18 de abril del 2014 23 °C

¿Qué falta cocinarse en la Casa de la Gastronomía?

El recinto inaugurado ayer es una buena exhibición de nuestra cocina. Sin embargo, el público todavía no puede acceder a él

¿Qué falta cocinarse en la Casa de la Gastronomía?

TATIANA PERICH (@TatianaPerich)
Redacción Online

La historia y principales componentes de la comida que los peruanos vivimos, creamos y saboreamos todos los días se han escenificado y representado en la bautizada Casa de la Gastronomía Peruana.

Lamentablemente, el recinto inaugurado ayer por el presidente Alan García todavía no abre sus puertas al público. ¿Por qué? Porque se encuentra en transición.

Según explicó Miguel Ángel Vidal, director interino de la Casa de la Gastronomía, se estima que el museo, que fue hecho gracias al financiamiento del Plan Copesco Nacional y del Fondo de Promoción Turística, sea entregado al Ministerio de Cultura en abril para que lo incorpore oficialmente a la red de museos de Lima y defina los detalles relativos a si será de ingreso libre o se deberá pagar una tarifa para contribuir a su sostenimiento.

Por lo pronto, porque consideramos que este espacio se puede explotar de muchas maneras, compartimos algunas ideas que se podrían desarrollar.

PARADA OBLIGADA
Siguiendo el concepto tradicional de un museo, el espacio inaugurado ayer ofrece un recorrido que abarca los 500 años de historia culinaria de nuestro país. Es una buena herramienta de aprendizaje que debería ser aprovechada por todos los colegios e instituciones educativas.

La Casa de la Gastronomía debe ser incluida dentro del circuito de museos que todos los años los alumnos de la mayoría de colegios de Lima visitan. Además, es un buen espacio en torno al cual pueden girar tareas, investigaciones y trabajos.

Para el chef Javier Ampuero, se trata de una parada obligada. “Es necesario porque no solamente es cuestión de aprender de qué se trata el plato de comida, sino saber que ese plato tiene una historia, un respaldo de tradición y cultura”, explicó a elcomercio.pe.

COCINA EN VIVO
Lo ideal sería que este recinto refleje la característica de cultura viva de la gastronomía que siempre se destaca, que no solo sea un lugar muerto e inanimado muy parecido a un museo de cera.

Quizás, como lo propuso el periodista Raúl Vargas, quien junto con Mariella Balbi apadrinó la casa, va a ser necesario que en un futuro se implemente un espacio de cocina en vivo.

“Lo que se va a necesitar en el fondo, como ha ocurrido en algunos otros museos de artes populares que yo he conocido en México, es tener sitios en los que se cocine en vivo, porque aquí solamente son representaciones quietas y se va a necesitar presentaciones en vivo”, señaló.

DEGUSTACIÓN DE SABORES
Sabemos que la comida no solamente se trata de insumos, recetas y nutrición. Gran parte de su riqueza yace en la provocación y gozo que sus sabores generan en nosotros.

Por ejemplo, ¿no sería genial que un turista extranjero además de enterarse de los detalles de la biodiversidad de nuestro país pueda también probar a qué sabe la lúcuma, la chirimoya o el aguaymanto?

Por lo pronto, Miguel Ángel Vidal, director interino de la Casa de la Gastronomía, adelantó a la agencia Andina que se proyecta tener un restaurante para que el público visitante pueda degustar la diversidad de platos que componen la culinaria nacional.

Obviamente, lo más urgente es que las autoridades definan lo más pronto posible esos últimos detalles que impiden que los peruanos podamos visitar el nuevo templo de nuestra cocina.

¿Ustedes qué proponen?