31 de julio del 2014 15 °C

Mistura, la fiesta de la cocina peruana, abre hoy sus puertas

La feria que pone en valor nuestra gastronomía tendrá un salón dedicado a España y su aporte culinario. En esta tercera edición se estima la visita de 20 mil personas al día

Mistura, la fiesta de la cocina peruana, abre hoy sus puertas

Mistura 2010, la celebración más importante de la cocina peruana, abre hoy sus puertas por tercer año consecutivo, con reconocidos chefs como invitados, un salón dedicado a España y el doble de capacidad para recibir a 20 mil personas diarias en seis fechas.

El artífice de Mistura, Gastón Acurio, remarcó que, a diferencia de otras ferias alrededor del mundo, ésta es una actividad popular donde “la creatividad, la tradición, la cultura y la diversión se reúnen de igual a igual”.

“Eso es lo que hace que cada persona que viene de afuera se quede boquiabierta cuando siente la energía que existe en esta fiesta, el júbilo que sienten las personas que están dentro de la feria, eso es algo muy especial”, dijo Acurio.

El chef peruano, que preside el comité organizador de Mistura, añadió que la feria nació de la necesidad de celebrar “a todos los personajes que habían participado en el proceso gastronómico peruano, cuando la gastronomía salió de su cascarón y se convirtió en un instrumento muy importante de acción social, económica e incluso política”.

¿QUÉ OFRECE MISTURA?
La Tercera Feria Gastronómica Internacional de Lima reúne hasta el 12 de setiembre a un total de 30 restaurantes de comida criolla, internacional, novo andina, parrillas, comida casera, nikkei (con influencia japonesa) y del norte del país en el céntrico parque de la Exposición.

Además, habrá 78 carretillas (puestos ambulantes) de cocina tradicional en las cuales se podrá degustar dulces criollos, helados, tamales, juanes (tamales de arroz y pollo), anticuchos (corazón de res a la parrilla) y chanfainita (pulmón de res), entre otros platillos populares.

Las cocinas rústicas estarán representadas por el chancho (cerdo) al palo preparado por Carlos Ramírez, la pachamanca (carnes y papas horneadas bajo tierra) de la familia Gutarra y la caja china de Juan Talledo para cocinar lechón y carnes.

También habrá un espacio especial para las cocinas de culto encabezadas por los restaurantes El Rincón que no Conoces de Teresa Izquierdo, con lo mejor de la comida criolla peruana, Chez Wong del experto en pescados y mariscos Javier Wong, Sonia con una selección de los platillos de la costa elaborados por Sonia Bahamonde y el Costanera 700 del conocido chef de ascendencia japonesa Humberto Sato.

Alrededor de 30 variedades de pan, de distintas regiones del país, serán elaboradas en hornos especialmente armados en la feria por 18 de panaderos que ofrecerán sus productos al público en el salón llamado Munaypan (“queremos pan” en idioma quechua).

A la par de los concursos para premiar a los mejores cocineros, panaderos y pasteleros de la feria, la organización entregará el “Ají de plata”, un galardón de Mistura, a los productores agrarios del país por preservar la biodiversidad de Perú.

El salón denominado el Gran Mercado tendrá 158 puestos de exhibición y venta de alrededor de mil variedades de papa de 14 regiones del país, además de frutas, granos andinos, ajíes, carnes y lácteos para que los productores puedan concretar ventas con los dueños de los principales restaurantes y comercios peruanos.

ESPAÑA Y SU APORTE CULINARIO
El país invitado de este año es España, una elección “natural” según opinó Acurio, debido a los antiguos vínculos culturales e históricos que unen a Perú con la denominada Madre Patria.

Por tal motivo, la cocina española estará representada por dos conocidos restaurantes, La Eñe y El 10, y en la sección de charlas y expositores arribarán Eduard Xatruch de El Bulli, Dani García con la introducción del nitrógeno en la cocina, Jordi Roca con la pastelería del clan Roca y el premiado Quique Dacosta.

El interés por la feria ha ido creciendo rápidamente desde su creación, hace tres años, y en esta oportunidad contó con una inversión de 2,6 millones de dólares, duplicó el espacio para expositores y público de 40.000 a 80.000 metros cuadrados y extendió su duración en dos días más, respecto al año pasado.