Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

NACE UN NUEVO TALENTO LÍRICO

Buscan padrinos para Bautista

LA GRAN REVELACIÓN DEL CONCIERTO ORGANIZADO POR MABELA MARTÍNEZ CAUTIVA A LOS AMANTES DE LA LÍRICA TRAS SU NOTABLE PRESENTACIÓN EN VIVO

El prestigio de "Sonidos del mundo" nos motivó a asistir y hasta casi la mitad del concierto todo iba según lo previsto (elegante, agradable, bien orquestado): las canciones de los Beatles, Queen, Serrat, Cavagnaro y otros se sucedían. De pronto, le tocó el turno a un joven con una 'canzone' de Rossini, y lo hizo en forma particularmente diestra, profesional, inesperada. Estábamos muy sorprendidos, ¿quién era y de dónde surgía ese muchacho?

Posteriormente le tocó interpretar a Verdi con "La donna è mobile" y ya el público empezó a levantar las cejas y las palmas, pero su apoteosis fue con Puccini en "Nessun dorma". La audiencia había entendido que tenía delante a un extraordinario tenor, a un notable desconocido que arrancaba crecidos aplausos y ¡bravos! sinceros, encomios tan veraces como su voz misma, tan evidentes como las lágrimas que él y muchos de nosotros no pudimos contener.

En el 'encore' de Puccini confirmamos, emocionados, de pie y con un nudo en la garganta, que nuestro maravilloso país tenía otro hijo privilegiado y aún desconocido, otro peruano que nos puede hacer sentir orgullosos, uno de esos que siempre dará más de lo que recibe.

En este caso nuestro protagonista --aparte de sus virtudes técnicas-- tiene algo primordial que solo Dios otorga y que forma parte del gran misterio del arte, algo que nadie ha podido explicar en forma convincente, lo que los andaluces llaman 'duende', los británicos 'feeling', en castellano 'ángel'. Esa rara y misteriosa virtud de transmitir un sentimiento, de llegar a nuestras almas, eso que no se aprende y que solo algunos comunican.

Tratamos de averiguar un poco sobre este flamante tenor llamado Moshe Bautista. Su historia es como la de muchos: sacrificada, sin recursos económicos, con más talento y entrega que un jugador de la selección nacional de fútbol, pero sin los privilegios que estos reciben del Estado. Fue descubierto por un lúcido bienhechor de la música lírica en nuestra nación: Miguel Molinari.

Con toda humildad habría que sugerirle a nuestro presidente de la República --amante del bel canto-- que reciba a este joven peruano y le otorgue algún apoyo o deferencia. Cuando en un concurso televisivo en Gran Bretaña apareció el rendido Paul Potts, que tanto emocionó al público, muy poco tiempo después la reina Isabel II lo recibía para congratularlo.

Para finalizar, habría que precisar que no es solo la Presidencia de la República la que debe respaldarlo, sino primordialmente todos los peruanos. No esperemos que nos lo digan los extranjeros, seamos profetas en nuestra tierra. ¡Cantemos juntos!

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook