16 de septiembre del 2014 15 °C

Conoce cómo se celebra Semana Santa en los países de Centro y Sudamérica

Las procesiones y celebraciones religiosas atraen a miles de turistas. La gastronomía también cobra un papel importante en estas fechas

La Semana Santa se vive con intensidad en varios países de América donde además de las procesiones y celebraciones religiosas, la gastronomía cobra gran protagonismo en estas fechas en las que millones de personas también aprovechan para el ocio y el turismo.

Penitentes, pasos, vía crucis, y nazarenos llenan las calles de todo el mundo católico en esta importante festividad religiosa en la que se rememora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

PEREGRINACIÓN EN LAS ALTURAS
Una de las costumbres bolivianas más destacadas es la peregrinación al Santuario de Copacabana, en la que miles de católicos, como demostración de su fe, recorren 156 kilómetros desde La Paz hacia ese lugar, situado a orillas del lago Titicaca.

En Viernes Santo, en las áreas rurales bolivianas, sobre todo en el Altiplano y los valles, se tiene la creencia de que, como Dios ha muerto y no puede ver lo que ocurre en el mundo, no es pecado hacer pequeños hurtos de productos agrícolas (fruta o papas).

La Semana Santa en Ecuador es sinónimo de procesión y fanesca. En Quito, el Viernes Santo se celebra la procesión “Jesús del Gran Poder” y la “Virgen María”, en la que una multitud traslada esas pesadas figuras protegidas en urnas de cristal, por varias calles del casco colonial de la capital.

La elaboración de la fanesca, que deja atrás el ayuno de la Cuaresma, es otra de las tradiciones. El potaje se elabora con diferentes clases de maíz, altramuces, lenteja, frejol, leche, queso, huevos, calabaza, trozos de bacalao seco, en una sopa espesa que se adorna con pequeñas empanadas y plátano.

VIAJE AL INTERIOR
En Venezuela, una de las tradiciones más pintorescas es la quema de Judas el Domingo de Resurrección. Otra, ya menos difundida, dio vida a una expresión muy popular: “más buscado que palito de romero”, y se refiere a que los Viernes Santos se acostumbraba a buscar siete palitos de romero con la creencia de que tienen la propiedad de alejar los rayos y las centellas.

En Paraguay, país católico de arraigada religiosidad, Asunción queda casi desierta, pues es tradicional viajar al interior para pasar estas fechas en familia. El Jueves Santo, la familia reunida cocina en el “tatakuá” (horno de barro, en guaraní) la carne y la sopa que consumirán en la “karú guasú” (última cena), así como la chipá, una torta a base de almidón, leche, queso, huevos, aceite y sal que será su único alimento durante el ayuno de Viernes Santo.

AYACUCHO, FERVOR CATÒLICO
Las procesiones más multitudinarias en el Perú discurren por Ayacucho, en el sur del país. A estas andas se le rinden cantos en lengua quechua y, entre ellas, destaca la del Cristo resucitado, una de las más grandes en cera de Latinoamérica.

Los limeños suelen recorrer en Jueves Santo las siete principales iglesias del centro histórico, y el cerro San Cristóbal, en la otra ribera del río Rímac, es el escenario de una representación del ‘vía crucis’.

ALFOMBRAS DE FLORES, EXPRESIÓN MULTICOLOR
En Centroamérica, son famosas las alfombras de flores con las que se adornan las calles en Guatemala, El Salvador y Honduras, donde los más creyentes acuden a los principales actos religiosos, mientras otros prefieren ir junto a sus familias a las playas.

En Guatemala, la tradición es comer bacalao a la vizcaína, pescado seco rebozado, curtidos de vegetales, refresco de suchiles, el cual se prepara con el fermento de la cascara de la piña, maíz, jengibre y panela, así como torrejas.

El plato más representativo en Costa Rica es la miel de chiverre, una conserva típica. El chiverre es una fruta parecida a la calabaza, grande y de corteza muy gruesa y dura.

En Panamá son tradicionales las procesiones con las imágenes de la Virgen, de San Pedro, Santiago y San Juan, principalmente, que se hacen a la carrera. Conocidas como las corridas de los santos, son propias del Domingo de Resurrección, en señal de júbilo.

En la Semana Santa dominicana se mantiene vivo el tradicional desfile de “gagás”, una mezcla de desfile y baile para saludar la llegada de la primavera principalmente en los bateyes, núcleos donde residen los cortadores de caña de las plantaciones azucareras.

En cuanto a la gastronomía, en estas fechas se degustan los frejoles con dulce, una mezcla batida y cocinada a fuego lento durante varias horas de frejoles rojos, azúcar, leche de coco, camote, especias y galletas.

DÌAS DE OCIO Y TURISMO
En Brasil, pese a ser el país con mayor número de católicos del mundo, la Semana Santa es más una ocasión para el ocio y el turismo, al igual en que Uruguay, considerado el país más laico de América Latina donde la Semana Santa es conocida oficialmente desde hace décadas como Semana de Turismo.

Finalmente, en Argentina, la celebración de la Pascua es ocasión para la reunión familiar. Es tradición de ese día el almuerzo con gastronomía típica para estas fechas empanada de vigilia, paella, bacalao, pero también está muy extendido el tradicional asado argentino.