• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Dirandro allanó oficina de Business Track donde se 'chuponeó' a Rómulo León y Alberto Quimper

7:22 | Está al frente de la iglesia de Las Nazarenas y sirvió para las escuchas clandestinas. Un segundo local clandestino también está en la mira de la Policía Nacional

Por Miguel Ramírez / Óscar Castilla C.
Unidad de Investigación


Miembros de la Dirección Antidrogas de la Policía (Dirandro) y del Ministerio Público dieron un nuevo golpe contra la mafia de la interceptación telefónica. La noche del martes pasado descubrieron y allanaron un puesto de escucha clandestino que era utilizado por los operadores de la cuestionada empresa Business Track S.A.C. (BTR), dos de los cuales eran agentes en actividad de la Dirección de Inteligencia de la Marina (Dintemar). Según las primeras indagaciones, este puesto de escucha secreto e ilegal, ubicado en un pequeño departamento del piso diez de la avenida Tacna 435 (al frente de la iglesia de Las Nazarenas), lo usaba BTR para 'chuponear' a los protagonistas de los 'petroaudios', así como otros objetivos ubicados en el Centro de Lima.

Fuentes confiables dijeron que, desde este centro de escucha se habría grabado parte de los comprometedores diálogos que tuvieron los ahora procesados Rómulo León Alegría y Alberto Quimper después de interceptar la línea telefónica que el segundo tenía en su oficina del Paseo de la República, muy cerca del Palacio de Justicia.

Las fuentes refirieron que, cuando los policías llegaron a la oficina de la avenida Tacna, no encontraron todo el material y los equipos que esperaban descubrir, tal como ocurrió durante los allanamientos del pasado jueves 8. Sin embargo, sí hallaron un objeto especial: una computadora marca Dell equipada con un software especial para la interceptación. Al parecer, los encargados de este local de BTR (que grababa los diálogos de Quimper y León) estaban alertados de la operación policial.

La Dirandro también está detrás de un centro de escucha en Surquillo que sirvió para 'chuponear' a León Alegría, que tenía su oficina en la cuadra seis de la avenida 28 de Julio, en Miraflores.

Un hallazgo como este, en la avenida Tacna, no ocurría desde que se desactivaron los puestos de escucha que Vladimiro Montesinos sembró durante los años 90 en toda Lima.

JUEZ LEVANTA SECRETO
En tanto, anoche se conoció que Edwin Yalico Contreras, encargado del Juzgado Penal 15 de Lima, había ordenado el levantamiento del secreto de las comunicaciones de los seis detenidos hace una semana. Esto abre la posibilidad de que la Policía Antidrogas y la fiscalía contra el crimen organizado puedan acceder a la información que haya quedado grabada en los 25 discos duros que se les incautó a los integrantes de BTR.

Los fiscales y policías también podrán revisar la valiosa información que está dentro de cualquier otro de los soportes informáticos que se descubrieron.

Se desconocen los motivos que tuvo el juez Yalico para demorar la autorización.

Es prematuro establecer que en los 25 discos duros esté toda la información comprometedora de violación de las comunicaciones en que habría incurrido BTR. Puede haber más información en otros equipos que falta descubrir, por lo que es necesario ampliar las investigaciones.

Investigan nexos ilícitos en Telefónica
Los fiscales y los agentes antidrogas también investigan los contactos que tenían los 'chuponeadores' en el interior de la empresa Telefónica del Perú. Según los primeros indicios, antes de realizar el trabajo de 'chuponeo', los interceptadores debían conocer el lugar y la ubicación de la línea de los teléfonos fijos que querían 'pinchar' (intervenir) para grabar las conversaciones de sus objetivos.

Tanto el colaborador eficaz número 000917 como el oficial de mar Martín Fernández Virhuez han coincidido en declarar que esa información clave (sobre los teléfonos de Rómulo León Alegría y Alberto Quimper) les fue entregada por unos 'contactos' que estaban relacionados con esa empresa. Incluso habrían proporcionado los nombres y apelativos de dos de ellos.

Una fuente que participa en la investigación dijo a este Diario que ningún directivo de Telefónica estaba comprometido o había sido aludido en este caso, pero sí lo estarían mandos medios o algunos miembros de las empresas privadas que prestan servicios a esta compañía.

Los mismos colaboradores han confesado que por la información de cada línea les pagaban a sus contactos 500 dólares. Contaron que su jefe, Elías Ponce Feijoo, les entregaba 900 dólares para pagar por ese servicio, pero ellos solo pagaban 500 y se quedaban con 400.

Según las indagaciones, una vez que obtuvieron la información sobre la ubicación de las líneas telefónicas de Quimper y de León, los 'chuponeadores' alquilaron locales cercanos a las oficinas de ambos para poder grabar sus conversaciones.

SEPA MÁS
Se espera la denuncia fiscal

- La fiscalía contra el crimen organizado deberá formular denuncia penal en los próximos días en contra de los seis detenidos el pasado jueves 8. Se supo que lo haría, en principio, por los delitos de asociación ilícita para delinquir e interceptación telefónica.
- Una vez que esto ocurra, la denuncia fiscal será derivada a un juzgado penal de turno, que deberá decidir si abre proceso en contra de los inculpados por 'chuponeo'.
- Está por verse la situación jurídica de las dos personas que se acogieron a la figura de la colaboración eficaz: el oficial de mar Martín Fernández Virhuez y el civil de clave 000917, quienes ahora están bajo la tutela de la Dirandro.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com