21 de agosto del 2014 16 °C

Astrid & Gastón se mudará a la Casa Moreyra de San Isidro

Ayer, después de los premios San Pellegrino, Gastón Acurio contó que los grandes chefs del mundo están ilusionados por venir al Perú

Astrid & Gastón se mudará a la Casa Moreyra de San Isidro

CATHERINE CONTRERAS

Ayer por la tarde la gastronomía peruana ingresó oficialmente a las grandes ligas de la culinaria mundial al ocupar Astrid & Gastón el puesto 42 en la lista San Pellegrino de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo.

“Y ahora, por primera vez, del mágico Perú…”. Las palabras del presentador hicieron saltar el corazón del chef peruano Gastón Acurio, sentado junto al maestro español Juan Mari Arzak (cuyo premio a la trayectoria le valió una ovación de 15 minutos), después de que el anuncio resonara en la sala del histórico Guildhall de la ciudad de Londres.

NOS VISITARÁN
“Ahora no hay vuelta atrás. Implica hacer un esfuerzo mucho más grande… La inmensa mayoría que ha votado no ha venido a Sudamérica, ahora que hay un restaurante peruano en la lista van a venir y descubrir que no hay uno, sino muchos que tienen la misma o mejor calidad de lo que yo hago”, fueron las primeras palabras de Acurio después de escuchar esta proclamación que dirige la atención hacia Lima, capital gastronómica de América.

Un mundo gastronómico sembrado de paladares ansiosos por descubrir lo que el Perú ofrece en tradición y vanguardia. “Saben mucho, pero han comido poco, eso es lo maravilloso. Están esperando un restaurante en Londres, en Sudáfrica, en Roma. Mi mensaje es: la gente más importante en el mundo está esperando la cocina peruana y a los miles de cocineros para que se animen a soñar con que pueden tener un restaurante allá, o para prepararse, porque van a ir al Perú para conocer aquello de lo que han estado escuchando”.

De hecho, este año el número uno del mundo, René Redzepi (Noma), confesó ayer que está contando los días para venir a Mistura. “ Massimo Bottura [elegido ayer chef del año] me acaba de decir que en todas las conferencias que da en el mundo menciona que el futuro está en el Perú, no solo por lo que cocinan, sino por lo que implica la cocina para los peruanos y las cosas tan importantes que hacen a partir de ella. Todos están muy ilusionados por venir: René Redzepi, Michel Bras, Ferran Adrià, Juan Mari Arzak…”, dijo el chef y dueño de Astrid & Gastón, que empieza así un nuevo camino, cuyos primeros pasos ya estaba recorriendo antes de viajar a Londres, cuando contó a El Comercio que el hoy premiado restaurante estrenará nuevo local a inicios del 2012, cuando se mude a la Casa Moreyra, donde hoy empieza a construirse el nuevo mundo de Astrid & Gastón.

TIEMPO DE MUDANZA
En diciembre próximo, Astrid & Gastón cerrará sus puertas en Miraflores y se mudará a San Isidro. El nuevo restaurante será una pieza arquitectónica diseñada por Fernando Puente Arnao y Manuel de Rivero, de 51-1 Arquitectos, quienes estiman que la obra estaría lista a inicios del 2012. Un escenario basado en una edificación “muy moderna, de vanguardia y con futuro, que proyecta esa Lima donde conviven tradición y modernidad, que van de la mano”, adelantó Acurio en un recorrido por la Casa Moreyra.

“El restaurante será un avance de lo que estamos tratando de construir: la vanguardia peruana. Tiene que proponer un mundo único y original, que no es repetible en otro lugar”.

Así será el nuevo mundo de Astrid & Gastón, una experiencia gastronómica que convertirá el escenario de Casa Moreyra en una suerte de pequeña ciudad expresada, según adelanta el chef, en columnas bastante sólidas.

“Para empezar, nuestra biodiversidad, que es única: intentaremos recrearla como parte del paisaje de este restaurante; será nuestra cultura y nuestra visión social de la cocina como instrumento de inclusión: en este restaurante no solo trabajan mozos y cocineros, sino también productores”. Así, Acurio lanza nombres como el de Wilson Sucaticona, quien hablará a los comensales sobre su premiado café, o Julio Hancco, quien llegará desde la sierra cusqueña con sus papas para explicar cómo trabaja este legado mientras el comensal experimenta los aromas de los Andes destilados gracias a técnicas modernas.

El proyecto –que no alterará el histórico inmueble principal– incluirá en los jardines de esta casona la zona de restaurante y el Astrid & Gastón Bar, que será “una barra evolucionada, que puede vivir bajo este paraguas de Astrid & Gastón, pero que es más barato, casual y relajado. Dos mundos unidos por la calidad”, indica el chef, en cuyo futuro salón solo recibirá a 60 comensales.

Al frente de esta construcción moderna estará el Palacio Astrid & Gastón (inmueble tradicional), que incluirá varios privados, siendo el más destacado el que ocupará el gran torreón que domina la casona. “Tendrá terraza arriba, comedor en segundo piso y barra abajo, como para 25 personas en un cumpleaños”, explica el cocinero, que planea destinar el gran patio interior de la casona a eventos, siempre bajo el espíritu encantado de calidad que representa Astrid & Gastón, un restaurante que se prepara para impresionar al mundo.