Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA NO ESTÁ SOLO

Empresarios apoyan exonerar de impuestos las gratificaciones

ÁDEX, CCL y SNI están a favor de que la autógrafa de ley sea promulgada. Tributarista se opone a la norma, pues sostiene que beneficiará a pocos

Por Gino Piaggio

Resulta que, así como el Congreso, diversos gremios empresariales consideran que la autógrafa de ley que exonera de tributos, aportes, contribuciones y descuentos tanto las gratificaciones de julio y como las de diciembre es favorable para el país, debido a que incrementaría la demanda interna, crearía más puestos de trabajo y aumentaría los ingresos de los trabajadores.

Según el presidente de la Asociación de Exportadores del Perú (ÁDEX), José Luis Silva, "la promulgación de dicha norma originaría que los ciudadanos cuenten con mayor disponibilidad de dinero, lo que se traduciría en un mayor consumo y pago de impuestos".

Agregó que la autógrafa de ley coincidía con el plan anticrisis, lo que permitiría que la demanda interna se mantuviera y nuestra economía se dinamizara.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Peter Anders, también estuvo a favor de exonerar de impuestos y otros descuentos las gratificaciones de Fiestas Patrias y de Navidad, al resaltar que dicha medida serviría para reducir los sobrecostos laborales y por lo tanto favorecería la generación de más empleo.

Del mismo modo, el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Eduardo Farah, manifestó su acuerdo con la citada autógrafa de ley.

Sin embargo, hizo una acotación: al haberse generado todo un lío institucional con esta propuesta del Congreso, sugirió que los impuestos a las gratificaciones fueran reducidos mensualmente en una doceava parte, a fin de que el Sistema Nacional de Pensiones (SNP) y Essalud no se vieran afectados por una reducción abrupta de ingresos.

"Los empresarios realizan un flujo de caja en función de 14 sueldos, incluyendo las gratificaciones de julio y diciembre. Yo, cuando calculo mis gratificaciones, de enero a diciembre le pongo un doceavo más a todos los meses, de tal manera que tengo dentro de mis costos un colchoncito. Eso reduce el desbalance que normalmente se tiene en julio y diciembre, y hará que la porción que el Estado deja de recibir ya no sea tan grande", comentó.

BUENA IDEA MAL PRESENTADA
Quien también estuvo a favor de exonerar de impuestos y otros descuentos las gratificaciones fue el decano de Economía de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), Daniel Córdova.

Según el economista, reducir las cargas al trabajo es lo más sensato en cualquier coyuntura; mientras que gravar la generación de empleo es un sinsentido. "Si el costo de emplear formalmente es menor, habrá menos informalidad y los trabajadores recibirán más efectivo para hacer con él lo que les venga en gana".

No obstante, indicó que la autógrafa de ley no partía de esos principios, sino que había sido improvisada y motivada por un voluntarismo populista del Congreso, para ganar adeptos entre los beneficiados.

"A pesar de ello, creo que la respuesta del Poder Ejecutivo no ha sido inteligente. La solución, desde mi punto de vista, es proponer una reducción de impuestos y contribuciones para todo el año, y no solo para las gratificaciones. Esto, como el primer paso de un proceso de reducción consistente en el tiempo", opinó.

Sin embargo, Córdova considera que lo que él propone requeriría de una reforma radical que "este Gobierno, demasiado preocupado en mostrar seriedad económica con ministros de Economía sin visión, ha demostrado no ser capaz de hacer".

En contra de su promulgación
A diferencia de los gremios empresariales y de Daniel Córdova, el tributarista Humberto Medrano afirmó que el Gobierno hacía bien en no promulgar la autógrafa de ley que exonera de tributos, aportes, contribuciones y descuentos las gratificaciones de julio y diciembre, debido a que --según él-- sería más perjudicial que beneficiosa.

"En primer lugar, recordemos que la Constitución establece que, tratándose de tributos de periodicidad anual, las leyes rigen a partir del 1 de enero del año siguiente. Entonces, si esta discusión no concluye antes del 1 de enero del 2009, en la hipótesis que se decida promulgar la norma, esta funcionará a partir del 2010", explicó.

También indicó que el tema se vinculaba con la desfinanciación, pues se habla de reducir las contribuciones sociales, lo que podría ocasionar un forado en el presupuesto.

"Por último, la autógrafa de ley se centra en la gente que se encuentra en planilla. No es desdeñable, pero se trata de una pequeña porción", dijo.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook