"Flor sugiere el vino", por Catherine Contreras

En el mundo de los sommelier, las mujeres se abren camino y asumen el reto de una profesión que busca ser más considerada.

"Flor sugiere el vino", por Catherine Contreras

La sommelier argentina Flor Rey llegó al Perú el 2011. Ha estado en Mayta, Lima 27 y el restaurante Central antes de ingresar a Maido. (Foto: Wines of Argentina)

Mujeres en la cocina hay muchas, aunque son pocas las que ocupan la jefatura en restaurantes. Mujeres agitando cocteleras en la barra, algunas, y que empiezan a ganar terreno en un mundo reservado a los hombres. Mujeres sommelier trabajando en el servicio de vinos en contacto con el comensal hay pocas, muy pocas. 

Flor Rey es una de ellas. Es argentina, 35 años, acaba de ser madre y es sommelier en Maido. Llegó al Perú para llevar un curso de cata de pisco, en el 2011, y en solo tres semanas fue convocada para trabajar en Mayta. Pasó por Lima 27 y después por Central, hasta unirse al equipo de Mitsuharu Tsumura en el 2014. 

Flor reconoce que hay un poco de machismo en los restaurantes de nivel, pero que las mujeres acá tampoco demuestran tanto interés por trabajar en sala como sommelier. Sí, es duro. Ella lo hace a diario. 

► En un muy lejano reino, habita el sommelier

En la Unión Peruana de Sommeliers hay cerca de 70 asociados. El 30% son mujeres que difunden la cultura del vino en este país sediento de conocimiento. 
Como Flor, son pocas las que tienen contacto con el comensal. Muchas más trabajan en docencia o como asesoras y jefes de marca en empresas importadoras o bodegas nacionales. 

En un país como el nuestro, donde la gastronomía apuntala nuestro orgullo, pareciera que la comida se queda atracada, sin pasar. Falta algo: el mundo líquido. El sector necesita comprender de una vez que hay un profesional cuyo trabajo merece ser más considerado, revalorado. Lo hicimos con los cocineros y los productores. Es turno de los sommeliers, en igualdad de condiciones, hombre y mujer. 


Tags relacionados

Sommelier

Flor Rey