Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Recursos para las pymes

Por Julio Escalante Rojas

"Nosotros no apoyamos a las pymes", fue lo primero que dijo Jean Christoph Favre, director residente adjunto de Cosude, organismo de la cooperación suiza en el Perú. No faltaron risas en uno de los auditorios de la Cámara de Comercio de Lima, porque precisamente el tema de la reunión era hablar sobre los programas de apoyo y de cooperación para que las pymes puedan salir a mercados extranjeros. Y entonces, de pronto, el expositor decía lo contrario. Pero Favre no estaba bromeando del todo. Los recursos que algunos organismos extranjeros derivan hacia actividades de desarrollo en el Perú no van directamente al empresario, como algunos de los asistentes a la reunión pensaban. Por lo general, el apoyo económico y de capacitación o asistencia técnica para pymes exige una contraparte del Estado o de una institución privada que es la encargada de darle el mejor uso en beneficio de su público objetivo.

Según Favre, es así porque la metodología parte de atacar el problema (por ejemplo mejorar la competitividad de las pymes) desde varios flancos para provocar un cambio y hacerlo sostenible aun sin la presencia de la cooperación internacional.

Un ejemplo de ello es Formando Pymes Exportadoras SECO-ÁDEX, uno de los proyectos que la Asociación de Exportadores ejecutó junto con la cooperación suiza del 2003 al 2007. Los buenos resultados hicieron que la Gerencia de Proyectos y Cooperación Internacional de ÁDEX decidiera continuar con el tema y convertirlo en un programa. Al culminar el 2007, más de 150 empresas habían sido capacitadas, y 61 de ellas, en especial del sector agrícola y de confecciones, habían llegado a la meta de vender al exterior por una suma en conjunto de US$20 millones. "Con la ayuda de los suizos, pero con especialistas y técnicos peruanos, se logró una metodología de trabajo de acuerdo con la realidad de las pymes nacionales", dice Ángel Barreto, jefe del programa. " Con lo aprendido en esos 4 años, podemos hoy identificar más rápido cómo mejorar las capacidades de una empresa que desea exportar". Para Ángel Barreto, la cooperación internacional es la mejor ayuda que hay para la promoción de las exportaciones de las pymes, gracias a su desarrollo técnico y su metodología de trabajo.

Sin embargo las pequeñas empresas saben muy poco de exportar. Según Juan Carlos Mathews, director ejecutivo de Mype Competitiva, programa en el que participa Usaid, aunque el 65% de los exportadores peruanos son mypes, el valor de lo que venden solo representa el 2% del total. Para que se revierta esta situación, Mype Competitiva partió de la reducción de costos en procesos administrativos de municipalidades para abrir empresas. Pero, sobre todo, logró seleccionar a empresas con potencial en los sectores de confecciones, artesanías y joyería. Por ejemplo, las pequeñas empresas de confecciones --la mayoría liderada por jóvenes-- que se unieron al programa tuvieron a un diseñador que evalúo sus colecciones y con esas prendas participaron en tres ferias: Las Vegas, Manhattan y Perú Moda y consiguieron pedidos de muestras y contactos comerciales.

En el caso de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), colabora en el Perú con programas dedicados a fortalecer la lucha contra la pobreza y la promoción del empleo digno. Habitualmente dedicada al trabajo en el área rural, este año aportó por primera vez a un programa dirigido específicamente a pymes: Mi Empresa, del Ministerio de Trabajo. Según Carlos La Torre, responsable del programa, la misión de esta área de Aecid es fomentar políticas que formalicen el empleo, y para eso trabaja con entidades públicas y con ONG españolas o peruanas. El interés de la agencia española apunta primero a apoyar la creación de mercados locales y regionales antes que buscar que las mypes exporten, pues este último paso solo será la consecuencia de un buen trabajo al inicio.

En este caso es un trato de gobierno a gobierno el que define cuáles son las prioridades de apoyo. Pero, ¿hasta qué punto las agencias extranjeras pueden confiar en que las instituciones del Estado o gobiernos locales hagan un buen uso de los recursos económicos? La Torre dice que con Mi Empresa los objetivos se han ido cumpliendo. La prueba está en más mypes formalizadas, capacitadas y en un servicio que ya es descentralizado.

Pero La Torre advierte que es fundamental que se genere una política de Estado y de promoción del empleo, que asegure que los proyectos --muchos de ellos con coo-peración internacional-- se mantengan así cambien las autoridades responsables. Por ejemplo, recientemente el Gobierno decidió que el tema pyme pase del Ministerio de Trabajo al Ministerio de la Producción. ¿Ese cambio no afecta los planes de la agencia española? "Como Aecid respetamos cualquier decisión del Gobierno, tenemos un compromiso firmado y mantenemos el mismo enfoque de apoyo a las actividades emprendedoras sin importar cuál sea la entidad encargada de las pymes", dice La Torre.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook