23 de septiembre del 2014 16 °C

Jóvenes compatriotas cocinarán para el Papa Benedicto XVI

Dos docentes de una escuela de Cañete tendrán la oportunidad de participar en la preparación del almuerzo del Sumo Pontífice en la Jornada Mundial de la Juventud

Jóvenes compatriotas cocinarán para el Papa Benedicto XVI

YOLANDA VACCARO
Corresponsal El Comercio

MADRID. “Estamos emocionadísimas, contentísimas, cualquier palabra se queda corta para explicar lo que sentimos”. Así se expresan Elizabeth Aguado Gómez (27) y Paola Cárdenas Sánchez (24), dos peruanas que podrán estar junto al papa Benedicto XVI durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que tendrá lugar en Madrid, España, del 16 al 21 de agosto.

Ambas, como alumnas a punto de egresar del Instituto Tecnológico Fuenllana –una de las más destacadas escuelas de cocina y hostelería del país ibérico–, han sido elegidas para participar en la preparación del almuerzo que presidirá el Papa el 20 de agosto, horas antes de la vigilia que dirigirá el Santo Padre en compañía de millones de jóvenes que llegarán desde diferentes partes del mundo.

Este almuerzo es una invitación del presidente de la Conferencia Episcopal Española y cardenal primado de Madrid, Antonio María Rouco Varela, cuyo cumpleaños número 75, precisamente, que se celebrará en dicha fecha. También están invitados decenas de obispos y cardenales de todo el mundo que asisten a la JMJ.

Esta será la única comida que el pontífice tendrá fuera de la sede de la Nunciatura Apostólica en Madrid, donde se hospedará del 18 al 21 de agosto, los días en los que presidirá la JMJ.

PRESENTE PERÚ
Aguado y Cárdenas son las únicas extranjeras que participarán en esta cita, junto con decenas de compañeras españolas. Ellas justamente cierran con broche de oro su formación en Madrid con este almuerzo. Han podido estudiar durante dos años en Fuenllana gracias a una beca que estas dos profesoras de la Escuela de Hostelería Condoray de San Vicente de Cañete (Lima) recibieron en el marco de un convenio entre ambas entidades del Opus Dei.

Cárdenas se ha especializado en Madrid en la carrera de Cocina y Gastronomía, Nuevas Tendencias y Cultura Española, gracias a la cual ha conocido nuevas técnicas que traerá al Perú. Por eso ella intervendrá directamente en la elaboración de los platos del almuerzo con el Papa.

“Estoy muy agradecida por esta oportunidad que nos ha dado la vida. Primero por estar estudiando y capacitándonos en España para poder volver y enseñar. Estoy contentísima de poder estar al lado del Santo Padre. No lo esperábamos, coincide con el final de nuestro último año y nos han elegido, así que no cabemos en nosotras de gozo cristiano”, precisa la docente, verdaderamente feliz.

También está contenta Aguado, una especialista en el área de atención de sala, comedores y restaurantes, que servirá la mesa del Papa. “Esta experiencia será indescriptible. Estamos superemocionadas, no pensamos que la emoción fuera tan grande. Nos parece un sueño estar tan cerca del Santo Padre representando a Condoray y al Perú junto a nuestras compañeras españolas, todas muy buenas. Estamos orgullosas de ser peruanas. El Perú estará en este almuerzo con el Santo Padre y pediremos por todos nuestros hermanos”, señala nuestra compatriota.

PERUANOS EN LA JMJ
Francisco cañola está a cargo de un grupo de 35 jóvenes peruanos que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid. Hasta el jueves se habían registrado aproximadamente 2.000 compatriotas que viajan especialmente desde nuestro país para estar en este encuentro con el papa Benedicto XVI.

En entrevista con El Comercio, cañola precisa que la mayor parte de miembros del grupo que él coordina pertenece al Movimiento de Vida cristiana-MVC, que nace en el Perú, y está presente ya en varios países de los cinco continentes. se trata, en su mayoría, de estudiantes universitarios de distintas carreras (25); aunque también hay escolares (7). Otros, como él, son licenciados. Son de Lima, Arequipa y Chincha. Su motivación fundamental es responder a la invitación que hizo el santo Padre a todos los jóvenes del mundo. “Cuando Pedro convoca es hermoso ver cómo la Iglesia responde”.

Otra motivación es vivir y compartir la riqueza de la fe con otros jóvenes de todo el mundo. “Ellos manifiestan lo que es la Iglesia, pues sus rostros hablan de esperanza, de búsqueda, de filiación”, expone el coordinador. Finalmente, para cañola, la esencia de la jornada es “experimentar que la Iglesia cuenta con los jóvenes”.