24 de abril del 2014 23 °C

Renueve el menú: aprenda a cocinar platos nutritivos y económicos

El programa Cocinas Nutritivas del Instituto de Alta Cocina D´Gallia reunió a madres de comedores populares, quienes aprendieron a preparar recetas de gran valor alimenticio y de bajo costo

Después de preparar un jugo, ¿bota la cáscara de la fruta a la basura? Cuando termina de hacer chicha morada o mazamorra, ¿desecha el maíz morado?

Seguramente, en más de un hogar eliminar estos insumos es cuestión de todos los días. ¿Se ha puesto a pensar cuántos platos se pueden preparar a partir de estos “desechos”? Pues en los alumnos de D´Gallia han creado 40 platos que cumplen con dos requisitos: ser nutritivos y económicos.

“El objetivo es hacer recetas que innoven un poco lo que nosotros comemos diariamente; desde la presentación, sin que nos afecte el bolsillo. Por ejemplo, a veces los hijos no quieren comer algunos platos. Entonces, la idea preparar cosas agradables con los insumos que siempre utilizamos”, dijo el chef instructor Adrián Panizo a elcomercio.pe

Una de las recetas presentadas fue tamalitos de arvejita partida. Las arvejas tienen un alto nivel de hierro, que evitan la anemia y aumentan los glóbulos rojos.

¿Cuál es la preparación? En una olla, haga un aderezo con un cuarto de kilo de manteca, una cucharada de ajo molido y una cebolla picada. Agregue un cuarto de kilo de arvejita partida licuada, una pizca de sal y pimienta, y remueva hasta formar una masa compacta. Deje reposar.

Eche la preparación en una tabla para picar y amase para darle forma a los tamalitos. Acomode la masa en pancas de choclo. Rellénelos con queso paria u otro de su elección, envuelva los tamales y amárrelos con pabilo. Cocine al vapor de 30 a 45 minutos. Puede servirlos con sarza criolla.

ALGO DE PASTA
Otro plato es ravioles rellenos de sangrecita y acelga con salsa boloñesa de sangrecita. La receta se divide en dos partes. Para los ravioles, mezcle 400 gramos de harina de trigo, una pizca de sal, 50 mililitros de aceite y cuatro huevos. Deje reposar durante 45 minutos.

Mientras tanto, ponga a blanquear 150 gramos de acelga (páselas por agua hirviendo entre 10 y 30 segundos) y cocine 200 gramos de sangrecita. Deje que enfríe y mézclela con la acelga. Reserve un poco de la preparación.

Estire la masa, forme los ravioles y rellénelos con la sangrecita. Bata un huevo y selle la pasta. En una olla con agua hirviendo, eche sal y aceite. Coloque los ravioles y deje cocinar. Retire la olla del fuego y cuele.

Para preparar la salsa boloñesa, en una olla coloque un poco de aceite y dore 100 gramos de cebolla picada y 25 gramos de ajos picados. Vierta 250 gramos de tomate licuado y deje cocinar sin dejar de mover. Eche dos hojas de laurel, tres hongos secos, romero al gusto, pimienta y 50 mililitros de vino tinto, y mezcle. Añada la sangrecita que reservó, remueva y rectifique la sal. Sirva los ravioles con la boloñesa de sangrecita.

INFALTABLE MENESTRA
Un salteado de frejol con pota es el plato ideal para aprovechar el omega 3, presente en los insumos marinos. Además, la pota brinda la misma cantidad de proteínas que un filete de carne de res, y es más barata.

Para empezar, en una olla con agua hirviendo cocine un kilo de pota en tiras con hojas de laurel durante 15 minutos. Retire la pota del fuego y córtela en forma diagonal. Póngala en un recipiente, sazone con sal y pimienta y eche tres cucharadas de sillao. Caliente aceite en una sartén y saltee la pota. Incorpore medio kilo de cebolla en tiras y saltee. Agregue un cuarto de kilo de tomates en tiras y remueva. Eche un kilo de frejol negro cocido, un ají amarillo y un ají limo en tiras, saltee. Vierta un poco de vinagre, remueva. Rectifique la sal y agregue una cucharadita de pimienta. Acompañe el salteado con papas fritas y decore con perejil picado.

TOQUE DULCE
Si desea preparar un postre, la humita dulce de maíz morado es una novedosa opción. Con esta receta aprovechará el maíz morado cocido que sobró al preparar chicha o mazamorra.

Primero, haga un almíbar con un litro y medio de agua, cinco rajas de canela, cuatro clavos de olor, cuatro unidades de anís estrella, un membrillo y cáscara de piña, y reserve.

En una olla, a fuego bajo, derrita 80 gramos de mantequilla, agregue 2 kilos y medio de maíz morado procesado o licuado, y remueva. Vierta el almíbar, mezcle, e incorpore 350 gramos de azúcar.

Mueva constantemente la preparación hasta que la masa se empiece a desprender de la olla. Deje reducir la preparación durante 20 minutos. Deje enfriar y reserve. Amase la preparación y de forma a las humitas. Acomódelas sobre pancas de choclo y rellene con pasas, envuelva las humitas y amárrelas con pabilo. Cocine las humitas de maíz morado al vapor durante una hora y 15 minutos. Sírvalas con mermelada de fresa.

Estas son cuatro preparaciones forman parte de un recetario que los alumnos de D’Gallia presentaron como parte de la celebración de la Semana Mundial de la Alimentación. En él encontrará más de 30 platos que lo ayudarán a desarrollar en casa un menú saludable y creativo.