• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Presa de Tinajones alcanza su máximo nivel histórico en Lambayeque

8:21 | Reservas de agua permiten asegurar la campaña agrícola 2008-2009. El aforo no representa peligro para infraestructura de la represa

Por Wilfredo Sandoval Bayona

Los 25 mil usuarios de Tinajones no desean recordar nunca más marzo del 2007. Aquella temporada marcó la muerte de muchos de sus cultivos debido a que el reservorio apenas llegó a almacenar veinte millones de metros cúbicos de agua.

Eran momentos en que los suelos se resquebrajan por falta del líquido. Tinajones tuvo que ser cerrado, y ante la falta de agua, parte de la tasa hídrica se convirtió en zona de pastoreo.

La desesperación empezó a cundir entre los agricultores de la Junta de Usuarios del Distrito de Riego del Valle Chancay-Lambayeque, porque el Senamhi pronosticó un año seco y, a medida que transcurrían los meses, el calendario agrícola se transformó en un drama, hasta convertirse en extremadamente seco.

Parecía que todo estaba perdido. Sin embargo, Dios desde lo alto empezó a gestar el milagro, y durante los primeros meses del 2008 envió lluvias que incrementaron los caudales de los ríos cajamarquinos, que aumentaron el nivel del río Chancay-Lambayeque, principal sistema del que se nutre Tinajones.

Entusiasmados por la gran cantidad de agua que se iba almacenando, los hombres y las mujeres del campo pasearon a su santo patrono, San Isidro Labrador, en el corazón del inmenso espejo de agua, ubicado en el distrito de Chongoyape. En ese entonces, todo era felicidad porque el reservorio había superado los 290 millones de metros cúbicos.

Lo mejor estaba por ocurrir. Las lluvias en la sierra de Chota y Santa Cruz eran persistentes y por ese motivo el nivel del agua siguió subiendo hasta el 17 de abril del 2008, en que alcanzó 331'550.000 metros cúbicos, considerado un verdadero récord nunca antes registrado en el reservorio durante sus 40 años de funcionamiento.

En Lambayeque esto tiene un especial significado, ya que es la primera vez que Tinajones durante casi dos meses está al tope de su capacidad y porque asegura el inicio de la campaña agrícola 2008-2009, según el presidente de la Junta de Usuarios del Valle Chancay-Lambayeque, Genaro Vera Roalcaba.

El representante de los agricultores trata de tomar las cosas con calma, pues sabe que para asegurar por completo la campaña del próximo año es necesario que siga lloviendo en las zonas altas de Cajamarca, con lo cual se asegurará el riego de unas 70.000 hectáreas de arroz, caña de azúcar, maíz y algodón.

Desde Lima, Genaro Vera aseguró que el nivel de agua que retiene Tinajones no significa ningún riesgo para la infraestructura de riego, la cual tras cuatro décadas de funcionamiento hoy requiere de trabajos integrales de rehabilitación.

"Hemos tenido entrevistas con el ministro de Agricultura y otros funcionarios del Estado, a los que hemos explicado el programa de rehabilitación y mejoramiento de la infraestructura de riego y drenaje del sistema hidráulico de Tinajones, para cuyas obras se requieren de aproximadamente 200 millones de soles, mencionó Vera.

CLAVES
Obra de gran beneficio

A. En marzo de 1994, el reservorio de Tinajones alcanzó uno de los niveles más altos: 324'365.000 metros cúbicos de agua.

B. Se estima que la tasa hídrica tiene acumulados 25 millones de metros cúbicos de sedimentos. Según los especialistas, esto es poco significativo dado que el sistema tiene 40 años de funcionamiento.

C. Quince comisiones de regantes dependen de Tinajones, cuyo dique principal tiene 2.400 metros de largo y 41 metros de alto. El reservorio ocupa 20 kilómetros cuadrados.

PUNTO DE VISTA
Es momento de planificar*

Las autoridades que deciden el destino del agua en Lambayeque tienen una excelente oportunidad para planificar una buena campaña agrícola. Es el momento para demostrar cómo manejan el recurso que nos ofrece la naturaleza como nunca antes había ocurrido. En primer lugar, los responsables deberían tomar en cuenta que no se debe aprobar agua para más de 30.000 hectáreas de arroz, porque esto salinizaría los suelos, con el riesgo de dejarlos inservibles dentro de algunos años. En este aspecto tienen que poner mano firme, porque muchos agricultores piensan en retomar el cultivo del cereal debido a que la productividad del algodón se desplomó, a raíz de las plagas y por un deficiente manejo técnico. Otro factor que influye en esto es que los países productores de arroz han reducido sus hectáreas para dedicarlas a los biocombustibles. La presencia de abundante agua en Tinajones es una buena señal, pero no debe desperdiciarse en el arroz, más bien debe aprovecharse el recurso en sembrar maíz amarillo duro, menestras y otros productos de agroexportación. El comité de coordinación de planes de cultivo, cuyos representantes se reunirán en las próximas 48 horas, tendrá la difícil decisión de dar buen uso a esta bendición de Dios.
*Enrique Monteza Cantos. Especialista del sector Agricultura

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com