• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Mina de hierro más grande del Perú en disputa

8:50 | Strike y D&C se acusan mutuamente de incumplir convenio de accionistas suscrito en el 2006

La minera australiana Strike tuvo que comunicar a la bolsa de su país que enfrenta un problema legal con los inversionistas con los que comparte el proyecto minero Apurímac Ferrum: las familias peruanas Dyer (a través de D&C) y Bayona (Minera Los Andes y El Pacífico -Mapsa). La disputa societaria es por el control del proyecto, que cuenta con concesiones de hierro en Cusco y Apurímac y que solo en esta última (la más explorada hasta ahora) tiene reservas para producir poco más de 20 millones de toneladas al año, casi el triple de lo que produjo Shougang Hierro Perú en el 2007.

Aunque ninguna de las partes puede dar declaraciones a la prensa, por una exigencia de los arbitrajes que han tenido que iniciarse entre ellas, fuentes vinculadas a D&C y Strike coinciden en que el problema se inició en febrero del 2007 con la adquisición que hizo Strike del 70% de Iron Associates Company, empresa a la cual la familia Bayona había transferido un 24,5% de las acciones de Apurímac Ferrum, que tenían a través de Mapsa.

Según las fuentes de D&C, el convenio de accionistas que tenían las tres compañías (y que fue firmado en noviembre del 2006 tras un litigio previo por el control de la minera) le reconocía a Strike el 0,763% del accionariado en Apurímac Ferrum (el resto lo tenían en partes iguales D&C y Mapsa) y una opción de compra hasta por el 51% de las acciones. Pero con la compra de Iron Associates, se superó ese porcentaje y, por tanto, se incumple el acuerdo (llegaría al 68,5%).

Además, reclaman en D&C, que Strike ejecutó la opción de compra y se autotransfirió las acciones sin un contrato de transferencia de por medio (actualmente tiene la gerencia general de Apurímac Ferrum). Pero esto es rechazado por Strike. A su juicio, si ellos son los compradores, el contrato era accesorio. Además --hacen hincapié--, ejecutar la opción de compra era la única salida para un problema al que no se le veía solución.

La ejecución de la opción de compra no cayó bien en D&C por lo que pidieron una investigación policial e iniciaron un proceso arbitral para determinar si Strike cumplió el acuerdo de accionistas. Su objetivo es recuperar el 49,619% original. Paralelamente, Strike ha iniciado un proceso arbitral que determine si fue válida la ejecución de la opción de compra. Ninguno de los procesos tiene árbitros aún.

SEPA MÁS
- Para D&C, el apuro de Strike por hacerse de casi el 70% del accionariado de Apurímac Ferrum era convencer al uzbeko Alisher Usmanov de ingresar al accionariado de Strike con un aporte de US$100 millones.

- Para Strike, la queja de D&C se originó en la decisión de Bayona de no venderle el 70% de Iron Associates.

- El precio del hierro al momento de la firma del convenio de accionistas era US$20 por tonelada y hoy está en casi US$60. Varias mineras han ofrecido hasta US$650 millones por el proyecto, pero le falta la licencia social.

- La opción de compra a favor de Strike establece un precio de US$34,5 millones por el 38,5% de Apurímac Ferrum.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com