¿Es posible comer sano fuera de casa?

El problema con comer fuera es que de una u otra manera terminamos desbalanceando los alimentos y dejamos de lado una dieta sana

¿Es posible comer sano fuera de casa?

Comer fuera de casa ya no es una cosa ocasional, propia de fechas especiales. Ahora comer en un restaurante es mucho más frecuente, generalmente debido al trabajo. El problema con comer fuera del hogar es que de una u otra manera terminamos desbalanceando los alimentos y dejamos de lado una dieta sana.

El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación de la EUFIC realizó algunas recomendaciones que la revista “Hola” se encargó de publicar en su versión electrónica.

Lo primero es que cuando uno come fuera, tiende a intentar terminar absolutamente todo, debido a que has pagado por la comida. Sin embargo, es importante saber cuándo se ha comido lo suficiente y dejar lo que no se desea. Por eso es mejor pedir poco y si aún tienes hambre pedir que se te agregue más.

Como se sabe, el organismo debería recibir al menos cinco raciones de fruta y verdura al día, entonces cuando comes fuera deberías de tener eso en cuenta y elegir platos que contengan estos alimentos, como sopas, ensaladas y batidos naturales.

Consumir carne roja, como la de vaca o cordero brinda grandes cantidades de hierro al organismo. Estos tipos de carne contienen mucha grasa, por lo que es recomendable pedirla a la plancha o asada y de ser posible consumir en su mayoría otros tipos de carne como las del pollo y pavo (menos grasa).

El pescado azul (salmón, sardinas, atún y caballa), es rico en ácidos grasos Omega 3, por lo que resulta una muy buena opción. Y el pescado blanco como merluza o bacalao, es mejor pedirlo a la plancha o al horno.

Prueba siempre la comida antes de añadir sal u otros condimentos. Ten en cuenta que el cocinero ya condimentó los platos. Para las ensaladas en lugar de elegir mayonesa u otras cremas similares, elige aceite de oliva. Pide las salsas por separado, para que puedas tomar solo lo que desees.

Los productos como los huevos, leche y queso, son nutritivos, pero al igual que la carne es mejor consumirla en cantidades pequeñas.

Un excelente componente de la dieta, son las legumbres como las lentejas, garbanzos y alubias, pues además de hacernos sentir llenos durante más tiempo- ya que son de digestión lenta- y aportan fibra al cuerpo.

Todo se puede resumir en comer alimentos variados y de manera moderada.