Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
LA INCURSIÓN

El fabuloso ritmo de los satánicos Cadillacs

El concierto de los Fabulosos Cadillacs juntó a, por lo menos, tres generaciones de fanáticos que se mezclaron y disfrutaron uno de los mejores conciertos del año.

Por Katherine Subirana

FUERON 35 MIL ALMAS las que se entregaron al satanismo de Vicentico y compañía. Y cómo no, el "Satánico Pop Tour 2008" nos trajo de vuelta a Los Fabulosos Cadillacs, la banda que nunca pasa de moda, la que siempre se cuela cual "Mal bicho" en toda reunión bailongo incluido.

Y fue precisamente ese "Mal bicho" el clímax del concierto, donde el gordito Vicentico pidió bajar la voz para repetir despacito que nadie le va "a la guerra, a la violencia, a la injusticia y a tu codicia", para estallar diciendo no, contundentemente. Y todos lo dijeron, después de haber rezado un padrenuestro pidiendo "ver amanecer, pero del otro lado, y que alguien se queda aquí para saber si se sigue vivo".

No fue Vicentico y su banda. Fueron Vicentico, Flavio, Sergio, Mario, Fernando y Daniel, deslumbrando con su psicodélica performance, producto de sus más de 20 fabulosos años de camino recorrido.

Conciertazo. La mejor fiesta del año. Estas frases escapaban espontánea y eufóricamente de la concurrencia antes de que pase una hora del concierto que retumbó por más de 120 minutos el Estadio Nacional.

Y es que, desde la entrada, al ritmo de las contundentes palabras de Manuel Santillán, el 'León', era predecible que las expectativas de quienes invirtieron sus últimos soles en el concierto que cierra con broche de oro la buena racha de espectáculos de este año en el Perú, serían completamente satisfechas.

El grupo que hace 14 años nos presentara al inolvidable "Matador", que nos enseñó a no tener miedo cuando sus palabras son balas de paz y de justicia, vino, llevó a los peruanos al delirio y se fue. Dejaron al público exhausto, afónico, feliz recordándole: "Por más que quieras tapar nuestra voz, nunca podrás callar esta canción". Ni ninguna otra, querido Vicentico.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Suscríbase Contracorriente

¿Tú qué opinas?

  • Cargando lista de blogs de opinión.