria: Es un director y guionista argentino que adquirió reconocimiento internacional por su ópera prima "La libertad" (2001). Con su próximo filme titulado "Los muertos" obtiene, entre otros premios, el trofeo de la crítica en el Festival de Lima en el 2004. A este le sigue "Fantasma" (2006) y luego "Liverpool", concebido en el 2003, pero estrenado este año. Hoy esta película participa como parte de la competencia oficial de ficción.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook