23 de abril del 2014 22 °C

Los pescados azules: una fuente natural de omega 3

Su consumo es garantía de salud, ya que ayuda a reducir el colesterol y el nivel de grasa en la sangre

Los pescados azules: una fuente natural de omega 3

NORA SUGOBONO

Sana y beneficiosa son dos adjetivos que no suelen asociarse a la grasa. Sin embargo, en un placentero equilibrio nutricional, la naturaleza rompe con este concepto dotando a las frías profundidades de sus mares con una fuente de altísimo valor para los seres humanos: la carne de los pescados azules.

El hecho de que contengan un 5% de grasa entre los músculos (los de carne magra o blanca tienen alrededor de un 2%) ha influido en la coloración de algunos de estos especímenes, por lo que se ha hecho común agruparlos bajo el nombre de pescados azules. Pero el color no es su característica más importante.

“Estos pescados poseen un alto contenido de omega 3, el cual ayuda a reducir el colesterol y el nivel de grasa en la sangre, evitando la presión alta y los problemas cardíacos, además de proporcionar calcio, yodo, hierro, y vitaminas A, B, D y E”, explica la nutricionista Alejandra Valdez (www.nutriale.com). Valdez recomienda su consumo dos veces por semana, especialmente para quienes presentan condiciones como dermatitis, psoriasis, colitis ulcerativa, artritis reumatoidea, entre otros males.

MAR PERUANO
En nuestro país, según explica Flavio Solórzano, los pescados azules más consumidos y fáciles de encontrar son el atún, el bonito, la anchoveta, la sardina, la caballa, el jurel, el pez espada, y el barrilete. “Otro que no es muy conocido y es buenísimo es el machete”, añade el chef, quien recomienda buscarlo en aceite, ahumado y hasta en lata.

“La carne de pescados azules es especialmente recomendada para madres gestantes porque el cerebro del bebe se puede beneficiar de los ácidos grasos. Otro plus es que la digestión es rapidísima. En otros países estos pescados son realmente caros y aquí los tenemos por montones; debemos valorarlos más”, finaliza Solórzano.

SEPA MÁS
FRESCOS. Deben tener la punta de la cola muy húmeda y los ojos estar claros, nunca rojos. Además, el olor debe ser suave: el que tengan la carne oscura no significa que su aroma deba ser más fuerte que el de un lenguado.

CUIDADOS ESPECIALES. Es importante hacerlos filetear con delicadeza, ya que la carne es muy delicada. El atún y el bonito son pescados grandes de los cuales se aprovecha casi todo. Tenga en cuenta también que se descomponen rápido.

PREPARACIONES. Pueden comerse crudos en platos tipo sashimi, cebiche y especialmente tiradito. También son buenas opciones a la parrilla (fuego muy fuerte y por poco tiempo) previamente marinados en aceite de oliva y hierbas.

Tags relacionados

Pescados

Salud

Omega 3