27 de julio del 2014 16 °C

Los piqueos peruanos crecen como cancha

Canchas, papas nativas, camotes, chifles y motes diversifican la oferta de snacks en el mercado local e internacional. aunque diferentes, ambas experiencias podrían dar más valor a productos nativos del perú

Los piqueos peruanos crecen como cancha
*Por Mayra Castillo* Es redundante afirmar que los "piqueos":http://elcomercio.pe/noticia/410919/este-fin-semana-piqueos-preparados-pisco hechos con productos peruanos crecen como cancha. No obstante, con mirar las cada vez más nutridas góndolas de los supermercados no es suficiente. Y es que el mercado local no es el único interesado en nuestros snacks. “El “boom” gastronómico sigue teniendo efectos y en los piqueos peruanos se siente fuerte desde los últimos tres o cuatro años, debido también al interés en alimentarse más sanamente”, sintetiza Giuliano Valdivia, gerente comercial de Valle Alto, empresa que a las frutas secas ha ido añadiendo maíces y frutas a su nueva línea Étnica. ¿El objetivo? Tentar al exterior y empezar a exportar. ¿Esto ocurre solo a pedido del público? Para Rafael Casalino, gerente general de Bucky, sí. Aunque hay más por analizar: “Cada vez más gente valora la calidad, el envasado y la presentación. Eso ha hecho que pasemos de ser 4 o 5 empresas en el mercado a ser más de 10”. No hay cifras exactas del consumo local de snacks (pues estas incluirían las frituras procesadas por transnacionales como Frito Lays). No obstante, en Inka Crops —empresa que nació en 1998 solo para exportar— volver al Perú era un paso más que necesario para ellos. “El consumo aquí "está creciendo":http://elcomercio.pe/impresa/notas/mr-chips-aumentara-produccion/20091109/366223 desde hace tres años en las cadenas de supermercados, por la apertura de nuevos locales en Lima y en provincias”, sostiene Ignacio Garaycochea, gerente comercial de esta compañía que, en el 2009, creció 20%. Pero este proceso ya no solo involucra a quienes procesan y comercializan estos empaques llenos de camotes, "papas nativas":http://elcomercio.pe/noticia/395453/papas-nativas-conquistan-mundo_1, canchas y un largo etcétera. Parte interesante —pero aún no explotada con fuerza— la forman los agricultores, que tendrían posibilidad de posicionar productos que antes servían solo para su consumo. Esa es la parte que aún necesita reforzarse en el eslabón. *LOS LOCALES* Algunas marcas locales creen que esta creciente demanda responde a la nueva imagen con que se presentan los snacks que llevaban años consumiéndose, pero de manera no siempre higiénica. Bucky, por ejemplo, nació como respuesta a los ambulantes que vendían maní y habas en bolsitas sin marca, a fines de los 80. Pero no fue sino hasta que ingresaron a supermercados como Wong y Santa Isabel (en los 90) que fueron obligados a mejorar sus empaques y presentaciones. “Sus exigencias nos obligaron a invertir. El cambio de imagen de cada producto costó 6 mil dólares, solo en envoltura (incluyendo diseñador, los logos y las bolsas) pero valió la pena”, recuerda Casalino. Desde entonces, fueron añadiendo más productos (camotes, chifles, papas al hilo, etc.) y calcula que el 80% de sus ventas ocurre entre supermercados y grifos, pues en bodegas se requiere otra plataforma de distribución. “Planeamos crecer de Lima hacia provincias, pues la exportación requiere una inversión muy fuerte”. Distinta es la proyección de Valle Alto, que creó la línea Étnica para llegar al exterior, tras varios años de éxito en el sector A-B con las frutas secas. “En el 2006 ingresamos con el Snack Imperial —"maíz":http://elcomercio.pe/impresa/notas/detectan-maiz-transgenico-valles-costa/20090713/313343 blanco gigante del Cusco— que marcaba la diferencia por precio y por el público que iba a consumirlo: más adulto, con ganas de algo sano y diferente, dispuesto a pagar por ello”, dice Valdivia. A la fecha, la línea Étnica incluye la cancha chullpi, cancha serrana, aguaymanto y sacha inchi, que el año pasado presentaron en la Expoalimentaria 2009. ¿El resultado? Contratos de exportación con EE.UU., Chile y algunos países de Centroamérica, donde no existe la nostalgia por productos peruanos. “Afuera este tipo de productos se asocia más con un piqueo sano, algo que no tiene que ver con la nacionalidad”, aclara Valdivia. Y parece que, a futuro, ese gusto tampoco distinguirá edades. Parte de la estrategia del 2010 será captar públicos más jóvenes, por lo que Valle Alto ingresará a la campaña escolar en los quioscos de 30 exclusivos colegios de Lima. “En el 2009, el 40% de la facturación provino de la línea Étnica que, a futuro, buscamos que siga creciendo, dentro y fuera del país”. *LOS INTERNACIONALES* Actualmente, el maíz gigante del Cusco —conocido popularmente como mote— es el maíz que más destaca dentro de la oferta exportable por su clara relación con la Ciudad Imperial. Así de claro lo tiene Edo Van Hasselt, gerente de Señor Maíz, empresa que exporta el 70% de su producción total —alrededor de 25 toneladas mensuales— y que solo se dedica a la producción de este piqueo. “La especialización es mi fuerte. Planeo diversificar pero con otra marca el próximo año”, afirma. El 30% restante de Señor Maíz se queda en cadenas de autoservicios y supermercados de Lima, donde creció 12% en el 2009. “El mercado local me sirvió para difundir mi trabajo, no me puedo quejar; pero afuera siempre se venderá mejor, pese a la crisis internacional del último año”. En una línea intermedia se ubica Inka Crops, empresa que nació con una clara visión exportadora y que desde hace 3 años empezó a vender en el mercado local con gran aceptación de las marcas Inka Corn e Inka Chips (incluye camotes, chifles maduros y salados; y hasta yucas fritas). “Los autoservicios se volvieron interesantes puntos de venta, en especial los grifos y supermercados, donde el público adulto paga con tarjeta de crédito y débito”, dice Garaycochea, quien cree que el maíz gigante todavía es un desconocido para el común de los peruanos y también de extranjeros. De ahí que su segundo caballito de batalla en Estados Unidos (importador principal) y otros países sean los chifles, provenientes de un producto universal como el plátano, más cercano al imaginario del americano que el mote. “El 2009 fue un año de crecimiento de 30% respecto al 2008. Y la tendencia este 2010 es similar. El mercado nacional crece y nuestra penetración también, hay mucho techo. En el exterior buscamos nuevos mercados”, concluye. El nuevo objetivo: Japón, adonde ya enviaron un primer embarque y adonde, a inicios de marzo, llegarán para participar en la feria Foodex (Tokio) para ampliar su presencia en Asia. *LOS PROVEEDORES* ¿No sería genial que los proveedores de estas empresas fueran los propios campesinos de las zonas altoandinas y de la selva? Pues claro, pero para ello se necesita crear redes que unifiquen los esfuerzos de pequeños agricultores y ofrecer volúmenes importantes. “Una vez lo intentamos con apoyo de una ONG holandesa pero no prosperó porque faltó acuerdo entre ellos para sumar cosechas y no dividirlas”, señala Valdivia, de Valle Alto. En el caso de Mr. Chips —los piqueos de Gloria—, las papas amarillas y nativas, camotes y plátanos provienen de Huánuco, Ayacucho, Cusco, Huancayo, Cañete, Huaral, entre otros. Sin embargo, no es lo usual. El resto de entrevistadas para este informe trabajan con uno o dos proveedores, que son recolectores de varios productos y trabajan en Lima. Más lejos ha llegado Agropia (ver infografía), asociación de Huancavelica que recibió, desde el 2008, asesoría de la ONG Agrónomos y Veterinarios Sin Fronteras para producir chips de papas nativas y venderlas a Francia. Primero se escogieron las papas más idóneas y se enviaron a París para degustar, mientras que a la par se trabajó la certificación de comercio justo que les permitió cobrar más por cada kilo del tubérculo. “Asociarse fue la clave y la fase más compleja. Ahora podemos cobrar S/.2,2 en vez S/.0.7 por cada kilo de papa en chacra”, menciona Rolando Gabriel Romero, presidente de la Central de Agropia, que reúne a 82 pequeños agricultores que, a fines del 2009, enviaron dos contenedores de chips azules y rojas (por las manchas). Eso equivale a 10 mil cajas de paquetes de 100 gramos, en las que se usaron 68 toneladas de papa nativa. “En Tayacaja hay entusiasmo porque estamos en 1.500 supermercados Le Clerck y Champion (Francia) y seguimos buscando gente en zonas por encima de los 3.500 m.s.n.m.”, dice Rolando. ¿Un ejemplo para imitar? Con un nicho de mercado tan exclusivo como el de comercio justo en Europa, parece una opción interesante para llegar lejos. © *EN PUNTOS* *MR. CHIPS* El 85% se vende en bodegas y el 15% en autoservicios. Lima recibe 55% del total y el resto va a provincias. Todavía no exportan, pero es el proyecto del 2010. *AGROPIA* En Francia cada paquete de 100 g de papas nativas se vende a 4 dólares. A las ganancias del productor se le suman 10.000 soles de premio por comercio justo, que se reparte en la organización.

Tags relacionados

Snacks

piqueos