Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
ENTIDADES FINANCIERAS DE EE.UU. AL BORDE DEL DESCALABRO

Caída del banco Lehman Brothers provoca crisis de dimensiones globales

Afirman que el impacto en la región se dará por menores exportaciones. El Perú estaría bien preparado para enfrentar una desaceleración

Por Luis Davelouis Lengua

La quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, la compra --con canje de acciones incluida-- de su competidor Merrill Lynch por parte del Bank of America y los problemas de liquidez por los que atraviesa American International Group --AIG, la empresa de seguros más importante de EE.UU.-- produjeron la caída generalizada de las plazas bursátiles de todo el mundo, incluyendo las de nuestra región. La crisis parece ser, en efecto, peor de lo que se esperaba.

El índice S&P 500, que reune las acciones de las empresas más importantes de EE.UU., cayó 4,71%, el peor retroceso en un solo día desde los atentados del 11 de setiembre del 2001. Los índices financiero y de energía de la bolsa de Nueva York cayeron 8,41% y 6,59% respectivamente. Los precios de las materias primas se desplomaron. El petróleo cerró en US$95,71 ante las expectativas de un menor crecimiento mundial.

En medio de la crisis, la Reserva Federal de EE.UU. decide hoy si baja las tasas de interés.

¿CÓMO AFECTA A LA REGIÓN?
Los mecanismos de transmisión de los efectos de una crisis como la observada son dos, señala el economista Roberto Abusada. El primero es una fuga masiva de capitales que --explica-- no sería un problema que enfrente el Perú. El segundo es un descenso brusco de los ingresos fiscales por el deterioro de los términos de intercambio: al caer los precios de las materias primas que exportamos, se reducen los márgenes de utilidades de las empresas mineras que, por ello, deberán pagar menos Impuesto a la Renta (el 30% de las utilidades), afectando así los ingresos fiscales.

Además, una desaceleración implicará una reducción drástica de la demanda en los países de destino de las exportaciones no tradicionales, como textiles y agroindustria. Nuevamente, como sostiene Abusada, el problema lo sentirán más los productores de textiles que los de agroindustria: "una alcachofa, un espárrago o un tangelo son productos que se dirigen a un mercado de lujo que no será afectado de manera importante", afirma.

DESDE AFUERA Y ADENTRO
Para el analista de Morgan Stanley, Boris Segura, si bien la situación puede agravarse en el entorno internacional, la situación del Perú es bastante más cómoda y fuerte que durante episodios de crisis anteriores. "No me cabe duda de que va a haber un impacto en el Perú, pero estoy seguro de que este será moderado pues, estructuralmente, el Perú es uno de los países de la región que mejor ha hecho su tarea", explica.

Como otros analistas, piensa que el efecto se verá en una desaceleración moderada del crecimiento, que vendrá acompañada de un debilitamiento de la moneda y una política monetaria más restrictiva para combatir la inflación.

El gerente de inversiones de Profuturo AFP, Eduardo Herrera, opina que el mercado bursátil de alguna manera ya tenía descontada la caída de algunos bancos a raíz de la crisis hipotecaria. "La única pregunta era qué bancos caerán, y ya se definió", afirma. Reconoce que hay un problema potencial terrible y que la situación en EE.UU. revela que "la regulación (allí) no existía".

Para el presidente del Grupo Privado de Inversiones (GPI), Luis Felipe Arizmendi, potencialmente existe un problema de magnitudes semejantes a la crisis de 1929 si es que no se tiene la cautela y frialdad necesarias para manejarse. "Hay que inyectar liquidez, bajar las tasas y animar a los inversionistas a invertir donde hay valor", sostuvo.

Webb: "Colapsó la burbuja financiera"
Para el economista Richard Webb, consultor de El Comercio, nadie sabe cuál será la magnitud ni los efectos particulares del "colapso de la burbuja financiera estadounidense". Según indica: "Si repasamos las sucesivas declaraciones del último año a partir de las primeras campanadas, podríamos afirmar que las pérdidas serán varias veces mayores que cualquier cifra emitida por las autoridades o por los banqueros involucrados".

El economista sostuvo que otra consecuencia de la crisis es el duro golpe recibido por la ideología que objeta la intervención del Estado. "Abierta o veladamente el Gobierno de Estados Unidos ha decidido aceptar un gigantesco costo para cubrir las pérdidas financieras, esperando minimizar la crisis". Según indicó, "la pregunta clave para el Perú es cuán grande será el impacto recesivo de ese colapso financiero en nuestros mercados de exportación, incluyendo el turismo" y alertó que las olas llegarán a Europa y Asia.

"Además, las recesiones en el norte suelen afectar la inversión extranjera, y en esta oportunidad, probablemente afecten las remesas de peruanos residentes afuera", dijo. Concluyó que, para estar preparados, es un buen momento para el alza del dólar.

Por su parte, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz dijo que la crisis financiera será menos grave que la 1929, porque el mundo dispone de herramientas de política monetaria y fiscal para evitar otra gran depresión, aunque alertó contra un "exceso de confianza" en el sistema.

Para Stiglitz, la situación en los mercados financieros y en el mercado inmobiliario seguirá deteriorándose, pero la globalización desempeñará un papel amortiguador.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook