05

Los rezagos del ‘pensamiento
Gonzalo’

inicio

El frente político de
fachada

POR RENÉ ZUBIETA

El Movadef representa actualmente el remanente político más claro de Sendero Luminoso y Abimael Guzmán.

“…Si uno muere, esto queda en los demás, y eso nunca se va a borrar”, dijo Abimael Guzmán —señalándose a la sien con el dedo índice derecho— mientras tenía al frente al general PNP Ketín Vidal, entonces jefe de la Dircote, uno de sus captores aquel 12 de setiembre de 1992.

Guzmán se refería a sus ideas. La permanencia de estas —volcadas en el despiadado, personalista y totalitario ‘pensamiento Gonzalo’— ha significado una constante alerta en los últimos 25 años para las autoridades. Una posible amenaza que actualmente se ve reflejada en el llamado Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef).

Los objetivos de esta organización se relacionan con el discurso pro ‘acuerdo de paz’ y de solución política vía la amnistía que planteó el genocida Guzmán tras su captura en 1992. Sin embargo, el Movadef y sus representantes —Alfredo Crespo y Manuel Fajardo, abogados del cabecilla terrorista, entre otros— no han marcado distancia de Sendero y por ello el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) rechazó en el 2011 su inscripción como partido político.

Alfredo Crespo y Manuel Fajardo, abogados de Abimael Guzmán y las caras más visibles del Movadef. Foto: Archivo El Comercio

Las evidencias fueron claras. En el expediente presentado al JNE, el estatuto del Movadef consignaba ser un “frente único que se guía por el marxismo-leninismo-maoísmo, ‘pensamiento ‘Gonzalo’”. Asimismo, si bien la organización fue fundada en noviembre del 2009, un año antes ya se habían establecido sus lineamientos iniciales mediante el denominado “Plan de construcción del partido”. En ese documento incautado a Sendero Luminoso se planteó como parte del “trabajo de masas” participar en movimientos que involucren a “mujeres, jóvenes y maestros y sentando bases en obreros, campesinos y barrios”.

¿Representa toda esa movilización un peligro en la actualidad? Para el general PNP en retiro Héctor Jhon Caro, jefe de la Dircote entre 1990 y 1991, el país definitivamente aún está ante una amenaza a la democracia, por lo que las autoridades deben permanecer atentas. “El Movadef es un Sendero Luminoso eminentemente terrorista, pero que ahora se disfraza y pone otro atuendo para acercarse a las instituciones y poder legalizar su situación, y seguir con la lucha del ‘pensamiento Gonzalo’”, comentó a El Comercio.

Los objetivos de esta organización se relacionan con el discurso pro ‘acuerdo de paz’ y de solución política vía la amnistía que planteó el genocida Guzmán tras su captura en 1992. Sin embargo, el Movadef y sus representantes —Alfredo Crespo y Manuel Fajardo, abogados del cabecilla terrorista, entre otros— no han marcado distancia de Sendero y por ello el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) rechazó en el 2011 su inscripción como partido político.

El procurador antiterrorismo Milko Ruiz indica que la captura de Abimael Guzmán fue un golpe letal para Sendero en 1992 y logró que la ola de crímenes disminuyera, pero no ha significado un fin definitivo de la organización terrorista. “Simplemente lo que quiere hacer ahora es mutar, cambiar su mecanismo por el cual quiere llegar al poder. Y ahora lo quiere hacer con engaños, haciéndole ver a la población que ellos respetan el régimen democrático, hecho que obviamente estamos seguros de que no es así, y que ellos más bien tratan de engañar”, manifestó a este Diario.

¿Cómo prevenir? Dynnik Asencios, antropólogo y magíster en Sociología, resaltó la importancia del fortalecimiento de los partidos políticos y un trabajo serio desde distintas bases, como en las universidades y medios de comunicación, principalmente dirigido a los jóvenes. “El ‘pensamiento Gonzalo’ está ahí. Pero mientras existan carencias de parte del Estado y los partidos, siempre va a tener siquiera un pequeño auditorio”, expresó. El también investigador del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) apuntó además que si bien el movimiento puede tener presencia mínima en universidades nacionales, también es cierto que discursos radicales tendrán un público mientras existan serias desigualdades sociales.

Venta del pasquín del Movadef en la Universidad San Marcos, setiembre del 2016. Foto: Movadef / Facebook

Proceso clave

Entre los 23 procesos que involucran al Movadef, desde el Ministerio del Interior y la procuraduría antiterrorismo se contempla uno clave: el referido a la operación Perseo. El caso data del 2014 y está pendiente la formalización de la acusación fiscal.

El expediente se encuentra desde el 6 de marzo en la Tercera Fiscalía Superior Penal Nacional, cuyo titular es Luis Landa Burgos. Involucra a 43 personas, incluidos Abimael Guzmán, Elena Yparraguirre, Alfredo Crespo y Manuel Fajardo.

Fuentes de El Comercio indicaron que en dos o tres meses o incluso “antes de noviembre” ya estaría lista la acusación que permitirá dar paso al juicio oral. La investigación comprende los presuntos delitos de filiación al terrorismo y narcotráfico.

Según las pesquisas, el Movadef fue financiado con dinero proveniente de esa actividad ilegal a través de Florindo Flores Hala ‘Artemio’, ex cabecilla de Sendero Luminoso en el Huallaga y sentenciado en el 2013 a cadena perpetua por terrorismo, narcotráfico y lavado de activos. Para el Mininter y la procuraduría, una sentencia que confirme que el Movadef es parte de Sendero y fue financiado con dinero del narcotráfico del Huallaga permitiría declarar la ilegalidad de la organización.

Miembros del Movadef participaron en una marcha por el Centro de Lima el 1 de mayo del 2017. Foto: Archivo El Comercio

“Nuestra tesis es que el Movadef ha sido creado por Abimael Guzmán y la cúpula para ingresar al cauce democrático. Por tanto, es parte de una organización terrorista, por lo que quien es integrante del Movadef es terrorista. Pero necesitamos una sentencia para eso”, dijo Milko Ruiz.

El más reciente intento del Movadef por ingresar a la política fue a través de su entidad de fachada denominada Frente de Unidad de Defensa del Pueblo Peruano (Fudepp). El JNE rechazó su inscripción en septiembre del 2009.

Pese a ambos rechazos, el Movadef y el Fudepp tienen presencia activa en las redes sociales e incluso bases en universidades, como San Marcos.

Con el Fudepp, el Movadef intentó nuevamente ingresar al sistema político. Miembros del Movadef participaron en una marcha por el Centro de Lima el 1 de mayo del 2017. Foto: Archivo El Comercio

“Nuestra tesis es que el Movadef ha sido creado por Abimael Guzmán y la cúpula para ingresar al cauce democrático. Por tanto, es parte de una organización terrorista, por lo que quien es integrante del Movadef es terrorista. Pero necesitamos una sentencia para eso”, dijo el procurador antiterrorismo Milko Ruiz.

Alguna cifras

300.000
firmas recolectadas

por al menos 3.750 militantes presentó en el 2011 el Movadef,cuando intentó inscribirse ante el JNE. El ente electoral validó 164.667.

23 investigaciones

se encuentran abiertas a dirigentes o integrantes del movimiento en las fiscalías supraprovinciales.

34 colectivos

de corte senderista ha identificado el Ministerio del Interior, los cuales tienen presencia en movimientos de docentes, femeninos, estudiantiles, obreros y culturales.

90% del Movadef

está conformado por terroristas encarcelados e hijos o parientes de terroristas, según la procuraduría anticorrupción.

¿Por qué no se
ha logrado derrotar
a Sendero Luminoso
en el Vraem?

POR ROGER HERNÁNDEZ

La alianza entre grupos armados y el narcotráfico ha permitido la subsistencia de ambos, a pesar del esfuerzo de las fuerzas del orden por combatirlos.

Aunque la expectativa por derrotar definitivamente al terrorismo ha sido alta y las intenciones por alcanzar dicha meta han sido profusas, las cifras y la realidad apuntan hacia otro lado, más específicamente al valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem). Esta zona geopolítica que comprende las regiones Cusco, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Junín se convirtió, tras la caída de Abimael Guzmán en 1992, en la guarida de los remanentes de Sendero Luminoso (SL), que no tardaron en aprovechar la naturaleza agreste de la selva montañosa a su favor.

Con sus principales cabecillas en prisión o muertos por enfrentamientos con las fuerzas del orden, los años posteriores a la captura de Guzmán devinieron en un desmoronamiento de la estructura política y militar de Sendero Luminoso, lo cual ocasionó rupturas y divisiones al interior de sus columnas.

En el área del Vraem, sin embargo, algunos remanentes materializaron –progresivamente- buenas relaciones con el narcotráfico, quedando de lado, para algunos cabecillas, la ideología marxista, leninista y maoísta que promovió sanguinariamente el ‘pensamiento Gonzalo’. Teniendo como enemigo común al Estado Peruano, las huestes terroristas y los narcotraficantes crearon un vínculo simbiótico, independientemente de sus finalidades. La Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) sostuvo en mayo del 2017 que en el Vraem se elaboran aproximadamente 300 toneladas de cocaína al año. El 74% de la cocaína que se produce en el Perú, por tanto, provendría de la mencionada zona.

Asimismo, según la Dirección contra el Terrorismo (Dircote), los principales remanentes del senderismo, encabezados actualmente por Víctor Quispe Palomino ‘José’ y Jorge Quispe Palomino ‘Raúl’, cobran cupos a las mafias que sacan droga por vía aérea o terrestre. A cambio, hacen pistas clandestinas para avionetas, brindan seguridad a miembros de carteles, protegen a los ‘mochileros’ –personas encargadas de trasladar la droga en mochilas- y, cuando desean recibir más dinero, transportan la droga ellos mismos. ¿Por qué no se ha logrado derrotar a estos remanentes?.

Víctor Quispe Palomino ‘José’ (en la imagen) y Jorge Quispe Palomino 'Raúl', cabecillas de Sendero Luminoso en el Vraem, son los terroristas más buscados en la actualidad.

La Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) sostuvo en mayo del 2017 que en el Vraem se elaboran aproximadamente 300 toneladas de cocaína al año. El 74% de la cocaína que se produce en el Perú, por tanto, provendría de la mencionada zona.

Golpe en el Vraem. En el 2013, el terrorista Marco Antonio Quispe Palomino 'Gabriel', el cuarto en el mando de los remanentes de Sendero Luminoso en el valle, fue abatido por las fuerzas policiales y militares. Foto: Sebastián Castañeda/ Archivo El Comercio

En diálogo con este Diario, el ex ministro del Interior Fernando Rospigliosi estimó que el terrorismo está derrotado y que lo que hay en la zona del Vraem son “grupos minúsculos que subsisten gracias al narcotráfico”. “El problema de derrotarlos es que esta es una zona muy agreste, esta gente está ahí hace más de 30 años y conoce muy bien el lugar. Ellos viven básicamente del narcotráfico, pero ya no representan un peligro fuera de esa zona. No tienen posibilidad de expandirse”, consideró

Según sostuvo el sociólogo, no son necesarias tantas bases militares como sí lo son las labores de inteligencia policial que han logrado, a lo largo de estos 25 años, sucesivos golpes contra grupos armados. “No hay que enfrentarlos con batallones. Las derrotas que se han sufrido han sido por falta de inteligencia. Cuando se acaba con los cabecillas, se desarticula el grupo, y eso ya se ha visto antes con las caídas de 'Alipio' [Alejandro Borda Casafranca] y 'Gabriel' [Marco Antonio Quispe Palomino]. No entiendo por qué no se ha seguido apostando por esa estrategia”, acotó.

El analista político Carlos Tapia coincidió con Rospigliosi respecto a la naturaleza de los grupos que aún residen en el Vraem, pues lo importante para Sendero Luminoso siempre fue “la ideología y el partido”, por lo que hoy hace apuestas políticas como el Movadef o el Fudepp. Sin embargo, criticó que la estrategia para combatir a los remanentes armados del senderismo conciba que se capture antes a los Quispe Palomino.

“Yo he escuchado a ex miembros de la Dircote decir que si se siguieran empleando la mismas tácticas que el GEIN, ya hubiéramos agarrado a los Quispe Palomino. Las Fuerzas Armadas están en el Vraem desde hace mucho, ¿entonces por qué no ha logrado desarticular al narcotráfico? Ahora, la teoría que se utiliza es errada. Dicen que no podemos erradicar toda la coca porque los campesinos se van a pasar del lado de los Quispe Palomino, pero ese es un argumento interesado”, destacó.

ZONA DE CONFLICTO

¿Por qué no se ha logrado derrotar a los remanentes del terrorismo en el Vraem?

Otros factores

La estrategia desplegada para derrotar al narcoterrorismo también permanece bajo los reflectores. Para el ex presidente de la Sala Nacional Antiterrorista Marcos Ibazeta, se viene librando un combate “errático sin ningún plan coherente”.

Para argumentar su posición, precisó que en algunas ocasiones los gobiernos han utilizado estadísticas inadecuadas o desfasadas. También apuntó que los planes de diversificación productiva no han generado los resultados esperados.

“Se dice que hay zonas donde se dejó de sembrar coca para darle lugar al cacao o la palmera pero no nos percatamos de que en otro lado han vuelto a sembrar coca. Más allá de si hay remanentes o no, se tiene que pensar también cómo ha sido el tratamiento en el Huallaga y en toda la zona central desde San Martín hasta Ucayali. Se ha pretendido cambiar el cultivo de coca por alternativos. Se fracasó con la palmera. La gente invirtió su dinero y el Estado se desapareció y los dejaron quebrados. Eso ocasionó que volvieran a sembrar coca en otro lado, ya no en las mismas zonas. Esto no debe suceder”, manifestó.

A inicios de agosto, el ministro de Defensa, Jorge Nieto, visitó en el hospital militar a dos miembros del Ejército que resultaron heridos durante un enfrentamiento con terroristas en el Vraem. Foto: Ministerio de Defensa

Del mismo modo, Ibazeta mencionó que si el Estado no lucha por mejorar las condiciones de vida de los residentes del Vraem, “la batalla seguirá siendo complicada”. “En el Vraem no tenemos ni infraestructura vial ni energía potente ni proponemos nada alternativo. Si el Estado no hace nada, ¿cómo va a hacerle frente a la ideología que se impregna por un estado de necesidad frente a un mercado que no le es favorable? La gente podría dejar fácilmente la ideología de SL si le ponemos infraestructura, energía y le facilitamos un mercado”, señaló.

Por su parte, el ex ministro de Defensa Daniel Mora mencionó a El Comercio que enfrentar frontalmente a los remanentes terroristas en el Vraem “no es posible”, pues “es como buscar una aguja en un pajar”. “Lo que sí es posible es desarrollar una mejor presencia del Estado con todos sus organismos. El Perú no ha ocupado todo su territorio y no basta con solo tener nuestro territorio, tenemos que poseerlo”, comentó. Para Mora, aunque los problemas ocasionados por el terrorismo no sean recientes, la escasa ausencia del Estado en zonas precarias sí es culpa y responsabilidad de diferentes gestiones, además de los esfuerzos ineficaces por reducir las brechas económicas y sociales que hay entre el Perú urbano y el rural.

“Para el Vraem tenemos una economía de mercado que ni siquiera explicamos. El desarrollo tiene que llegar a todos. Si no hay eso, habrá más penuria, reclamos y resentimiento, y ese es el verdadero caldo de cultivo para SL y las aventuras”, advirtió.