Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Nutrición

Seis sugerencias para identificar un pescado bueno y fresco

Expertos recomiendan comprar esta Semana Santa, sobre todo, en puestos donde el pescado se exhiba sobre hielo

Seis sugerencias para identificar un pescado bueno y fresco

Seis sugerencias para identificar un pescado bueno y fresco

Se acerca Semana Santa, tiempo en que aumenta el consumo de pescado. Por ello, antes de comprarlo, es importante saber identificar si está fresco y si se vende en condiciones óptimas para su consumo.

D’Janira Paucar, nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción, detalla cuáles son los signos de un buen pescado para consumir con seguridad:

- Un pescado fresco debe tener los ojos brillantes, transparentes y saltones.

- La piel del pescado fresco también debe estar brillante.

- El músculo o la carne del pescado fresco siempre estará firme al tacto. Si al presionar vuelve a su sitio rápidamente, es signo de que está en buenas condiciones.

- Las agallas (branquias) del pescado fresco son de color rojo intenso. Si son color gris o amarillento, no lo compre.

- El olor del pescado fresco siempre es agradable y fresco a mar.

- En caso de tener escamas, estas deben ser brillantes y adheridas a la piel del pescado.

Para garantizar que el pescado que compramos esté fresco y mantenga su calidad nutricional, se debe exigir al puesto de venta del mercado contar con hielo en la mesa de exhibición, destacó Paucar.

“Tal como lo establece la normativa sanitaria vigente, el pescado fresco se debe comercializar siempre sobre una capa de hielo para mantenerlo a una temperatura cercana a los 0° C., de lo contrario se corre el riesgo de comprar un producto en proceso de descomposición”, explicó.

Más recomendaciones

El pescado debe ser la última compra que se realiza en el mercado. Una vez en casa, si no lo va a preparar inmediatamente, el pescado se debe refrigerar. Puede durar hasta dos días en la parte baja de la refrigeradora.

Si no lo va a preparar ese mismo día ni tampoco el día siguiente, se recomienda congelar el pescado inmediatamente para no afectar su inocuidad ni calidad nutricional.

Para congelarlo, asegúrese de que le hayan retirado las vísceras y escamas; limpiarlo con un paño húmedo limpio, sin exponerlo al agua directamente; cortarlo en trozos o filetes dependiendo de cómo se va a cocinar tras su descongelación; guardar las piezas en una bolsa de plástico transparente o en un recipiente que cierre herméticamente.

El tiempo máximo de congelación para los pescados azules (bonito, jurel, caballa) es un mes, mientras que para los pescados de carnes blancas hasta dos meses.

MÁS EN GASTRONOMÍA

Tags Relacionados:

Semana Santa

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías