Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

El corrido de la migración

Afincado en Oregon, Estados Unidos, el pacasmayino Eduardo González Viaña ha logrado obtener el Premio Internacional Latino del 2007 en ese país con su novela El corrido de Dante (Planeta) que ya ha llegado a nuestras librerías. El galardón lo obtuvo por encima de Isabel Allende y de Gioconda Belli, nada menos. El libro retrata el espinoso tema de la migración de latinos a Estados Unidos

Por Enrique Sánchez Hernani

¿La migración hacia EE.UU. ha creado un nuevo tipo de escritor?
-No conozco mucho a otros escritores migrantes. Pero sí existe un escritor latinoamericano que llega a EE.UU. y sigue escribiendo con los temas que trajo de su país de origen. Otros, como yo, elegimos una temática como la migración. Pero uno de los problemas es el lenguaje. Como no vamos al público de nuestro país de origen, sino a uno internacional, el castellano tiene que volverse un poquito estándar, y pierde algunas peculiaridades. Otros escritores, como Daniel Alarcón, escriben en inglés.

¿Escribir para un público fuera de EE.UU. da mayor libertad?
-Por completo. Yo siempre he sido un narrador insular tanto en mi país como fuera. En EE.UU., el hecho de estar solo frente a un mundo tan diverso me ha dado más libertad para formar mi lenguaje, hacerlo más sencillo incluso. Otra cosa que noto en mi narrativa es la influencia del cine norteamericano, efectista, de acciones inmediatas.

¿La antología Se habla español de Edmundo Paz Soldán y Alberto Fuguet es un buen referente de ese nuevo escritor hispano?
-Para nada, porque es un conjunto de cuentos organizado alrededor de una collera de una edad determinada, y muchos de esos autores nunca estuvieron en EE.UU., aunque algunos son buenos narradores.

¿El caso de Daniel Alarcón es particular?
-No lo es. Conozco a Marie Arana, una excelente narradora nacida en el Perú pero que viajó allá a los 8 años y ha escrito en inglés dos novelas autobiográficas que serían el camino a esa nueva expresión que se busca: los recuerdos de su familia en el Perú y la migración de ésta a EE.UU. Ella es la directora del Books del Washington Post. Luego está la puertorriqueña Esmeralda Santiago, que hace novelas autobiográficas y que son la historia del migrante puertorriqueño en Nueva York, escritas en inglés y traducidas al español con grandes problemas.

¿Escribir en spanglish tiene sentido?
-No tiene sentido. Para muchos el spanglish es una bandera de reivindicaciones, a mi juicio demagógica. En principio, en EE.UU. hay centenares de comunidades que hablan español y todos no hablamos el mismo spanglish. Tratar de fundar un nuevo idioma es una barbaridad y una demagogia. Si queremos ser una fuerza política debemos hablar español.

¿Hay receptividad en EE.UU. hacia los escritores que escriben en español?
-Mis presentaciones han sido multitudinarias. El primer lugar donde presenté El corrido de Dante fue en una penitenciaría, ante 500 presos latinos. Me sentí feliz de que me entendiesen. Además, tengo 74 clubes de lectura virtuales. Sin moverme de mi casa, la vez pasada, estuve reunido con 57 damas de Boston hablando sobre mi libro. También comentamos cuentos escritos por estas personas o sobre sus aspiraciones literarias. Todas son hispanohablantes.

¿O sea que hay más público hispanohablante en EE.UU. de lo que suponemos?
-Muchísimo más. Y son clubes de lectoras. Hay más mujeres que leen, no sé por qué.

El Premio Internacional Latino que has ganado ¿qué presencia te da en EE.UU.?
-Me hace llegar a todas las universidades que tienen departamentos de literatura en español, o a mucha gente que no es académica como el actor Edward J. Olmos, que tiene una fundación. Pero insertarse plenamente en la literatura norteamericana se dará cuando el autor escriba en inglés primero. Mi novela, al ser escrita en español y luego traducida al inglés, no puede concursar al Pulitzer, por ejemplo.

¿O sea que el futuro es escribir en inglés y desarraigarse?
-No necesariamente porque la expansión del castellano es tan veloz que ocupamos espacios que ni siquiera sospechábamos, en las universidades por ejemplo.

¿La cadena de librerías Barnes & Noble habrá incrementado sus anaqueles de libros en español?
-Claro. Yo presenté mi libro allí, en Miami, y como se llenó, luego pidieron cinco mil ejemplares. Ya no somos tan marginales.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook