Negocios

Mary Kay Ash: 8 consejos para tener éxito en los negocios

La fundadora de cosméticos Mary Kay empezó desde abajo como vendedora. Estas son sus 8 lecciones para alcanzar el éxito

Mary Kay Ash: 8 consejos para tener éxito en los negocios

Mary Kay Ash introdujo en el sector el congreso de mujeres asesoras, en el que se regalaba un coche de lujo a las mejores vendedoras.

A fines del siglo XIX, en Nueva York, David McConnell, un vendedor de libros puerta por puerta, empezó a regalar un perfume con cada colección de enciclopedias que vendía. Al ver el interés que despertaban las fragancias en las mujeres, fundó en 1886 la empresa California Perfume Co. Hoy, esta empresa se llama AVON, y posee más de 6 millones de vendedoras en 140 países. En la primera mitad del siglo XX, muchas empresas imitaron el modelo de venta multinivel de McConnell, como Tupperware, Nutrilite, Amway, Vorwerk y Stanley Home Products, basado en una red de vendedoras independientes. En 1945, después de separarse de su esposo, Mary Kay Ash ingresó al sistema de ventas de Stanley Home Products, convirtiéndose en una de las vendedoras más rentables de la firma. No obstante, al ver que los varones ascendían sin importar el valor que aportaban a la empresa, se retiró en 1963 para fundar su propia empresa.

Así nació la empresa de cosméticos Mary Kay. Además de reunir una importante red de vendedoras en Dallas, Texas, pronto empezó a ganar notoriedad en el resto de los Estados Unidos. A diferencia de sus antecesoras en venta multinivel, Mary Kay introdujo una nueva técnica para motivar a las vendedoras: “El seminario”. Concebido como un congreso para reunir a las mejoras vendedoras, “El seminario” se desarrollaba durante una semana en un hotel lujoso de la localidad. Además de los concursos, regalos y premiaciones, el plato fuerte era la charla motivacional de Mary Kay. Aunque el momento estelar siempre era la entrega del premio del premio más importante: el Cadillac color rosa, tal como el que manejaba la misma Mary Kay. Sin embargo, desde 2014, la marca eligió un moderno BMW 320i en reemplazo del Cadillac como su nuevo coche emblema.

 

LECCIONES PARA EL ÉXITO

“Hay dos cosas que la gente quiere más que el sexo y el dinero, el reconocimiento y la alabanza”, decía Mary Kay Ash, la emprendedora detrás de la marca. Esta frase, simple pero contundente, sintetizó los anhelos de una generación de amas de casa que soñó con dejar el delantal en el perchero para convertirse en una mujer empresaria. El llavero del Cadillac que podían ganar si se esmeraban por vender más, no solo representaba el vehículo al que podrían acceder, sino que simbolizaba tener el control: conducir su vida con absoluta independencia. Segura de sí misma, exitosa e inconformista, Mary Kay Ash cambió las reglas del negocio de la venta de cosméticos para siempre, inspirando a otros empresarios en otras latitudes, como los hermanos Fernando y Eduardo Belmont, propietarios de las empresas Yanbal y Belcorp, respectivamente.

Estas son sus 8 lecciones de negocios para lograr el éxito según su propio legado

1) No aceptar menos de lo que uno es.

2) Motivar al equipo no tiene precio.

3) Fidelizar al cliente a cada minuto.

4) Ser un ejemplo para el equipo sin importar la jerarquía.

5) Tratar a todos los empleados con el mismo trato y respeto.

6) Dar aumentos es importante pero solo a los que se lo merecen.

7) Dejar de pensar un minuto en la rentabilidad para enfocarse en las ventas.

8) Si no eres el líder del mercado compórtate como si lo fueras hasta que lo logres.

¿Qué consejo se adapta mejor a su entorno de negocio?

Tags relacionados

Espacio Patrocinado