27 de agosto del 2014 17 °C

Los pros y contras del consumo de carnes rojas

Las carnes rojas –como la de res- son una importante fuente de proteínas y hierro. Sin embargo, consumirlas con mucha frecuencia puede generar problemas de salud por su contenido de grasa

Los pros y contras del consumo de carnes rojas

Ha estado en discusión la conveniencia de consumir las carnes rojas, debido a los efectos negativos que se les atribuyen, sobre todo por su contenido de grasas. No obstante, este alimento también tiene múltiples nutrientes importantes para el organismo.

“El término carnes rojas se refiere al color rojizo que poseen las carnes crudas de mamíferos por la mioglobina, la cual es una proteína que transporta oxígeno al músculo”, explica el médico nutricionista Arnaldo Hurtado. Entre estas carnes, la de vacunos es la más común.

Pier Cuéllar, coordinadora de la Estrategia de Alimentación y Nutrición de la Dirección de Salud (DISA) IV, indica que los principales aportes nutricionales de las carnes son las proteínas y el hierro.

“Las carnes contienen proteínas, esenciales para el crecimiento infantil; también son fuente importante de hierro no solo por la cantidad sino por la calidad. Además tienen un gran contenido de vitaminas del complejo B que ayudan al funcionamiento adecuado del sistema nervioso”, dice la especialista.

Cuando el consumo de estos alimentos es excesivo puede, sin embargo, tener efectos negativos en la salud.

“A pesar de los beneficios, estas carnes también contienen grasas saturadas. El exceso de estas en la dieta podría causar deterioro de la salud cardiovascular, aumento de colesterol total y el riesgo de infartos. Asimismo, afecta a personas con propensión a la gota”, manifiesta Hurtado.

Ambos especialistas recomiendan que el consumo en adultos sea 1 a 2 veces por semana, y en los niños, 2 a 3 veces, para asegurar una adecuada ingesta de hierro.

COCÍNELAS AL VAPOR
“Las carnes rojas aportan proteínas, vitaminas y minerales. Es importante la forma de prepararlas, pues cuando se cocinan directamente al fuego pueden formarse compuestos cancerígenos y, si se fríen, aumenta la cantidad de grasa. Al cocerlas al vapor mantienen sus nutrientes sin agregar grasa, por lo que sería la forma de cocción más saludable”, señala la doctora Ana Arrús, asesora del Baby Centro de Nutrición Oster.

“Las carnes son importantes en las gestantes (el hierro y complejo B son esenciales contra la anemia y aseguran el desarrollo del bebe) y en niños menores de 8 años (su intestino no digiere bien otras fuentes de proteínas). Los niños pueden comer carnes rojas 2 a 3 veces por semana a partir de los 6 meses, con el inicio de la alimentación complementaria”, recomienda.

EVITE LA ANEMIA
La especialista en nutrición de la DISA IV Pier Cuéllar señala que no es recomendable eliminar totalmente las carnes rojas de la dieta, porque ello incrementaría el riesgo de sufrir anemia por falta de hierro, sobre todo en niños y mujeres gestantes.

Los niños y las mujeres embarazadas son la población más vulnerable a sufrir anemia, debido a que su requerimiento de nutrientes y micronutrientes es elevado. En los niños esto se debe a que se encuentran en pleno crecimiento. Y en las gestantes se incrementa en los dos últimos trimestres de embarazo, debido al acelerado crecimiento del bebe en el vientre materno y, por tanto, sus necesidades nutricionales son mayores.

Tags relacionados

Salud

carnes

Anemia