30 de agosto del 2014 16 °C

Receta: los originales fetuccini a lo Alfredo no se hacen con salsa blanca

Este plato italiano se creó en Roma a inicios del siglo pasado. Para prepararlo solo se utilizó pasta, mantequilla y queso

Receta: los originales fetuccini a lo Alfredo no se hacen con salsa blanca

Hemos vivido engañados. Sino todos, al menos la gran mayoría. ¿Sabías que la receta original de los fetuccini a lo Alfredo no incluye la famosa salsa blanca o salsa bechamel?

Cuando por primera vez se preparó este plato, en un restaurante romano de inicios del siglo XX, consistía solamente en pasta recién cocida mezclada, momentos antes de comer, con mantequilla y queso parmesano. Nada más.

El hombre detrás de esta simple delicia se llamaba Alfredo di Lelio, de ahí el nombre del plato. “Según cuenta la historia, después de dar a luz, la esposa de Di Lelio perdió el apetito. Determinado a hacer que comiera, Di Lelio transformó sus fetuccini al burro –una preparación casera de pasta mezclada con mantequilla y queso parmesano-, añadiendo considerablemente la cantidad de mantequilla. El resultado fue un plato magnífico que ni su esposa ni ninguno de los clientes de su restaurante pudieron resistir”, narra Todd Coleman en un artículo publicado en la revista “Saveur”.

Este virtuoso cocinero italiano preparaba sus fetuccini en la misma mesa de los comensales, con una fanfarrea teatral y el acompañamiento de un tenor y un violinista.

“Sobre un plato caliente, salpicado de pedazos de mantequilla dulce, se colocaba una maraña de fetuccini humeante, recién salidos de la olla. Conforme el calor de la pasta y del plato derretían la mantequilla, un sonriente y bigotude Di Lelio, vestido con una bata blanca, levantaba y enrollaba los fetuccini utilizando un tenedor y una cuchara de oro, deteniéndose solo para agregar grandes cantidades de queso parmesano rallado”, describe el artículo.

LA TRANSFORMACIÓN
¿Pero cómo fue que este plato llegó a convertirse en lo que conocemos hoy en día? Coleman explica que los fetuccini a lo Alfredo se transformaron cuando, después de hacerse conocidos fuera de Roma, cruzaron el Atlántico y llegaron a Norteamérica. ¿Por qué? Existen dos teorías.

La salsa blanca que hoy en día automáticamente asociamos a los tallarines a lo Alfredo puede haber sido consecuencia de la baja calidad de la mantequilla y del parmesano que se consumía en Estados Unidos en la década de 1950, cuando el plato pisó tierras gringas.

O, tal vez, esta crema hecha con mantequilla, harina y leche fue utilizada, según explica Todd Coleman, a modo de atajo para lograr esa salsa sedosa que Di Lelo conseguía con su cuidadoso trabajo de mezcla.

REGRESEMOS A LOS ORIGENES
Como hemos visto, preparar este platillo es muy sencillo. Para seguir la receta original de Alfredo di Lelo, hay que cumplir dos reglas: utilizar pasta recién cocida y, por lo tanto, bien caliente, y mezclarla con el resto de ingredientes en un plato caliente.

En la receta recreada por Coleman, este recomienda utilizar pasta seca en lugar de la fresca porque es más resistente, de manera que al revolverla con la mantequilla no se romperá tan fácilmente.

Los ingredientes: medio kilo de pasta, 250 gr de mantequilla sin sal y 250 gr de queso parmesano finamente rallado.

El procedimiento: Poner a cocinar los fetuccini. Calentar los platos a servir. Encima de ellos colocar pequeños trozos de mantequilla. Colar los fetuccini ya cocidos, pero guardar ¾ de taza del agua en la que hirvieron. Poner la pasta encima de los platos. Echar un poco de queso parmesano y ¼ del agua encima. Con la ayuda de un tenedor y una cuchara mezclar la pasta con la mantequilla y el queso; hay que levantar y enrollar los fetuccini y agregar más agua si es necesario. Hay que mezclar hasta que el queso y la mantequilla se hayan derretido y cubierto la pasta. Servir inmediatamente. ¡Bon appetit!