Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LETRA VIVA

Rodeados de fantasmas

Por Ricardo González Vigil

Desde su primer libro de cuentos ("Año sabático", 2000), José Güich Rodríguez (Lima, 1963) mostró cualidades desusadas para la literatura fantástica, en fe de lo cual incluimos un texto suyo en nuestra antología "El cuento peruano 1990-2000" (2001). Su segunda entrega ("El mascarón de proa", 2006) fue un paso adelante en la maduración artística, que cristaliza en "Los espectros nacionales" (forma parte de la Colección Súmmun, que dirige Jorge Díaz Herrera, dentro del sello editorial San Marcos).

Las piezas más breves ("Los espectros nacionales", "La penumbra", "Vórtice en Prescott", "El otro monitor" y "Ubicuidad de las voces") poseen ese tramado compacto que, según Julio Cortázar, caracteriza al cuento cabal, el cual debe ganar por K.O. (mientras que la novela lo haría por puntos). Nótese su pluralidad indagatoria: lo psicológico mezclado con lo patriótico ("Los espectros nacionales"), la fuente de la creación literaria ("La penumbra", con Cervantes 'visitado' por el máximo personaje del idioma, Don Quijote), lo parapsicológico ("Vórtice en Prescott"), lo heroico ("El otro monitor") y la continuidad autor-obra-lector ("Ubicuidad de las voces").

En las otras narraciones vemos desplegarse el arte de Güich en el manejo de escenas diversas, hasta intentar el formato de la novela en "Los pasajes errantes". Resulta magistral la dosificación de "Intersecciones", único caso de 'espectros' del futuro en el libro; y muy eficaz, el 'crescendo' de "La reina madre", en el que se une lo fantástico con el horror, fusión también actuante, aunque solo en el final inesperado, en "Vórtice en Prescott". Además, prueba poseer aliento narrativo, capacidad para los detalles en "Los pasajes errantes".

Mérito mayor es cómo innova situaciones y propuestas clásicas de la literatura fantástica: el tema del 'doble' se expande a un barco y su tripulación ("El otro monitor"); un 'alma' que pasa de un cuerpo a otro, a la manera de "Axolotl" de Cortázar ("Vórtice en Prescott") y el verse "poseído" por una obra hasta insertarse en ella, caso "Continuidad de los parques" de Cortázar, más totalizante en Güich porque conecta autor-obra-espectador ("Ubicuidad de las voces"). De otro lado, aplaudamos la agudeza para buscar una explicación a dos cuentos fantásticos de un autor mayoritariamente realista como es Ribeyro, en una narración que rastrea 'pasajes', expresión elegida por Cortázar para toda una sección de sus cuentos.

ARGUMENTO
Conforme señala Carlos López Degregori, en la contratapa, el hilo de los siete cuentos y una novela corta que forman "Los espectros nacionales" es "la presencia de los fantasmas", es decir, 'espectros': la derrota de Brasil en el Maracaná; encuentros del Quijote con Cervantes; un viejo profesor que se apodera de una existencia; un monitor 'doble' del heroico Huáscar de Grau o una experiencia fantástica en la vida de Ribeyro.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook